CIERRE DE 2022

Noviembre marcó la resurrección del dólar: le ganó a la tasa en pesos

El dólar blue clausuró el mes a $ 314 con una suba de 8,2%. El MEP y el "contado con liqui" treparon 7% en promedio fruto del cierre de posiciones que apostaban al peso.

Noviembre marcó el resurgir de los dólares blue, MEP y el "contado con liqui". Las dos primeras variantes de la moneda norteamericana superaron con comodidad al rendimiento de un plazo fijo en pesos con variaciones de 8,2% y 7,8% respectivamente. 

Dólar turista: Pesce confirmó cuándo arranca y dio definiciones clave sobre tasas y reservas

Ualá despidió personal en Argentina: los motivos detrás de las desvinculaciones

Ayer clausuraron a $ 314 y a $ 317. Con tasas de interés estabilizadas en torno al 6%, noviembre tuvo como distinción en fin del "carry trade" con traspasos del peso al dólar.

El contado con liqui se operó al cierre a $ 326 con un alza de 6,1% mensual. En momentos de mayor incertidumbre del mes, con huida de activos en pesos y acreditación de dólares en cuentas del exterior, se acercó a los $ 340. 

Hubo cierta intervención del BCRA y el ANSES en la plaza para evitar saltos aún mayores, aunque la demanda se mantiene firme en valores por encima de los $ 320.

El Mundial y el dólar soja: hora de respirar y pensar en el próximo desafío

¿Qué puede pasar en el último mes del año? Lo seguro es que el Banco Central no volverá a subir las tasas. 

Con la esperanza de una inflación en descenso, los rendimientos de los plazos fijo no serán mayores a los que hoy se observan. 

En ese contexto, ¿volverán a verse subas del dólar blue, MEP y "contado con liqui" por arriba del 6%? La impresión es que hay una creciente salida de fondos desde activos en pesos, una parte de los cuales termina en la moneda norteamericana como último destino.

El dato a seguir de cerca pasa por los vencimientos de la deuda en pesos que enfrenta el Tesoro. 

Noviembre tuvo como factor saliente también las complicaciones que tiene el equipo económico para financiarse en la plaza local. Este mes, en dos semanas, el Tesoro enfrenta vencimientos de deuda por más de $ 400.000 millones, que en su mayor parte están en manos de inversores privados. 

Las tenencias del sector público fueron incluidas en el canje de deuda con bonos duales lanzados por Sergio Massa.

El BCRA volvió a comprar dólares, pero a menor ritmo y noviembre cerró con fuerte rojo

En la medida en que no se resuelva el "stress financiero" del Tesoro, los dólares en todas sus vertientes van a estar con presión al alza. 

Para peor, se trata de una complicación de difícil resolución dado que se debe revertir la desconfianza de los inversores. Sólo con un fuerte y creíble ajuste del rojo fiscal puede llegar a retornar la demanda de deuda en pesos en la plaza local.

Otro factor a seguir de cerca en diciembre pasa por la revisión de las cuentas públicas que realiza el staff del FMI y que debe autorizar un nuevo desembolso al país. 

Para ello viajó el martes el viceministro Rubinstein a Washington en medio de las críticas de los técnicos del organismo internacional por la puesta en marcha del "dólar soja II".

El dólar Banco Nación el mes pasado tuvo una variación de 7,2% con un cierre a $ 174,25, lo que marca que esta variable, de acceso muy restringido a los ahorristas, también superó al rendimiento de un plazo fijo en pesos.

La incertidumbre eterna del mercado pasa por la capacidad del Gobierno por mantener el dólar oficial sin sobresaltos. 

Viene el BCRA impulsando subas superiores al 6,5% por mes, pero de la mano de un feroz cepo a las empresas. 

La sequía del campo amenaza con complicar el 2023. Al menos el lanzamiento del "dólar soja II" le permite al BCRA tener esperanzas de cruzar el verano sin grandes devaluaciones. 

Este mes, y día a día, se seguirá de cerca las liquidaciones que hagan los exportadores para comprobar si se cumple con el compromiso de los u$s 3.000 millones hasta el 31 de diciembre. 

El BID aportará en las próximas jornadas un desembolso de u$s 500 millones que también dará oxígeno al BCRA. Lo que está claro es que como siempre, no hay meses de tranquilidad financiera para el equipo económico en un 2023 que estará delineado por lo político.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.