Exclusivo

La fórmula para salir de la crisis: el secreto israelí para convertir a la Argentina en potencia

La actual situación de Israel y su pasado hiperinflacionario lo vuelven el mejor ejemplo a seguir para sacar a la Argentina de la crisis.

La historia de Israel como la "startup nation" es mundialmente conocida, con varios especialistas abordando el hecho de que un país tan pequeño y con tan pocos habitantes consiga ser uno de los centros innovadores más importantes del mundo. Esto se ve reflejado en los registros de inversiones realizadas en empresas israelíes durante 2021, cuando amasaron la cifra récord de u$s 25.000 millones -monto que supera en casi u$s 10.000 millones a todo lo recaudado por emprendimientos en América latina durante el mismo año-.

Y siempre que se rompen estos récords en el país de Medio Oriente surge la pregunta sobre cómo funciona el ecosistema emprendedor allí y -aún más importante- qué se debe hacer para copiar el modelo que le brindó tanto éxito a un país con una superficie menor a la de la provincia de Tucumán, la más pequeña de todo Argentina, y con menos población que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Empezó fabricando relojes en Japón y por unos Juegos Olímpicos encontró su negocio millonario

Es la hermano menor de Bitcoin, va a cambiar pronto y el precio puede explotar: ya subió 45%

Según explican varios especialistas, la razón se encuentra en cómo conviven una política educativa que promueve la innovación, estrategias planeadas a nivel estatal que buscan fomentar los emprendimientos, el hecho de que la gran mayoría de la población económicamente activa haya realizado el servicio militar y la enorme diversidad de culturas que conviven en el país gracias a sus políticas migratorias.

"La educación es un pilar fundamental en el actual ecosistema emprendedor que existe en Israel", explica el profesor Roee Ozeri, vicepresidente del Instituto Weizman y doctor en física en dicha institución. "Tanto en el instituto Weizman como en el resto de las instituciones educativas del país se tiene aceptado que varios de los desarrollos son planteados con el objetivo de poder realizar un emprendimiento", agrega. Y este enfoque es prácticamente el mismo para todos los establecimientos académicos del país. Un ejemplo claro es la Maestría en Administración de Empresas con foco en emprendedurismo que ofrece la Universidad de Tel Aviv.

Profesor Roee Ozeri, vicepresidente del Instituto Weizman.

"El ecosistema se volvió una máquina bien aceitada con los emprendedores en el centro, y alrededor una serie de herramientas como los fondos de capital de riesgo (VC, por sus siglas en inglés), los inversores multinacionales, los ángeles, las unidades tecnológicas de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), las incubadoras y las aceleradores", explica Denes Ban, director del VC OurCrowd, mientras que agrega: "Y el rol de los VC es realmente importante, porque son quienes toman a los emprendedores en Israel y los conectan con todas las herramientas que los rodean para hacer los proyectos de la forma más profesional posible. Desde financiamiento y establecimiento de una mesa directiva competente hasta desarrollo del producto para tener una estrategia de ventas rentable, todo puede ser brindado por fondos de VC".

El caso de OurCrowd ilustra claramente la filosofía israelí: una empresa de inversiones que trabaja como nexo entre los inversores pequeños y las empresas que aún no consiguieron el crecimiento suficiente para buscar capital en el sector público, pero que demanda de un financiamiento más importante. "Si se analizan los últimos 10 años del mercado tecnológico, se ve cómo las empresas dan cada vez más retornos para aquellos que invirtieron durante las rondas privadas en comparación con las rondas de inversión públicas", analiza Ban y luego suma: "Esto pasa porque las empresas se lanzan al mercado público en una etapa mucho más avanzada de su desarrollo, por lo que no tienen margen de crecimiento luego de salir a la bolsa".

Desde este VC buscaron aprovechar esto para conectar a las empresas de tecnología con el sinfín de pequeños inversores que no tenían la capacidad de ingresar durante las rondas privadas pero sí que querían obtener los retornos que suelen aparecer en estas estas etapas. "Si un médico quiere invertir u$s 100.000 en un avance tecnológico de la industria farmacéutica que no salió al mercado, solo puede hacerlo por medio de nuestro VC", asegura Ban y luego agrega: "Permitimos que los pequeños capitales certificados puedan invertir en las industrias más prometedoras de Israel con un piso de u$s 10.000, mediante el método de crowdfunding".

EL PANORAMA DE ARGENTINA

Mientras que Israel es líder mundial a nivel emprendimiento y es el país con mayor número de unicornios per cápita en el mundo, la realidad es que la Argentina no se encuentra muy lejos de establecer un sistema efectivo que promueve el emprendedurismo por medio del trabajo conjunto entre el Estado, los emprendedores y los inversores. "En nuestro país existe una comunidad emprendedora donde interactúan aceleradoras, incubadoras con respaldo universitario, instituciones públicas y privadas, centros de investigación, ONG y algunos programas gubernamentales de apoyo a emprendedores", explica Silvina Terroni, directora del Parque Empresarial Austral de Pilar. "Hay muchos emprendedores que piensan en grande, con ideas desafiantes, que se embarcan en este proceso y generan empleos de calidad", agrega. 

Y una interacción real es la de la Universidad Austral con el Parque Empresarial. En 2006 la institución educativa firmó un convenio con el grupo alemán Taurus Investment Holding para llevar adelante un desarrollo inmobiliario que se centrara en la creación de emprendimientos. "El objetivo principal del Parque es facilitar el encuentro entre el mundo corporativo y académico, centrado en el desarrollo de nuevos proyectos e ideas, el acceso a centros de investigación y capital semilla, la captación de talentos y la generación de nuevos negocios", relata Terroni.

Otro ejemplo es el trabajo que se está haciendo desde la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i), institución que busca promover el desarrollo de emprendimientos con enfoques científicos que en muchos casos requieren de altos niveles de inversión antes de poder ser lanzados al mercado como productos comerciales. "Nos ocupamos de desarrollar emprendimientos con base científica que requieren de un mayor tiempo de desarrollo antes de salir a la venta en sus respectivos mercados", desarrolla Fernando Peirano, presidente de la agencia.

Con esto en mente es que promueven programas de emprendedurismo en diferentes campos de las ciencias duras en más de 75 organizaciones educativas. A la par realizan trabajos en conjunto con aceleradoras del diferentes provincias, algunas de las cuales toman como base el modelo israelí de incubadoras para startups, o con organismos provinciales como el proyecto SF500 que promueve el gobierno santafesino.

Fernando Peirano, presidente de la Agencia I+D+i.

"Los sectores que más se destacan a nivel emprendedurismo en el país son el de biotecnología. Entre ellos se destacan especialmente los desarrollos ligados al agro, los alimentos y la salud. A esas áreas se les suma la química aplicada a los procesos industriales", afirma Peirano y luego explica cómo las tendencias de los últimos años apuntan a que se están generando flujos de inversión con un análisis muy detallado y capilar que evalúan las ideas surgidas en el país. "Se está generando un sistema de promoción complementaria para los emprendedores", sentencia. Por su parte, Terroni sostiene que hay dos claros verticales de desarrollo: "El vertical tecnológico con emprendedores y empresas que desarrollan software e inteligencia artificial para distintos sectores (salud, entretenimiento, industria automotriz, entre otras) y el segunda vertical es el científico, con proyectos y líneas de investigación que van desde la clonación de equinos de polo, test de detección rápida de Covid, hasta la innovación de procesos en la industria de la salud que mejoren la experiencia del paciente".

Chau Netflix: cuáles son las mejores alternativas a la plataforma de streaming para no pagar por casas extra

El truco de menos de $ 500 para ver Netflix ilimitado en todas las casas: es legal y fácil de hacer

QUÉ SE DEBE CAMBIAR PARA MEJORAR

Con todos estos datos en mente, muchos se preguntan si es posible que el ecosistema argentino crezca al ritmo necesario para poder compararse con la situación que vive Israel en la actualidad. "Los argentinos poseen las capacidades y las actitudes necesarias para llevar adelante nuevos proyectos, con la resiliencia como una característica que ejercitamos a diario y nos permite seguir adelante frente a situaciones adversas", dice Terroni y agrega: "Lamentablemente, la falta de reglas claras, una situación económica débil, alta inflación, fuertes regulaciones al libre comercio, entre otras dificultades, traen como consecuencia una insuficiente inversión local y una escasa o nula inversión extranjera que ralentiza el desarrollo del emprendedurismo en la Argentina".

Estos problemas que describe Terroni son en parte los mismos que sufrió en su momento el Estado de Israel. El ejemplo más claro se vio con sus niveles inflacionarios entre los años 70 y 90. En ese lapso de tiempo, la inflación anual promedio en Israel fue del 100 por ciento y el punto más alto se dio cuando se registró en 1984, con un incremento de precios del 373, que al año siguiente bajó hasta el 308 por ciento.

Pero, con la reforma monetaria de 1985 que introdujo el nuevo Shekel y estableció una política para bajar la inflación, se vio como el país logró superar este problema y la tasa inflacionaria bajó a un promedio del 14 por ciento anual en 15 años. Desde principios de este siglo, el aumento de precios dejó de ser una preocupación para el país. Esto coincidió con el inicio de un crecimiento en el sector tecnológico que lo llevó a volverse uno de los centros de innovación a nivel mundial.

Así, Terroni propone: "Debería haber más iniciativas como la Ley de Economía del Conocimiento para alentar a los emprendedores y empresarios a seguir innovando y creciendo. Es clave crear un marco que permita superar todos los obstáculos que poseen los emprendedores y lograr así escalar sus empresas".

El caso de Israel puede ser un espejo donde el país se mire y reconozca que existe una oportunidad para explotar los recursos humanos de alta calidad, que hoy se exportan alrededor del mundo.

Más noticias de Infotechnology

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • EE

    Everardo Erviti

    25/07/22

    Totalmente de acuerdo.

    0
    0
    Responder
  • RSI

    ramon santos Insua

    19/07/22

    La educación es un pilar fundamental en el actual ecosistema emprendedor que existe en Israel", explica el profesor Roee Ozeri, vicepresidente del Instituto....Lloremos el sistema educativo en el pais esta barranca abajo...El facilismo del estudiante y la calidad de la mayoria de los educadores nos llevaran a un pais en total decadencia.........FACILISMO Y BAJA CALIDAD EDUCATIVA..ESTO TIENE QUE TERMINAR¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿

    0
    0
    Responder