BCRA

Suben la tasa 3 puntos para contener la inflación y evitar la fuga al dólar

El Banco Central elevó la tasa en 300 puntos básicos a 52%. También fijó una nueva tasa mínima para los plazos fijos por hasta $ 10 millones, que por primera vez será superior al rendimiento de la Leliq.

El Banco Central se tornó más agresivo. Dispuso hoy elevar en 300 puntos básicos la tasa de interés, en la que fue la mayor suba de tasas del Gobierno de Alberto Fernández. Con esta medida, la autoridad monetaria lleva la tasa de política monetaria al 52% de TNA, buscando así contener el avance de los precios y desincentivar la presión sobre el dólar.

La decisión, dispuesta este jueves por el Directorio del BCRA, llega apenas 48 horas después de que el Indec informara que la inflación de mayo se situó en 5,1%, y que el avance acumulado de precios en los últimos 12 meses superó el umbral del 60%. Además, la suba de tasas llega en una semana en la que las cotizaciones paralelas del dólar marcaron nuevos máximos históricos.

Junto con la suba de tasas, que eleva la Tasa Efectiva Anual (TEA) del 61,77% al 66,5%, el BCRA dispuso incrementar también el rendimiento de los plazos fijos. Pero en este caso, la decisión del Central esconde una particularidad: por primera vez, las tasas mínimas garantizadas para los plazos fijos minoristas serán superiores al rendimiento de la tasa de la Leliq.

Para los depósitos a 30 días por hasta $ 10 millones, la entidad que preside Miguel Pesce estableció un nuevo piso de 53% anual, 500 puntos básicos más.

"El BCRA mantendrá los mecanismos por los cuales garantiza que la suba de la tasa de política monetaria se traslade íntegramente a los depositantes, tanto de personas humanas como empresas, a través de los plazos fijos con tasa mínima y los plazos fijos UVA", argumentó el Central a través de un comunicado.

Si bien el BCRA fijó una tasa mínima del 53% para los plazos fijos minoristas, para el resto de las imposiciones a plazo fijo del sector privado la tasa mínima anual garantizada se establece en 50%.

Pero la decisión de llevar el rendimiento de los plazos fijos por encima de la tasa de Leliq no tardó en generar preocupación entre analistas privados. 

Para Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria, se trata de "una estrategia con riesgos". Es que según argumentó, "el objetivo es incentivar a que los bancos vuelvan a acumular riesgo Tesoro luego del selloff de los últimos días", pero cree que en este contexto de estrés es difícil que eso ocurra. 

Ante ese escenario, planteó: "Hay dos principales riesgos con esta estrategia: en primer lugar, que los bancos achiquen balances, expulsando depósitos, por la caída en la rentabilidad; y en segundo, que se acelere la salida hacia money markets ahora que será más rentable colocar a esas nuevas tasas".

Desde Portfolio Personal Inversiones, por su parte, también subrayaron que "la medida no sólo intenta atacar la inflación sino además contribuir indirectamente con el financiamiento del Tesoro". No obstante, advirtieron que con una tasa para los depósitos a plazo fijo superando la tasa de Leliq, "se rompe la intermediación financiera para este segmento" ya que el spread pasa a ser negativo en 1 punto porcentual.

Es por ello que indicaron que "para los bancos ya no será rentable colocar estos depósitos", que hoy representa el 50% de los plazos fijo totales. Ante ese escenario, creen que las entidades "deberán asumir mayores riesgos" y en ese sentido apuntaron que "la alternativa clara: la deuda del Tesoro".

Pero además, el Directorio de la autoridad monetaria dispuso subir la tasa de pases pasivos también en 300 puntos básicos para llevarla a 40,5% de TNA, por lo que la TEA, que supone la reinversión de intereses, llega al 49,9%. Para las Leliq a 180 días, en tanto, dispuso una TNA de 58,5% y una TEA de 66,5%. 

La suba más agresiva de tasas, en línea con el tono más contractivo que adoptó ayer la Reserva Federal de Estados Unidos, llega a pesar que desde la entidad que preside Miguel Pesce destacaron que "los datos de mayo confirmaron la desaceleración en la inflación que se había iniciado en abril, con una significativa baja en la categoría núcleo". Y en ese sentido, el comunicado marcó que "el BCRA espera que los registros de inflación mensuales continúen descendiendo gradualmente".

Efectos no deseados

El mercado venía descontando que la autoridad monetaria convalidaría hoy la sexta suba de tasas del año. Sin embargo, había dudas respecto de su magnitud. Es que si bien tanto dentro del acuerdo con el FMI como en los Objetivos y Planes que se planteó el BCRA para el año 2022, había un compromiso expreso de llevar la tasa de interés de política monetaria hacia retornos reales positivos, cada suba debe ser calibrada por los efectos no deseados que el incremento conlleva.

En primer lugar, cada 100 puntos básicos que el BCRA sube la tasa se estima que el costo cuasifical de su deuda crece en 0,1 puntos del PBI, o unos $ 60.000 millones anuales.

Esto cobra especial relevancia teniendo en cuenta que esta semana se conoció que el stock de pasivos remunerados del BCRA había superado por primera vez la barrera de $ 6 billones.

Y si bien la deuda del Central retrocede tanto en términos reales (en lo que va del año crece por debajo de la inflación) como medido en términos del PBI, los intereses de su deuda ya le demandaron unos $ 740.000 millones desde que empezó el año. Para 2022, el mercado ya fijó un piso de no menos de $ 2 billones.

Otro efecto no deseado de la suba de tasas, además de que la misma supone un enfriamiento de la economía, es que eleva la vara para el Tesoro y le puede suponer un mayor desafío en que respecta al rollover de su deuda.

"Finanzas deberá subir bastante la tasa la próxima licitación si quiere revertir el flujo que estuvo yendo hacia los fondos money market. Hoy ´paga´ más estar expuesto a riesgo BCRA, que es menor al del Tesoro", analizó Paolicchi. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios