Ciberdelito

Si los ves, no te detengas: qué es el quishing y por qué es un peligro para tu billetera

Los estafadores distribuyen QRs fraudulentos que tienen como objetivo robar datos personales. ¿De qué se trata?

La digitalización de los servicios abrió paso a un amplio abanico de estrategias de fraude para los estafadores, quienes ahora sacan provecho del auge de los QR para engañar a las víctimas y acceder a sus cuentas bancarias. 

Es que, a modo de facilitar los proceso de compras y ofrecer información adicional a los clientes, cada vez son más los negocios que implementan la tecnología de los QR; lo que es motivo suficiente para que los ciberdelincuentes se vuelquen al diseño de sus propios códigos fraudulentos para redirigir a los usuarios a sitios web maliciosos.

Es lo que se conoce como quishing o phishing QR, una técnica que avanza a pasos agigantados y que no verá un límite hasta que las personas no tomen consciencia de las medidas preventivas. A continuación, todos los detalles. 

Estafa con QRs: cómo funciona el quishing

Si no estás seguro de si un código QR es legítimo, no lo escanees.

El término "quishing", proviene de la palabra phishing, que se refiera a una forma de fraude en línea en la que los estafadores intentan obtener información confidencial haciéndose pasar por una entidad de confianza en una comunicación electrónica.

El quishing es esto mismo, pero aplicado a los QRs. En tanto, los ciberdelincuentes elaboran códigos fraudulentos que dirigen a los usuarios a una réplica maliciosa de algún sitio de confianza; sea de una empresa, banco o institución reconocida. 

Los autores del fraude distribuyen los códigos en lugares públicos e incluso llegan a reemplazar los que verdaderamente funcionan y están en los propios comercios y negocios. 

Por lo general, la página a la que llegan los clientes que escanearon los QR fraudulentos suelen recopilar datos personales o directamente exigirlos a través de un formulario. 

Para protegerse frente a esta amenaza, se recomienda:

  • No escanear códigos QR de fuentes desconocidas. Si no estás seguro de si un código QR es legítimo, no lo escanees.
  • Comprobar la URL del sitio web al que te redirige el código QR. Antes de introducir cualquier información personal o financiera hay que asegurarse de que la URL del sitio web es la correcta.
  • Utilizar un antivirus y un software antiphishing actualizado. 
Temas relacionados
Más noticias de estafa

Las más leídas de Actualidad

Destacadas de Infotechnology

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.