Implementalos

Ahorrá agua: los consejos fáciles de aplicar para no derrochar cuando lavás los platos, en el baño y cuando regás las plantas

Pequeños cambios en nuestros hábitos diarios pueden marcar una gran diferencia en el consumo de agua.

En esta noticia

Cada gota de agua cuenta, especialmente en un contexto donde la preservación del agua se vuelve una prioridad. En este sentido, adoptar hábitos conscientes en el uso diario del agua se convierte en una responsabilidad compartida

Desde el lavado de platos hasta el riego de nuestras plantas, existen pequeñas acciones que marcan la diferencia en la conservación de este recurso invaluable

Emigrar: el país europeo que le abre las puertas a los jubilados argentinos y les ofrece beneficios impositivos a los que soliciten la visa

El ayuno intermitente inteligente: cómo es esta dieta, por qué es la mejor para después de los 50 años y cuáles son los alimentos que hay que comer

Los mejores consejos prácticos para ahorrar agua en tu hogar 

En el contexto de la creciente preocupación por la escasez de agua, adoptar medidas para ahorrar y reutilizar este recurso se vuelve crucial. 

Estas pueden marcar una gran diferencia y contribuir a la preservación de este recurso vital para las generaciones futuras, según especificó el portal de Architectural Digest. 

Ahorrar agua en la cocina:

  • Reemplazá los empaques de la canilla para evitar goteras de agua. Es una inversión pequeña que puede generar un ahorro significativo a largo plazo.

  • Cuando lavás los platos y ollas, es fundamental cerrar la canilla mientras los enjabonás para evitar el desperdicio de agua. Así, optimizás su uso y reducís el consumo innecesario.
Lavar los platos con la canilla abierta no es una buena medida para el medioambiente y para el cuidado del agua en el hogar (Fuente: Pexels)
  • Usá un solo recipiente de agua al lavar frutas y verduras o poné el tapón en la bacha. 

  • Al cocinar verduras, tratá de usar la menor cantidad de agua posible y después reutilizala para preparar sopas o caldos. No solo reducís el desperdicio, sino que también conservás los nutrientes de los alimentos.

  • Limpiá con productos que requieran menos agua y químicos. Así, no solo cuidás el medio ambiente, sino que también podés reutilizar el agua en otras tareas, como regar plantas o limpiar afuera.

Ahorro de agua en el baño:

  • Cerrá la llave de la canilla mientras te lavás las manos o te cepillás los dientes. Este hábito puede reducir el consumo de agua considerablemente.

  • Al enjuagar objetos como cepillos de dientes o afeitadoras, usá un recipiente o tapá el lavabo del baño para recolectar el agua y reutilizarla en otras actividades domésticas.
Lavarse las manos con la llave cerrada y utilizar un recipiente para recolectar el agua son prácticas simples que pueden ahorrar grandes cantidades de agua. (Fuente: Unsplash)
  • Instalá sanitarios ahorradores de agua y acumulá varias descargas antes de tirar. 

  • Limitá la duración de los baños a un máximo de 5 minutos y cerrá la canilla de la ducha mientras te aplicás jabón en el cuerpo o el pelo. 

  • Colocá un balde bajo la canilla de la ducha para recolectar el agua fría mientras esperás que salga caliente. Es una forma inteligente de reutilizar este recurso en tareas como el riego de plantas o la limpieza de superficies.

Ahorrar agua en el jardín:

  • Regá semanalmente con un atomizador en lugar de una manguera. Así optimizás el uso del agua y evitás el desperdicio. Además, regá temprano en la mañana o por la noche para reducir la evaporación y garantizar una absorción más eficiente.

  • Reutilizá el agua de otras actividades, siempre y cuando esté libre de jabón o químicos. Es una forma práctica de maximizar el uso de este recurso en el riego de plantas y mantenerlas saludables.

  • Colocá recipientes o macetas grandes para captar el agua de lluvia. Es una estrategia efectiva para aprovechar este recurso natural y reducir la dependencia del agua potable en el riego del jardín.
Utilizar técnicas de riego eficientes, como regar en horas tempranas de la mañana o por la noche, puede minimizar la evaporación del agua. (Fuente: Pixabay)
  • Evitá regar el pasto amarillo durante épocas de sequía y permití que se revitalice naturalmente con el cambio de temporada. 

  • Colocá aspersores de manera estratégica para dirigir el agua hacia las áreas que realmente lo necesitan. Así evitás el desperdicio y garantizás un riego eficiente en el jardín.

Ahorrá agua al lavar tu auto:

  • Recolectá el agua de lluvia durante la temporada para reutilizarla en el lavado de tu auto.

  • Lavá tu auto utilizando un máximo de tres baldes de agua, evitando el uso de la manguera.

  • Al lavar tu auto sobre el césped, aprovechá el agua para hidratar el jardín. Recordá retirar el jabón antes para evitar dañar el pasto.

  • Optá por limpiadores que no requieran enjuague y aplicá cera al coche para mantenerlo limpio por más tiempo.

  • Si recurrís a un autolavado, elegí negocios locales que utilicen únicamente agua reciclada o tratada para evitar su desperdicio.

Chau kiwi: cuáles son las personas que no deben comerlo más por las complicaciones que puede traerle a la salud

El misterioso crucero abandonado a orillas del Río Paraná: la historia del barco argentino que viajó por América y terminó como un hotel flotante

Ahorrar agua en el lavadero:

  • Colocá cargas completas en el lavarropas una vez por semana, utilizando el modo de ahorro si es posible.

  • Utilizá detergentes libres de químicos para reutilizar el agua en el lavado o el riego de plantas.

  • Separá la ropa en canastos antes de colocarla en la lavadora para evitar dobles cargas y utilizar agua de manera más eficiente.

  • Lavá algunas piezas a mano y secalas al sol para reducir el consumo de agua.

  • Realizá mantenimiento al lavarropas al menos una vez al año para prevenir fugas y, en consecuencia, el desperdicio de agua.
Temas relacionados
Más noticias de consejos
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.