Estrategia cambiaria

El tipo de cambio aguanta un menor ritmo devaluatorio pero acechan Brasil y el cepo

Algunos analistas señalan que hay que seguir de cerca lo que sucede con las monedas de la región, para no quedar desfasados. En el Gobierno ven al tipo de cambio competitivo en términos históricos.

En las últimas horas el ministro de Economía, Martín Guzmán, hizo explícita la intención de seguir aminorando la depreciación nominal del peso y los analistas del mercado creen que hay margen para ello, al menos en lo que a competitividad refiere. Sin embargo, temen que para frenar el avance del dólar haya más restricciones a las importaciones.

Existen diferentes visiones respecto de cómo podría afectar a las relaciones comerciales de Argentina un fortalecimiento del peso. Hay quienes señalan que como los países de la región tienen un tipo de cambio flexible pueden depreciarse a mayor velocidad ante la suba de las tasas en EE.UU. Sin embargo, algunos informes prevén una apreciación del real brasileño por encima de la del peso.

Una de los motivos por los que el Gobierno tiene margen apreciar en términos reales tiene que ver con las condiciones externas que se prevén favorables a mediano plazo, más allá de lo que sucedió en estos días. "La política monetaria de la FED y del European Central sigue siendo muy laxa y la economía china sigue recuperándose más de lo esperado, lo cual es un motor importante para las economías vendedoras de materias primas", consignó Javier Timerman, financista argentino que hace décadas se desempeña en Wall Street.

"Con crecimiento y tasas bajas todas las economías emergentes deberían atraer capitales especulativos y apreciarse en los próximos 12 meses. Un dólar global débil es positivo para Argentina ya que mejora los términos de intercambio", añadió Timerman.

Más allá de que Argentina esté fuera de esos flujos, el contexto daría lugar a apreciar sin perder terreno comercial. No obstante, el economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, advirtió: "Por competitividad y precio hay margen para apreciar, la duda es si hay dólares para hacerlo: recurrir a más controles de importaciones y apreciar en base a un flujo (como son los dólares de la soja) y no en base a un stock (como las reservas) es complejo y peligroso".

En línea con este análisis, el economista de ACM Juan Pablo Di Iorio sostuvo: "Si el Gobierno busca apreciar el tipo de cambio probablemente tenga un margen relativo, por la estabilización de las reservas netas alrededor de los u$s4.400 millones combinada con una mejora de los términos de intercambio, una baja de las tasas implícitas de dólar futuro (via menores expectativas de devaluación) y restricciones a la importación".

Respecto de esto último, Di Iorio se señaló: "Más restricciones intensificarían las diferencias sectoriales y la recuperación heterogénea que ya estamos viendo".

Quien sí se refirió a los riesgos de competitividad fue el director de EcoGo, Federico Furiase. "La suba en la tasa 10 años de EE.U. está generando salida de capitales desde emergentes y que devalúen las monedas, sobre todo las que tienen tipo de cambios flexibles, como Brasil", destacó Furiase.

Ante una eventual apreciación del peso frente al real, el economista de Empiria Juan Ignacio Paolicchi sostuvo: "Brasil es nuestro principal socio comercial y es la moneda oficial que más se depreció en este año, por una combinación de cuestiones económicas y políticas, como el fallo del lunes en favor de Lula".

Paolicchi aclaró: "El impacto de una depreciación en Brasil sería más fuerte para las exportaciones que para las importaciones".

Más allá de lo sucedido en los últimos días, un informe de Consultatio adelanta que el real se apreciaría un 10% frente al dólar durante este año, algo que ahuyentaría los temores respecto de lo que sucedió en las últimas semanas.

Volviendo a lo que consideran las autoridades, desde el BCRA señalan que el Tipo de Cambio Real Multilateral y el bilateral con Estados Unidos está en los valores más altos desde enero de 2015, con dos excepciones: el pico de septiembre de 2018 y agosto de 2019. Esto envalentonaría la estrategia oficial de ver margen para apreciar en un año electoral.

Brasi, la promesa incumplida

Una de las cuestiones que preocupa en relación al gigante sudamericano es, más allá del tipo de cambio, sus fallidos despegues económicos, algo que perjudica particularmente a los exportadores argentinos. "Brasil está teniendo una menor expansión de su PBI de lo que se esperaba, tal como sucedió en los últimos diez años", indicó Ricardo Delgado, socio y director de la consultora Analytica. 

Y añadió: "Lo que más importa en la relación comercial es la actividad económica interna, más que el tipo de cambio. Y más en un vínculo como el que tenemos con Brasil, dado que nuestras exportaciones hacia allí son fundamentalmente industriales".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios