BAJO LA LUPA

Wall Street y Biden: la necesidad de ver resultados con rapidez

Los inversores suelen acompañar los primeros 100 días de cada nuevo gobierno en EE.UU., pero esta vez la crisis económica y sanitaria hace que las expectativas sean elevadas y las posibles decepciones, palpables

Es una tradición de los mercados financieros de Estados Unidos que, cada vez que asume un nuevo gobierno en el país, los inversores y operadores acompañen los primeros 100 días de su gestión sin poner palos en las ruedas.

Ya sea una administración de orientación demócrata o republicana, históricamente el índice S&P 500 acostumbra a crecer un 3% en promedio en los primeros seis meses después de las elecciones.

Sin embargo, este año todo puede ser distinto, ya que pocas veces en la historia del país un flamante presidente tuvo que enfrentar una crisis tan profunda y tan amplia como la que le toca a Joe Biden.

Cuando su antiguo jefe, Barack Obama (Biden era el vicepresidente), asumió la presidencia en enero de 2009, el país se encontraba hundido en la debacle financiera de la crisis de las hipotecas subprime. En ese momento, el país trataba de superar la peor hecatombe desde la Gran Depresión de los años 1930.

Pero ahora, a la crisis económica, el gobierno de Biden tiene que sumarle la dramática situación del coronavirus, que ya se cobró la vida de más de 470.000 estadounidenses y que le costó la reelección a Donald Trump en 2020.

¿Será Biden capaz de conquistar a los mercados? Nadie en Wall Street pierde de vista los fundamentals de la economía estadounidense, que encienden varias señales de alarma de cara a los próximos meses.

De hecho, el desempleo se encuentra en los niveles más elevados desde 2013, lo que contrasta aún más frente a los récords históricos que vienen alcanzando los valores de las acciones en las bolsas de Estados Unidos.

De ahí que los operadores comiencen a preocuparse por la cada vez mayor disociación de este fabuloso rally alcista que, desde el derrumbe de marzo pasado (cuando el por entonces presidente Trump reconoció la gravedad de la pandemia de Covid-19 y anunció el primer paquete de ayuda económica), creció un impactante 71% hasta hoy. Y que nunca paró de detenerse, a pesar de que la economía real seguía hundida por el coronavirus.

Sin embargo, y a pesar de esto, los mercados recibieron a Biden con máximos históricos el día que asumió (el Dow Jones llegó a 31.188,38 puntos, el S&P 500 a 3.851,85 y el Nasdaq a 13.457,25), con resultados impactantes como el de Netflix, que creció un 17% ese día.

"En general, los primeros pasos de una nueva administración están marcados por un impulso reformista, un contexto generalmente optimista para los mercados", explicó Joshua Mahony, de IG Group, y agregó: "Además, la asunción de Biden significa el fin de un período de cuatro años marcados por el Brexit y la incertidumbre en el comercio mundial".

Es que los analistas ven el programa económico de Biden y comprenden que su principal objetivo en los próximos meses va a ser revertir la curva de contagios de Covid-19 en el país, junto con un ambicioso paquete de ayuda económica de u$s 1,9 billones, que incluye subsidios de u$s 1400 para cada estadounidense.

En esa línea va su plan de vacunación masiva para sus primeros 100 días de gobierno, en el que espera alcanzar los 100 millones de estadounidenses inmunizados contra el virus. Es en esta primera medida de política sanitaria que los mercados van a evaluar a Biden y su gobierno, mucho más que en otras áreas. Y como se trata de un objetivo muy ambicioso, el temor a decepcionarse también es elevado.

Con respecto al plan de estímulo económico, si bien la medida fue bien recibida por Wall Street, porque significa más dinero que, en parte, se va a volcar a la compra de activos financieros, también preocupa su impacto inflacionario.

Con estos u$s1,9 millones adicionales, el gobierno de Estados Unidos ya llega a los u$s 5,4 billones en gasto público destinado a sostener la economía frente al Covid, lo que va a depreciar aún más el dólar y trasladarse a los precios.

Si el plan de Biden sale bien, este impacto será absorbido por la reactivación económica, de ahí que todos crucen los dedos para que tenga éxito. Porque su fracaso podría marcar el fin del ciclo alcista en Wall Street.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios