Foro de Davos

Merkel y Macron defienden el multilateralismo, pero Europa controla exportación de vacunas

En el segundo día del Foro Económico Mundial, los líderes europeos hablaron de la importancia de la cooperación internacional en pandemia. Sin embargo, la UE fijó nuevos controles a la exportación de vacunas para el Covid-19, e incluso se podría imponer un límite.

Retomando la defensa del multilateralismo que encabezó Xi Jinping en el primer día de Davos, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, volvieron a hacer énfasis en la importancia de la cooperación internacional, especialmente en el contexto de la pandemia.

Merkel afirmó que un enfoque aislacionista no ayudará a resolver los problemas mundiales y que en el largo plazo termina fracasando. Macron fue un poco más allá y dijo que el multilateralismo había sido "bloqueado por una administración de los Estados Unidos que no creía en él", en referencia a Donald Trump, que abandonó varios organismos internacionales durante sus años de gobierno. Ahora Joe Biden está tratando de revertirlo, con la vuelta a la OMS y al Acuerdo de París. En Davos, Merkel también lo instó a que desbloquee la Organización Mundial de Comercio.

"No nos engañemos: la pregunta de quién recibe qué vacuna y qué tan rápido creará una nueva narrativa, si se quiere. Porque cuando uno recibe ayuda en un momento de tanta necesidad, lo recordará mucho más que la ayuda que recibió en mejores tiempos. Esta es la hora del multilateralismo", reflexionó Merkel.

Para la líder del gobierno alemán, la pandemia dejó más claro que nunca que el mundo debe elegir un enfoque multilateral, especialmente en cuestiones como las vacunas. La canciller destacó el programa Covax (por el que la Argentina recibiría unas nueve millones de dosis) de la OMS, CEPI y GAVI para garantizar el acceso de las vacunas de los países emergentes, y dijo que "se trata de una distribución justa, no es sólo un tema de dinero".

Merkel reconoció que la pandemia de coronavirus había resaltado las deficiencias de su país y admitió que "la velocidad con la que actuamos deja mucho que desear".

En Davos, Xi Jinping insta a un comercio abierto y le apunta a Estados Unidos

Alemania había logrado atravesar la primera ola con relativa tranquilidad, pero en los últimos meses -con la vuelta de los turistas luego de las vacaciones y la llegada de las bajas temperaturas- los contagios comenzaron a escalar rápidamente. El país ya superó las 50.000 muertes por Covid-19 (la quinta tasa de mortalidad más alta de Europa), mientras que el proceso de vacunación todavía sigue rezagado.

El discurso de los líderes europeos, sin embargo, contrasta con las últimas acciones del bloque: preocupada por los retrasos en las entregas de AstraZeneca y Pfizer-BioNTech, la Comisión Europea (CE) estableció que todos los laboratorios que produzcan vacunas en territorio europeo deberán notificar a los organismos de control antes de exportarlas a otros países.

El sorpresivo anuncio de AstraZeneca de que el primer envío de sería menor al esperado -el bloque tiene un contrato por 300 millones con opción a 100 millones extra- por problemas de producción, encendió las alarmas de la Unión Europea (UE) que sospecha que el laboratorio podría estar priorizando la producción de otros países que acordaron un precio más alto por las vacunas. La noticia de AstraZeneca surge luego de que Pfizer-BioNtech también anunciaran que reducirían sus envíos a la UE, para readaptar y ampliar su capacidad de producción anual de la vacuna.

Precisamente en Davos, la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, dijo que "Europa invirtió miles de millones para ayudar a desarrollar las primeras vacunas contra el Covid-19 del mundo. Y ahora, las empresas deben cumplir [con sus obligaciones]".

Alemania prohíbe los tapabocas de tela en lugares públicos

La UE (que acumula casi 18 millones de casos) está muy rezagada con respecto al Reino Unido y Estados Unidos con respecto a la campaña de vacunación: Dinamarca, el país con mayor proporción de inoculaciones en el bloque, administró sólo 3,6 vacunas por cada 100 personas. Los países más grandes del bloque tienen aún peores resultados: en Alemania se administraron 2,1 vacunas cada 100 personas y en Francia sólo 1,6.

El ministro de Salud alemán, Jens Spahn, dijo hoy en una entrevista televisiva que "tendría sentido" un límite a las exportaciones de las vacunas producidas en Europa. "Puedo entender que haya problemas de producción, pero debería afectar a todos por igual", dijo Spahn y agregó: "No se trata de que Europa esté primero, sino de que Europa reciba lo que le corresponde".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios