Expectativas

Plazo fijo: cuánto pueden llegar a rendir y qué pasará con los depósitos

Las colocaciones a plazo fijo tradicional volvieron a terreno positivo tras el último dato de inflación. Analistas señalan qué esperan hacia los próximos meses.

Las tasas de interés de las Leliq y plazos fijos se posicionan nuevamente sobre terreno positivo tras el dato de inflación de mayo, que exhibió una desaceleración, luego de varios meses de pérdidas en término reales, lo que desincentivó las colocaciones en estos instrumentos por parte de inversores y ahorristas.

Tras los repuntes en las tasas de interés, que ahora el Banco Central decidió mantener sin cambios, se encuentran en 97% anual, lo que implica un rendimiento nominal del 8,08% por mes, apenas por encima del avance del 7,8% mensual que registró el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en mayo.

El BCRA acelera la devaluación y estos bonos pasan a ser los más atractivos para el mercado

A pesar de que los rendimientos volvieron a ubicarse levemente por encima del avance inflacionario, los analistas no esperan un incremento significativo en el stock de depósitos en pesos a plazo fijo, principalmente por la incertidumbre y la mayor dolarización que suele darse en períodos pre-electorales.

Además, tampoco hay certezas de que el rendimiento mensual de estos instrumentos se mantenga por mucho tiempo por encima del repunte generalizado de los precios de la economía, lo cual no contribuye a que el mercado continúe recurriendo a esta herramienta para mantener el poder adquisitivo en moneda local.

"Salvo algún episodio de mucha volatilidad cambiaria, es probable que en junio, y quizás en julio, el rendimiento real siga siendo levemente positivo. Pero no veo un crecimiento en las colocaciones. En la medida en que se acerquen las elecciones, crecerá la presión dolarizadora", afirmó Manuel Cerdan, analista de Invecq.

Vladimiro Torres, economista de Ecolatina, afirmó que el Central intentará mantener la tasa real positiva de los depósitos en pesos a plazo fijo, no sólo mirando a la inflación y el compromiso con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sino también en busca de contener las presiones sobre los dólares paralelos y la brecha cambiaria.

"Hay cierto margen para subir más las tasas si la nominalidad lo demanda, pero fundamentalmente no hay margen para tener una tasa real negativa de cara a las elecciones y con escasez de divisas. Por eso creemos que la tasa positiva se va a sostener en junio, como incentivo necesario para las colocaciones, aunque con incertidumbre tiene menor eficacia", afirmó.

El analista destacó que las subas de tasas tiene como costo la expectativa de mayor emisión monetaria, por los pasivos remunerados del Central, y esto a su vez vuelve menos efectiva la política monetaria. Pero cree que aún así es preferible el movimiento de tasas que no hacerlo ante la exigencia de la nominalidad.

"Creo que las colocaciones a plazo van a mantenerse. Sobre todo, para capital de trabajo. Pero en un escenario de una macroeconomía muy frágil, con una demanda de pesos sostenida sólo por el cepo cambiario, es muy difícil pensar que la tasa real positiva llegó para quedarse", indicó Salvador Vitelli, de Romano Group.

Vitelli resaltó que una colocación con un rendimiento apenas por encima de la inflación "luce una estrategia poco atractiva". A la vez, proyectó que la dinámica seguirá volátil, con probabilidad de que en algunos meses la tasa vuelva a terreno negativo en términos reales, y sin subas importantes en los montos de las colocaciones. 

Temas relacionados
Más noticias de tasas de interés
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.