MercadosExclusivo Members

Los bonos caen 20% desde febrero: ¿Por qué es una buena oportunidad de compra?

Durante enero y hasta comienzos de febrero, los títulos habían subido hasta 28%. Con el último ajuste lo perdieron todo, volviendo a foja cero. El mercado ve un nuevo punto de entrada, aunque los analistas advierten que es una apuesta con volatilidad y a mediano plazo.

En esta noticia

Los bonos argentinos sufrieron un fuerte ajuste desde febrero a la fecha y operan en zona de mínimos del año. El contexto global más volátil representó un viento de frente para los bonos.

A su vez, el deterioro de las variables económicas y financieras locales impidió que los bonos puedan seguir recuperándose.

El mercado vuelve a ver a los bonos soberanos en dólares en un nuevo punto de entrada, aunque los analistas advierten que es una apuesta con volatilidad y a mediano plazo.

Wall Street rebota y bancos se recuperan con subas de hasta 10% 

Crisis bancaria en los EE.UU.: cómo impacta en dólar, acciones y bonos argentinos

Fuerte castigo de los bonos

Todos los tramos de la deuda argentina sufrieron un fuerte castigo en las últimas semanas. Desde febrero a la fecha los bonos argentinos muestran una importante caída del 20% en promedio.

El Global 2029 pierde desde febrero 23,8%, al igual que el Global 2030.

En el tramo medio, el Global 2035 baja 22,5% y 19% el bono a 2038, mientras que los más largos retroceden 22% en promedio desde febrero.

El contexto global ha sido adverso para los locales que acompañaron a la deuda emergente a la baja. Los bonos de mercados emergentes cayeron 5,5% desde febrero.

Lo que se observa entonces es que la deuda argentina operó con un nivel de volatilidad más alto que sus pares, perdiendo la totalidad de lo que había ganado hasta enero.

Durante enero y hasta comienzo de febrero, los bonos habían subido hasta 28%, y con el último ajuste lo perdieron todo, volviendo a foja cero.

En el acumulado del año, y dada la caída de 20% desde febrero, los Globales operan entre bajas de hasta 1,5% y subas de hasta 6%. En el mismo período, la deuda emergente muestra leves subas de hasta 0,45%.

Rodrigo Benítez, economista jefe de MegaQM, remarca que la deuda local opera con un beta alto, es decir, que cuando los activos comparables de la región suben, los títulos argentinos lo hacen con mayor intensidad y cuando el proceso es inverso, los bonos locales caen con más intensidad.

Para Benítez, esto se viene cumpliendo a rajatabla y las últimas semanas no han sido una excepción.

"En un contexto externo adverso, en el que los títulos emergentes inicialmente sintieron el efecto de una política monetaria más restrictiva en Estados Unidos y que ahora se están viendo impactados por la incertidumbre que ha generado la crisis de liquidez de ciertos bancos norteamericanos.", dijo.

En esa misma línea, Juan Pedro Mazza, estratega de renta fija de Cohen, considera que la caída en los bonos argentinos es producto de una muy mala combinación de factores globales y locales.

"El desplome de los bonos nacionales, en paralelo con sus pares emergentes resistiendo, es consistente con el "high beta" de los activos argentinos", dijo.

Además, Mazza remarca que esto se potencia por la mala coyuntura local.

"La pobre campaña agrícola es una pésima noticia para las reservas netas, llegaríamos al 2024 casi sin caja para honrar la deuda en moneda extranjera. A esto se le sumó una serie de peligrosas señales fiscales, la aceleración de la inflación y el ruido alrededor del canje. Todo lo anterior degrada las perspectivas de capacidad de repago de Argentina, el principal driver detrás del precio de los bonos", explicó el estratega de renta fija de Cohen.

¿Oportunidad en la deuda?

Con el ajuste actual, la deuda vuelve a operar con paridades debajo de 30% en los distintos tramos de la curva.

Dado el ajuste que sufrieron los bonos y los valores actuales de los mismos, el mercado vuelve a ver en la deuda un nuevo punto de entrada de corto plazo.

Martin Saud, senior trader de Balanz, advierte que los bonos tuvieron una baja importante estas últimas semanas explicadas por cuestiones locales y globales.

"La suba de tasas de EEUU que afectó a nivel global a los bonos de países emergentes, así como también por factores locales como menores provisiones para la cosecha de granos de este año, lo que implica una entrada mucho menor de dólares a las reservas argentinas", dijo.

Dado el ajuste actual, Saud ve a los bonos como una oportunidad de corto plazo.

"Creemos que puede haber una oportunidad ya que las valuaciones de los bonos están relativamente baratas. A lo largo de la curva nos posicionaríamos más en el Bonar 30 de ley local debido a la diferencia de precio con su par de ley extranjera de aproximadamente 15% que consideramos excesivo", dijo.

Además, agregó que, mirando la curva ley New York, "vemos oportunidad en el Global 35 por su baja paridad y el Global 41 que quedó un poco barato en comparación que el Global 30".

Por su parte, Benítez afirmó que la volatilidad global ha llevado de nuevo las paridades de los bonos locales a niveles claramente inferiores, con el GD30 operando nuevamente de manera sostenida por debajo de los u$s 30 y ve en estos valores un nuevo punto de entrada.

"Con respecto a la deuda argentina seguimos teniendo una visión constructiva de largo plazo. Eso implica que a estos valores seguimos viendo oportunidades. Aunque tenemos claro que los próximos meses pueden seguir presentando altas volatilidades e incluso alcanzar paridades menores a las actuales", afirmó.

En cuento a sus preferencias, Benítez destaca que, al momento de elegir, prefiere los Globales (Ley NY) por sobre los Bonares.

"Aunque la elección se debe hacer comprando precios de cada momento, suele haber preferencia por aquellos que devengan una tasa de interés mayor como el GD38 y el GD41", afirmó.

Rumbo al trade electoral

Lo que comienza a estar en agenda para explicar el futuro de los activos financieros locales la cuestión electoral.

En las próximas semanas comenzarán a darse distintas elecciones provinciales a la vez que se irán presentando las candidaturas presidenciales. 

En ese sentido, es esperable que los activos locales comiencen a incorporar tales noticias con un grado de volatilidad mayor.

Teniendo en cuenta el ajuste de los bonos de las últimas semanas, los analistas advierten que, de cara al trade electoral, los bonos argentinos pueden ser una oportunidad, aunque para una inversión de mediano plazo.

Es decir, hay cierto consenso de que las apuestas sobre los bonos argentinos son más bien con un horizonte de inversión para el mediano plazo, debiendo aceptar volatilidad en el corto plazo.

Lucas Longo, estratega de Banco Mariva, también entiende que hay un punto de entrada para los bonos argentinos, pero que la misma es una apuesta a mediano plazo cuando ya la elección esté más cerca y haya más certezas sobre candidatos y programas económicos.

"El driver electoral es un factor que recién está empezando a aparecer en consultas de inversores, y con cierto escepticismo. Mientras tanto, el mercado internacional y la mayor aversión al riesgo a nivel global hoy en día son factores que están pesando más fuertemente en los precios, y creemos que en el corto plazo representan una fuente importante de volatilidad", dijo.

A la hora de hablar de papeles puntuales, Longo destacó que por el momento, la estrategia es defensiva

"Recomendamos el papel más defensivo de la curva, el Global 2038, con buen carry por su cupón más alto, y un indenture más protectivo", detalló.

Por su parte, Javier Casabal, estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero, encuentra en los valores actuales de la deuda como una oportunidad.

"Creemos que los mejores activos para invertir a nivel local en esta coyuntura son los bonos soberanos que ajustan por paridad, que han sido muy castigados y por eso mismo, se vuelven más atractivos", dijo.

En relación a los bonos preferidos por el especialista de Adcap Grupo Financiero se destacan el bono a 2035.

"El bono a 2035 es más barato en este momento y se va convertir en el bono favorito a partir de julio, cuando pase a tener el mayor cupón de todos", anticipó.

Finalmente, Juan Manuel Franco, economista jefe de Grupo SBS, remarcó la volatilidad con la que vienen operando los bonos en el corto plazo a la vez que señala que la oportunidad dentro de la curva se encuentra en los Globales 2035 y 2041.

"Hacia el mediano plazo, somos constructivos en globales y preferimos GD35 y GD41 sobre otros, a la vez que destacamos el valor del trade de vender GD30 para comprar GD35 y GD41", comentó Franco. 

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.