Inversiones en pesos

Qué recomiendan los fondos: oportunidades para los pesos rumbo a los próximos meses

Si bien la inflación preocupa al mercado, hay otro riesgo más latente por lo que los especialistas recomiendan especial cobertura

Con la llegada de noviembre entramos en la recta final del año. Hacia adelante, la macro y el mercado argentino enfrentan grandes desafíos que los portafolios locales deberán afrontar.

Para ello, es importante primero reconocer las amenazas, y, por otro lado, encontrar oportunidades de inversión para estar bien cubiertos.

En ese sentido, analistas ven valor en bonos CER, pero, dados los riesgos, los analistas recomiendan especialmente tener cobertura cambiaria.

Wall Street arrancó con tono pesimista y sigue pegando abajo a la Argentina

Pánico inversor: el mercado ve volatilidad en bonos en pesos y entra en modo cautela

los riesgos de los próximos meses

La aceleración inflacionaria que vive Argentina obliga que los agentes locales tengan que estar invertidos en activos financieros para evitar que sus pesos se licuen o pierdan valor.

Incluso, las tensiones cambiarias generan un riesgo de que los pesos también pierdan valor contra el dólar.

El mercado y la Argentina en general se enfrentan a riesgos electorales de cara al 2023, así como también tensiones por la parte financiera.

La dinámica inflacionaria que viene teniendo la Argentina estos meses es significativa, y, de hecho, el mercado espera que la misma se ubique en 100% este año, y espera que se mantenga en los mismos niveles hacia 2023.

Además, los riesgos detrás de la gran cantidad vencimientos de deuda en pesos son un desafío para las carteras locales, combinado con los electorales que impactan en el dólar, así como también en el mercado de deuda en pesos.

Ante todos esos desafíos, los analistas del mercado buscan oportunidades de inversión para los próximos meses.

Cobertura cambiaria

Si bien los inversores consideran que los riesgos inflacionarios son elevados y están entre los de mayor preocupación por parte de los argentinos, el foco de atención para las carteras de cara a los próximos meses pasa por la parte cambiaria.

La mayoría de los analistas recomiendan incrementar los esfuerzos para tener una cobertura cambiaria en las carteras.

La calma que estamos viendo en el tipo de cambio en las últimas semanas es vista por los analistas como una oportunidad de compra de cara al mediano plazo y una opción para los pesos para encarar y pasar el verano.

Joaquín Arregui, agente productor asociado de Adcap Grupo Financiero, considera que, de cara a los próximos meses, contemplando la volatilidad del mercado y la complejidad de Argentina, una buena inversión sería en activos atados al dólar MEP o CCL.

Con una misma visión, Martín Polo, estratega jefe de Cohen, anticipó que, rumbo a los próximos meses, el inversor deberá cubrirse ante una potencial devaluación oficial para que sus pesos no pierdan valor.

En ese sentido, y con la intención de buscar cobertura cambiaria, Polo puntualiza que para aquellos que dispongan de pesos y que además estén dispuestos a operar contra la brecha cambiaria, lo mejor es posicionarse en bonos hard dólar.

Polo remarca que el contado con liquidación (CCL) está retrasado.

"A precios constantes hoy el CCL a $ 304 se encuentra en rangos mínimos (medidos dentro del rango +/- 1 desvío estándar). Visto de otra forma, el CCL equivalente de la corrida en pesos de junio 2022 sería de $ 410 hoy, o el de octubre 2020 sería de $ 475. Durante toda la gestión actual, el CCL promedió un valor de $ 350 a precios de hoy", comentó.

Para aprovechar este escenario, Polo explica que podría ser interesante invertir pesos en alternativas como el bono GD35 o el GD41 que, medidos en pesos constantes, se encuentran en registros mínimos.

"Las paridades también están en mínimos y, aunque haya una futura reestructuración, estos bonos tienen mucho para "repagar" en cualquier escenario de mediano plazo", dijo.

Por su parte, y a la hora de identificar oportunidades para obtener esa cobertura cambiaria, Arregui ofrece una gama de opciones, las cuales podrían variar según el perfil del inversor.

Para el conservador, Arregui recomienda posicionarse en obligaciones negociables (ON) de corto plazo de empresas con trayectoria.

En ese universo destaca la ON de MSU ENERGY a 2023, (rinde un 8% anual), los bonos de IRSA a 2023, así como la ON de Vista Oil and Gas a 2024.

"El fin de la inversión para este perfil es generar una rentabilidad lo más similar posible a la evolución del dólar MEP con algo de interés de corto plazo", detalló.

Para un perfil moderado, el especialista de Adcap Grupo Financiero incorpora renta variable, sumándole Cedears a la cartera:

"La sugerencia es comprar renta variable 100% en CEDEARS, siendo un 25% para el ETF DIA del DOW JONES, un 15% en el ETF del indicador S&P 500, un 20% en empresas de comunicaciones, como AT&T y Verizon, y un 20% en el sector de salud, como Pfizer y Johnson and Johnson. El 20% restante lo asignaría al sector de consumo masivo, eligiendo empresas defensivas como Coca Cola y Wallmart".

Finalmente, los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) también afirmaron que ven oportuno buscar cobertura cambiaria.

"Actualmente, nos parece interesante volcarse por instrumentos en moneda dura, o, en otras palabras, que tengan implícito el dólar financiero en su cotización. Tanto bonos soberanos en dólares para los más agresivos, como títulos provinciales, ON corporativas e incluso Cedear para perfiles menos osados pueden verse beneficiados en pesos ante un salto del CCL", dijeron.

Opciones dólar linked

Dentro del mundo de cobertura cambiaria, los bonos dólar linked también se encuentran en una posición atractiva en términos relativos.

Tanto los duales, como los bonos dólar linked muestran tasas cercanas al 8% para los plazos más largos.

Para los más cortos, estos bonos siguen operando en tasas negativas, aunque sustancialmente menos negativas respecto de lo que lo hacían hace unos meses atrás.

Mariano Calviello, head portfolio manager de Fondos Fima, remarca que los bonos dolar linked se encuentran en valores más atractivos en comparación con los CER.

"Para el mediano plazo, si bien la curva CER se ha acomodado en mayores niveles de spread, existe la sensación que el ajuste dólar linked quedó algo rezagado", comentó.

En cuanto a la explicación de este comportamiento, Calviello agregó que podría darse por el hecho de que en septiembre el frente cambiario mostro saldo positivo y que este comportamiento se ve incluso en el interés abierto de las coberturas de dólar futuro.

"Esta situación generó precios relativamente bajos en términos históricos para la curva dólar linked, para un período que en el pasado ha demostrado que suele ser de alta demanda de cobertura", dijo.

Cobertura inflacionaria

En el caso en que los analistas acierten y se produzca la devaluación, luego vendrán otros riesgos sobre las carteras en pesos, y de los cuales los inversores podrían intentar cubrirse de antemano.

Allí, la curva CER luce como el mejor candidato, aunque analistas recomiendan un bono en particular.

En esa línea, Polo pone el ojo en los riesgos de traslado a precios a causa de una eventual devaluación, es decir, el pass-through.

Ante este riesgo, Polo señala que para un perfil de riesgo moderado se destaca el TX23 como inversión para pasar el verano.

"El TX23 aparece como ganador dentro de toda la curva de pesos. En el escenario base, donde el Gobierno sostiene el ritmo de depreciación y gradualmente lo va reduciendo a medida que la inflación persiste en estos niveles, se ubica como la mejor opción", afirmó.

Además, agregó que, incluso si el tipo de cambio se corrigiera bruscamente en noviembre, diciembre o enero, el elevado traslado a precios en una economía como la Argentina haría que la aceleración de los precios siguiera situándolo como la mejor opción", comentó Polo.  

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.