Inflación en la mira

Suba de tasas: sugieren que un endurecimiento monetario no enfriaría una reactivación

Los analistas consideran que aun en un año electoral, un aumento de las tasas sería la política más conducente

Cuando en las primeras semanas del año todavía existen muchos interrogantes acerca de cómo será el pulso en la macro local durante los próximos doce meses, aparece una certeza: la inflación será un escollo para el Gobierno en un año marcado por las elecciones de medio término. Es que el dato del INDEC que se conoció la semana pasada del 4% mensual para diciembre enciende una alerta tanto entre el sector público como privado.

Los analistas coinciden que en un escenario de suba de precios, expectativas de devaluación a la baja y reactivación económica post pandemia, el Banco Central de la República Argentina podría volver a echar mano a una herramienta que quedó en desuso desde la gestión de Mauricio Macri: el endurecimiento de la política monetaria.

Si el Central mantiene las tasas de referencia de la economía en los niveles actuales, los incentivos para invertir en moneda local son escasos. "Mientras que las expectativas de inflación para 2021 ya le sacan casi 15 puntos de diferencia a la variación del IPC en 2020, la recompensa por demandar pesos es cada vez menos atractiva", marcaron analistas de GMA Capital, que agregaron que desde el punto de vista del depositante posicionarse en pesos a comienzo de este año es una mala idea. "Los ahorristas que apuestan por plazos fijos a tasa BADLAR (TNA 34,1%) asumirían una TNA negativa de 12 puntos considerando la inflación promedio del REM de los próximos 3 meses. Las personas humanas con hasta $ 1millón de pesos, aunque la tasa nominal que perciben es 37%, tampoco le ganarían al encarecimiento del costo de vida porque el retorno real sería 9% negativo".

"Una alternativa para Miguel Pesce es una suba progresiva para este año, de modo que quede en terrenos positivos reales" (Consultatio)

Por esto, la alternativa que podría elegir la entidad que preside Miguel Pesce es encarar una progresiva suba de tasas para este año. "El BCRA deberá recuperar el protagonismo en cualquiera de los escenarios y, por lo tanto, debemos esperar mayores tasas de interés reales", explicó el equipo de estrategia de Consultatio.

Ir hacia un escenario de mejores rendimientos en pesos puede resultar contradictorio desde el punto de vista político en un año electoral, pero clave si se intenta mantener estable la brecha entre los tipos cambio. "Si la brecha se mantiene elevada (o incluso se amplía), los productores agropecuarios no venden (y, por ende, los exportadores no liquidan) y los importadores empiezan a adelantar sus compras, la suba de tasas puede parecer un mal menor frente a una devaluación del tipo de cambio oficial", agregaron en Consultatio.

Si se revisa la historia reciente, hay un dato que puede avalar este camino: la tasa de interés real fue mayor (menos negativa) en años electorales que en años no electorales. En parte, esto se debe a la menor inflación que suele ocurrir en años electorales porque se "pisan" varios precios.

"El BCRA  podría ejecutar una suba moderada de las tasas que acompañe la suba de la inflación"

La misma mirada aportó la consultora Delphos. En su último informe semanal destacó: "El Banco Central podría ejecutar una suba moderada de las tasas que acompañe la suba de la inflación. Esto mantendría el atractivo de los depósitos en pesos frente a una inflación creciente y permitiría reducir el sobrante monetario, aunque sin apuntar a tasas reales positivas que dificulten la recuperación de la economía"

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios