Alerta máxima

La Argentina recibió más de 260 millones de intentos de ciberataques durante el primer trimestre de 2024

Las amenazas son cada vez más dirigidas y sofisticadas, lo que significa que tienen mayor probabilidad de éxito.

En medio de las conversaciones cotidianas sobre la inseguridad que acecha las calles argentinas, hay un peligro que evoluciona en las sombras y que no conoce límites: la ciberdelincuencia, que atenta diariamente contra diferentes empresas, organizaciones y hasta instituciones gubernamentales.

El año pasado, por ejemplo, tan sólo en el período entre mayo y agosto se registraron cuatro ataques dirigidos contra organismos estatales como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Comisión Nacional de Valores (CNV), el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, y el Programa de Atención Médica Integral (PAMI).

En todo el 2023, el país sufrió 2.000 millones de intentos de ciberataques según los datos de FortiGuard Labs, la organización de investigación e inteligencia de amenazas de Fortinet.

Si bien esto representó un 80% menos de amenazas detectadas que en 2022, la organización no lo presentó como una buena noticia. Esto se debe a que las maniobras delictivas del año pasado fueron mayormente diseñadas para objetivos específicos; lo que las vuelve más sofisticadas y con mayor posibilidad de éxito.

Esta tendencia parece sostenerse en lo que va del 2024, con la implementación de las últimas tecnologías -como la inteligencia artificial (IA)- para elaborar un mayor volumen de explotaciones únicas y variantes nuevas de malware y ransomware, que son mucho más dirigidos.

En cuanto a las cifras, Fortinet señaló que el territorio nacional recibió más de 262 millones de intentos de ciberataques durante el primer trimestre de 2024, siendo enero y marzo los meses con mayor actividad.

La Argentina registró más de 262 millones de intentos de ciberataques durante el primer trimestre de 2024.

"Nos encontramos ante un panorama de amenazas sumamente cambiante y acelerado, con cibercriminales especializados que utilizan la inteligencia artificial a su favor con técnicas de reconocimiento y evasión cada vez más avanzadas y sofisticadas para aumentar su probabilidad de éxito", comentó Marcelo Mayorga, vicepresidente sénior de Ingeniería en Fortinet para América Latina.

Sin embargo, como toda tecnología, la IA tiene sus dos caras y Mayorga supo destacarlo para impulsar a las empresas a reconstruir sus métodos de defensa. Al respecto, el ejecutivo dijo: "las organizaciones también pueden aprovechar las tecnologías avanzadas para una ciberseguridad coordinada y automatizada, impulsada por inteligencia artificial. Hoy es posible contar con plataformas que actúan en tiempo real en todos los dispositivos de seguridad para detectar acciones sospechosas e iniciar una mitigación coordinada en toda la superficie de ataque extendida".

Qué tienen que hacer las empresas

Frente a la creciente amenaza de los ataques virtuales, las organizaciones deben estar más preparadas que nunca, incluyendo a la ciberseguridad como parte de su estrategia de negocios.

Desde Fortinet sugieren contar con una plataforma amplia que converja redes y seguridad, que esté integrada para reducir la complejidad de las operaciones y que sea automatizada con IA para reducir la carga de los equipos de TI y poder monitorear, detectar y aislar cualquier intento de intrusión antes de que infiltre la red e incluso cuando ya lo ha hecho.

"Si vemos los datos más recientes de nuestros reportes, podemos resaltar la importancia de actualizar las arquitecturas de ciberseguridad en el país y también la relevancia de incluir programas de educación y concientización dentro de los planes de negocio de las empresas", afirmó Gustavo Maggi, director regional de Fortinet para Sudamérica Este, y concluyó: "El error o descuido humano sigue siendo la puerta de entrada para la mayoría de las brechas de ciberseguridad, especialmente a través de campañas de phishing que son fácilmente evitables si se cuenta con colaboradores capacitados en estos riesgos, además de la debida actualización y protección de toda la infraestructura tecnológica".

Ante todo, es imprescindible adoptar un enfoque preventivo en lugar de reaccionario. La naturaleza cambiante del panorama tecnológico exige una vigilancia proactiva y medidas de seguridad sólidas que se anticipen a las tácticas de los delincuentes digitales. No basta con esperar a que ocurra un ciberataque para tomar medidas.

Temas relacionados
Más noticias de ciberataque

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.