Dólar: los tres factores que anticipan la continuidad de la pax cambiaria

Un informe de Equilibra proyecta que es probable que el veranito cambiario se extienda durante el otoño. Pero la calma del tipo de cambio, advierten, podría alterarse si no se cumplen una serie de condiciones.

"Cuánto más durará la pax cambiaria", se pregunta un informe de Equilibra. Es, en realidad, el interrogante de todo un país más habituado a la turbulencia del tipo de cambio que al respiro que encontró en estas últimas semanas de la mano del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Marzo fue, en materia cambiaria, el mejor mes en más de un año. El dólar blue retrocedió $ 11, las cotizaciones financieras cayeron entre $ 5 y $ 10 y el Banco Central (BCRA) compró unos u$s 275 millones en el mercado de cambios. Así, cortó una racha de cuatro meses consecutivos perdiendo reservas por esa vía.

Con el acuerdo con el FMI, la Argentina evitó caer en un "precipicio cambiario", tal como lo había definido el presidente del BCRA, Miguel Pesce. Pero hay una visión generalizada entre economistas de que el programa no es lo suficientemente exigente como para provocar un cambio de 180° de las expectativas.

Aun así, desde la consultora Equilibra creen que las condiciones monetarias y financieras favorecen la continuidad de la calma cambiaria. De todos modos, ven que las cotizaciones actuales serían "un piso", y advierten que el mayor riesgo que enfrenta esta calma cambiaria es que haya incumplimientos en las metas acordadas con el FMI.

El trabajo identifica tres factores por los que estarían dadas las condiciones para la continuidad de la pax cambiaria. En primer lugar, señala que "las cotizaciones se dispararon en enero por dos factores que ya se revirtieron: los pesos sobrantes por la caída estacional de la demanda de dinero que se canalizaron hacia los mercados financieros y la incertidumbre sobre el acuerdo con el FMI".

En segundo término, agregan que "no pareciera haber un excedente de pesos en el mercado", dado que "los niveles de M2 ajustados por actividad económica se ubican en torno a su promedio de los últimos 18 años.

Y por último, dicen que restan pagar pocos vencimientos de deuda offshore en pesos, ya que los bonos en manos de no residentes se redujo con fuerza, desde cerca de u$s 10.000 millones (valuado al dólar contado con liquidación) en el tercer trimestre de 2020 a poco más de u$s 2500 millones al cierre de 2021.

La calma cambiaria, agrega el estudio, depende también de que se puedan mantener moderadas las expectativas de inflación y de devaluación del tipo de cambio oficial

"Si los próximos datos de inflación se disparan puede generarse un shock sobre expectativas que pueden llevar a los agentes a dolarizar portafolios, incrementando así la presión sobre la brecha. Otro de los mayores riesgos es que haya una mayor incertidumbre respecto al cumplimiento con el Fondo, que genere dudas sobre los futuros desembolsos", explica Lorena Giorgio, economista jefe de Equilibra.

Para la economista la meta que luce más difícil de alcanzar, de cara a las revisiones trimestrales, es la fiscal. "El tema reservas, con la llegada de los DEG, no parece un tema preocupante, aunque sí lo va a ser después de la segunda mitad del año, cuando termine la época de liquidación estacionalmente alta del agro y haya mayor demanda de dólares para importaciones energéticas", argumentó.

Joaquín Pastor, economista de la consultora P&L advisors, suma otro elemento detrás de la actual calma cambiaria: "La baja de la brecha se dio en un contexto de fuerte emisión de deuda del Tesoro, que más que compensó el desarme de pasivos del BCRA. En el primer trimestre del año, emitieron unos $ 640.000 millones netos, cinco veces lo que emitieron en el mismo período del año anterior".

"En el neto, las operaciones de deuda vienen sacando pesos de la calle y la inflación te está comiendo la cantidad de billetes en circulación en términos reales. Eso hace que baje el tipo de cambio", cerró Pastor.

Veranito en el otoño

Hacia adelante, el informe de Equilibra prevé que el BCRA mantendrá un crawling peg del 4% en el promedio de abril. Si eso ocurriera, cerraría el mes en torno a los $ 195, en línea con las cotizaciones financieras actuales. Es por ello que el trabajo plantea que "el cepo cambiario le pone piso a la brecha, que difícilmente pueda sostenerse en torno a 65% mucho tiempo".

A modo de conclusión, desde la consultora creen que es probable que el veranito cambiario se extienda durante el otoño. Aun así, recomiendan "tener a mano el paraguas y el abrigo".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios