Ni dólar, ni plazo fijo y oro: cuáles son las 7 inversiones que hay que tener en cuenta para 2023

El economista Miguel Ángel Boggiano vaticinó un 2023 "desafiante" donde "habrá que tomar riesgos'', por lo que recomienda invertir en estos 7 instrumentos.

En los últimos años, la economía argentina se vio profundamente golpeada y hundida. Los especialistas proyectan nuevos desafíos que afrontar y una inflación que alcanzaría los tres dígitos para el 2023. El CEO y fundador de Carta Financiera, Miguel Ángel Boggiano, es uno de ellos.

El prestigioso economista realizó un informe en el que analizó el comportamiento económico de los últimos años (desde el 2020 y lo que se espera para el 2023); y resolvió que el 2023 "va a ser un año sumamente desafiante", donde "habrá que hacer cosas distintas": una de ellas es "tomar riesgos para ganarle a la inflación".

Dólar hoy y dólar blue hoy: cuál es la cotización del lunes 14 de noviembre minuto a minuto

Alerta dólar: ¿sacan de circulación los billetes impresos antes de 2021? 

En su informe titulado 7 ideas de inversión para 2023 seleccionó algunos instrumentos de mayor a menor riesgo y que, según él, son las indicadas para afrontar los retos del año entrante.

Miguel Ángel Boggiano

Cuáles son las 7 inversiones que hay que tener en cuenta para 2023

  • Compra de treasures a 1 año

Boggiano inicia su lista de recomendados con la "compra de bonos del tesoro de los Estados Unidos con vencimientos cortos". Se trata de la idea menos riesgosa.

"Actualmente, la tasa a 1 año ronda el 4,5%, por lo que se puede asegurar ese rendimiento, prácticamente sin riesgo. ¿Te cubre frente a la inflación de los EEUU? No, ya que la inflación es prácticamente del doble. Pero entre quedarse en cash y recuperar aunque sea un 4,5%, sin duda es mejor posicionarse en Treasuries de EEUU", explica el CEO de Carta Financiera en su informe.

Ante la pregunta de porqué habría que elegir vencimientos cortos para esta inversión, Boggiano responde: "sencillamente porque son menos sensibles a la suba de tasa de interés". Y añade que este trade es "para los perfiles más conservadores, que buscan resguardarse y no sufrir pérdidas de capital".

  • Trade relativo value - growth

Este segundo método pertenece al sector value (empresas maduras y estables) y tiene muy buenas perspectivas en términos relativos, en comparación con el de Growth (empresas de crecimiento).

"Value está mayormente representado por empresas financieras, de consumo defensivo e industriales. En cambio, Growth incluye principalmente compañías de tecnología. Nadie sabe efectivamente qué va a pasar en 2023. Pero una idea muy interesante, con este nuevo panorama, es realizar un trade relativo, comprando Value y shorteando (vendiendo en corto) Growth", señala Boggiano.

Según indica el informe, "una posibilidad es comprar IWD (ETF de Value) y vender en corto IWF (ETF de Growth)" ya que, de esta forma, se apuesta a que el sector Value tenga un mejor rendimiento relativo qué Growth. Además, una ventaja de este comercio es que se puede ganar tanto sí sube como sí cae el mercado, "siempre que al sector Value le vaya mejor que a Growth".

Dólar tarjeta: AFIP hizo un cambio clave y eliminó el recargo del 35% para consumos en un destino

Aumento plazo fijo: cuánto hay que invertir para ganar $ 80.000 y qué banco da más intereses

  • Compra de energía (XLE)

Frente a un contexto de crisis energética mundial, producto de la pandemia y la guerra entre Rusia y Ucrania, se produjo una situación "de estrés con poca oferta y mucha demanda".

Para solucionarlo, el fundador de Carta Financiera opina que "es una muy buena idea estar comprados en energía en 2023, especialmente en las energías fósiles: petróleo, gas e incluso carbón".

Y agrega que, "una alternativa para quienes tengan dudas o busquen una opción general, puede ser comprar el ETF de Energía SPDR Energy Select Sector (XLE), que tiene exposición en las grandes empresas petroleras (para su referencia, Exxon Mobil y Chevron representan el 42% del ETF)". Se trata de una inversión con un riesgo moderado.

  • Compra de oro

El oro es un activo que, si bien no genera intereses, suele prosperar cuando no hay otros métodos tradicionales que ofrezcan ciertos retornos.

"¿Qué efectos produce que la tasa de interés nominal suba y las expectativas inflacionarias bajen? Estos dos factores producen que suba la "tasa de interés real", que es simplemente la diferencia entre la tasa nominal y la inflación esperada", detalla el informe.

Cuando las tasas reales bajan, el oro suele subir y viceversa, por tanto, "los inversores tienen mayores incentivos para volcarse a los bonos del tesoro, ya que el rendimiento es mayor, lo que eleva el costo de oportunidad de tener oro".

Todo dependerá de cómo evolucione el contexto inflacionario, ya que, "sí a futuro la inflación resulta más alta de lo que los mercados descuentan actualmente, este escenario de inflación al alza provocaría presiones bajistas en la tasa de interés real y sería un buen escenario para el oro".

 Alerta por un nuevo billete que pone en jaque a la City: por qué ya empiezan a rechazar "el dólar cara grande"

Aguinaldo 2022: cuándo se paga, cómo calcularlo de forma fácil y denunciar si no lo recibo

  • Managed futures

Los Managed Futures, en tanto, son estrategias en las que se aplica la estadística y la programación para encontrar operaciones financieras que ofrezcan una pequeña ventaja probabilística.

Se ejecutan de forma manual o automática en los mercados de futuros, dados su alta liquidez y bajos costos de transacción. La repetición sucesiva de estas operaciones de probabilidad a favor produce retornos estables y positivos.

Un dato a tomar en cuenta que remarca el especialista: el enfoque de los Managed Futures es distinto al del análisis fundamental y el análisis técnico. Operan según reglas y únicamente con la probabilidad a favor. Además, no tienen correlación con los activos tradicionales. Y lo más destacable es que tienen los mejores retornos cuando hay alta volatilidad.

Estas estrategias acumulan ganancias superiores al +40% en 2022 y se cree que la volatilidad se mantendrá alta en 2023, por lo que "los Managed Futures tienen buenas perspectivas".

  • Compra de acciones argentinas

Con un riesgo más agresivo, a diferencia de los métodos anteriores, cabe aclarar que las acciones argentinas tuvieron una caída feroz, que empezó en 2018 y se profundizó con las elecciones primarias de 2019, "marcando mínimos en marzo de 2020 con la crisis del coronavirus".

Desde los máximos de enero de 2018, el Merval (índice que mide el desempeño de la bolsa argentina) en dólares llegó a caer más de 85% en sus valores mínimos.

No obstante, ahora, empezamos a ver señales en los precios: en este 2022 el Merval se encuentra positivo, mientras EEUU sufre uno de los peores años de su historia.

"Nos encontramos en un momento de máximo pesimismo en este país, y por eso resulta tan interesante este movimiento de precios. Para invertir, creemos, puede ser buena idea posicionarse en energía, en particular Pampa Energía o Transportadora de Gas del Sur.", indica el especialista.

  • Compra de ProShares Short S&P 500 (SH)

Con un riesgo igual de agresivo, el SH es un ETF que replica de manera inversa el rendimiento diario del S&P 500, es decir, que se apuesta a una caída del mercado estadounidense.

Luego de una década de subas, prácticamente sin pausas, el S&P 500 tuvo uno de sus peores años durante el 2022. Además, la inflación continúa siendo muy elevada, por lo que la Reserva Federal tendrá que seguir subiendo la tasa de interés.

El economista concluye su análisis, señalando que "están todos los condimentos dados para que haya una recesión económica. Por eso, las empresas van a tener muchas dificultades para ganar dinero".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.