¿Lo sabías?

Los trucos hogareños que te pueden ayudar a calmar el dolor de garganta

Esta dolencia tan frecuente se puede aliviar de forma natural.

El dolor de garganta es un síntoma muy frecuente que puede generarse por diversas causas. Aunque sea habitual, esta dolencia, dependiendo de su intensidad, puede ser muy molesta y generar múltiples dificultades como problemas para tragar, respirar o hablar.

Alergias, virus respiratorios, faringitis o gripe son solo algunas de las causas que originan este mal, que raramente aparece solo. Por lo general, el dolor de garganta se manifiesta junto a congestión en la nariz, tos, dolor de cabeza y hasta fiebre.

No es en la vejez: esta es la edad en la que el cuerpo empieza a perder colágeno

El estudio científico que revela por qué los hombres tienen mejor sentido de la ubicación que las mujeres

Para aliviar el dolor de garganta que aparece de forma repentina existen trucos caseros que muchas veces pasan de generación en generación y en otras oportunidades, los médicos los recomiendan para calmar de forma natural este dolor que puede ser muy molesto.

El té de jengibre con limón y miel es un excelente desinflamatorio que combate el dolor de garganta. (Fuente: Freepik)

Dolor de garganta: cuáles son los trucos caseros para combatirlo

Como cada vez que tenemos un dolor, el primer paso para resolverlo es realizar una consulta con un médico especialista para que nos pueda brindar un diagnóstico preciso con su respectiva solución.

Cuando la dolencia es leve y los síntomas que la acompañan no revisten gravedad, muchos médicos recomiendan algunos trucos o remedios caseros para no tomar medicamentos durante el proceso natural de sanación que puede durar este dolor de garganta.

El sitio especializado Alimente recomienda algunos de ellos: 

  • Chupar hielo. Está comprobado que el frío disminuye la inflamación así que si la garganta está inflamada el frío del hielo puede aplacar el dolor.

  • Mantenerse hidratados. Cuando el cuerpo se deshidrata se le dificulta la producción de saliva y mucosidad para mantener la garganta lubricada de forma natural. Si la garganta se seca empeora la inflamación.

Si no se cuenta con vaporizador se puede llenar el baño con vapor de la ducha y quedarse en él. (Fuente:Freepik)
  • Caramelos para mantener la garganta húmeda. Los caramelos nos obligan a salivar más, y esta situación ayuda a hidratar la garganta, que es lo que se necesita para bajar la inflamación.

  • Gárgaras con agua tibia y sal. La solución salina ayuda a eliminar las bacterias que se encuentran en la garganta haciendo que disminuya el dolor.

    Mezclar aproximadamente ½ cucharada de sal en 120 mililitros de agua tibia. Revolver hasta que la sal se disuelva. Hacer gárgaras y enjuagar la boca.

  • Té con limón o miel. La miel calma el dolor de garganta gracias a la gran variedad de propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas y antioxidantes que posee.

    Se recomienda tomar té tibio y no caliente y revolver hasta que la miel se disuelva. 

  • El frio del hielo ayuda a desinflamar la garganta.(Fuente: Archivo/ Shutterstock)
    Vaporizador de aire frío. El humidificador o vaporizador ayuda a eliminar el aire seco que irrita e inflama la garganta.

    Si no tenés un humidificador, podés llenar el baño con vapor de la ducha y quedarte sentado hasta que sientas que el dolor comienza a ceder. Este vapor también genera humedad y por consiguiente ayuda a calmar el dolor de garganta.

Los 5 errores que cometen las personas cuando ejercitan con sesiones de caminata

Los sorprendentes y casi desconocidos beneficios que tiene el amor en la salud cerebral

Como explica el sitio Alimente cuando el dolor aparece en niños la consulta con el pediatra es fundamental, ya que por ejemplo hasta que cumplan el primer año de edad los médicos prohíben el consumo de miel y a los menores de dos años no se les deben dar pastillas para aliviar el dolor de garganta, ya que se pueden ahogar con ellas.

Temas relacionados
Más noticias de Salud

Las más leídas de Información General

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.