Lanzamientos

Volvieron los "celulares tontos": qué son y por qué los demandan

Nokia busca capitalizar el sector de la población que está cansada del internet y la dependencia tecnológica. Por eso, retoma la producción de una serie icónica.

'La moda siempre vuelve' reza una frase popular que cada vez cobra más relevancia en el sector tecnológico; especialmente, en el mercado de los teléfonos móviles, donde parecen renacer los llamados "feature phones" o "celulares tontos" que, a diferencia de los smartphones modernos, solo integran funciones básicas como llamar, enviar y recibir mensajes.

De acuerdo a un estudio de la BBC, del 2019 al 2021 la previsión de ventas de este tipo de móviles fue de u$s 600 millones; aún lejos de los u$s 1.500 millones de celulares inteligentes vendidos en 2021. No obstante, durante el mismo período de tiempo las búsquedas en Google relacionadas a los celulares tontos crecieron un 89%.

Light Phone es un caso ejemplar de una fabricante dedicada a elaborar los dispositivos más modestos. Con el objetivo de fomentar una relación más saludable con la tecnología y reducir la dependencia hacia los equipos electrónicos, la compañía estadounidense lanzó una primera versión en 2017 que, contrario a lo que muchos esperaban, fue un rotundo éxito; con más de 3.000 unidades vendidas según revelaron los propios creadores.

Pero ahora, el mercado de los feature phones volvió a ganarse el interés de una empresa que, alrededor de los 2000, se consagraba como líder de la tendencia. Se trata de Nokia, la compañía finlandesa que recientemente anunció el lanzamiento de dos modelos ideales para los nostálgicos del teclado físico y de las épocas sin internet.

En tanto, la tercera generación de Nokia 150 y Nokia 130 retoma la fórmula del éxito que posicionó al fabricante como líder del ecosistema tecnológico a principios del siglo 21: modelos ultra resistentes y con una autonomía incomparable.

Cómo son los nuevos celulares de Nokia

Según confirmó la empresa, los históricos Nokia 150 y Nokia 130 vuelven al ruedo bajo la promesa de servir como teléfonos minimalistas, libres de distracciones y con sus icónicos teclados físicos con joypad direccional y botones de navegación.

El primer modelo, de poco más de 100 gramos de peso, 3 centímetros de largo por 5 de ancho y 1,5 cm de grosor, cumple con su cuota de resistencia al estar conformado por una carcasa de policarbonato, además de gozar de un certificado IP52 que lo protege del polvo y las gotas de agua.

La pantalla frontal del Nokia 150 es de 2.4 pulgadas (240 x 320px) con resolución QVGA, mientras que su sistema fotográfico está compuesto por una cámara trasera con un sensor VGA de 0,3 megapíxeles; una capacidad muy lejana a la que ofrecen los smartphones actuales pero que cumple con su función básica.

El móvil también trae radio FM incorporada, un conector Jack para auriculares de 3,5 mm y equipa un sistema operativo S30+ que no es compatible con apps populares como WhatsApp. Sin duda alguna, su prestación estrella es la batería extraíble de 1450 mAh que se carga a través de microUSB (USB 1.1) y aporta 20 horas de conversación o 30 horas de reproducción de música.

Por otro lado, el Nokia 130 asemeja a su hermano mayor en cuanto a la pantalla y batería, pero no cuenta con una cámara trasera ni SIM dual; algo que su versión redondeada del 2017 sí incluía. Este dispositivo, en cambio, incluye un parlante de grandes dimensiones y, curiosamente, una función de linterna a pesar de no tener cámara.

Si bien resta saber cuándo aterrizará la nueva generación de los Nokia 150 y 130 en el mercado local, ya es una seguridad que estos móviles sin pantalla táctil ni conexión a internet, le harán justicia al lema que resalta el gigante finlandés en su página web: "A veces, menos es más. Mucho, mucho más".

Temas relacionados
Más noticias de celulares

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.