Tras las PASO

Dólar mata inflación: inversores temen más a una devaluación que a la suba de precios

En el mercado ven cada vez mayores riesgos cambiarios. Si bien la amenaza inflacionaria sigue siendo elevada, tras las PASO se priorizan títulos dólar linked que aquellos que ajustan por CER.

La búsqueda de cobertura cambiaria se volvió a disparar a medida que el Gobierno fue allanando el camino hacia una profundización de la emisión monetaria para aumentar el gasto con fines electorales. 

Analizando los flujos en el mercado, se observa que los inversores comienzan a sesgarse más hacia una cobertura cambiaria y menos hacia la inflacionaria.

En la actualidad, las dos grandes amenazas que tienen los pesos en el mercado son la potencial licuación por la inflación, por un lado, y por el riesgo devaluatorio, por el otro. 

La crisis política desatada tras las PASO generó un escenario de mayor incertidumbre para los inversores que ven cada vez con más probabilidad un evento cambiario en el corto plazo.

Por ello es que se ve un incremento en la demanda de bonos dólar linked, los cuales evidenciaron un rally y sus rendimientos volvieron a caer.

Paula Gándara, head portfolio manager de AdCap, remarcó en este sentido que con una brecha del 90% se alimenta la demanda por instrumentos de cobertura.

"Los instrumentos que ajustan por devaluación tuvieron buena demanda la semana pasada y llegan a rendir mínimos históricos. Sin embargo, continúan teniendo lugar para compresión, alimentados por el aumento en las expectativas de devaluación, ante un potencial ajuste luego de las elecciones. El bono soberano de referencia TV22 negoció en mínimos históricos de tasa, en devaluación menos 6%", explicó Gándara.

Con una visión similar, los analistas de PPI remarcaron que, con nuevo Gabinete, y más política fiscal expansiva que impulse el consumo (mayor financiamiento monetario), el oficialismo busca acortar (o en el mejor de los casos, revertir) el resultado de las PASO el próximo 14 de noviembre en las elecciones generales.

Este intento de dar vuelta la elección gatilló una profundización de la demanda por cobertura cambiaria, al empujar la expectativa de que las presiones en el tipo de cambio continuarán, y los riesgos inflacionarios aumentarán.

La expectativa de devaluación para los próximos seis meses se ubica hoy en el orden del 45%, cuando a fines de junio se situaba en 30 por ciento. 

Esta expectativa incluso se empinó todavía más en la última semana. En ese lapso, las tasas implícitas de devaluación en los futuros de dólar subieron del 40% al 45% actual.

Esto mismo alertaron los analistas de Grupo SBS. "El contexto de incertidumbre trajo consigo un aumento en el apetito inversor por cobertura cambiaria", remarcaron en su informe semanal.

Martín Salvo, CIO de Bind Inversiones, detalló que, en definitiva, la búsqueda de cobertura no deja de ser una visión en función de la brecha.

"Las posiciones de sintéticos (CER+DLR Rofex futuro), brindan una doble cobertura por el tipo de cambio y la inflacionaria del 30% al 40% que suele transmitirse luego del evento cambiario a precios, en los meses siguientes. En cuanto a los instrumentos dólar linked, preferimos aquellos no mayores a dos años de duración, entendiendo que luego de los saltos discretos, las tasas de rendimiento suelen converger a la de los bonos hard dollar", explicó Salvo.

MÁs dólar linked y menos CER

Otra de las maneras de ver cómo el mercado busca cobertura es a través de los flujos que se observan en los fondos comunes de inversión (FCI).

Los inversores de vuelcan con mayor volumen hacia los instrumentos dólar linked y a los FCI que invierten en estos activos.

"Las últimas definiciones políticas empañaron el optimismo de los mercados post PASO, y con ello se volvió a replicar el comportamiento de las semanas previas a las elecciones. Así, la búsqueda de cobertura vuelve a redireccionarse hacia instrumentos dólar linked, lo que también lógicamente se vio reflejado en los flujos de la industria", dijeron desde PPI.

Hay un dato sobresaliente en el mercado que es que los inversores buscan desarmar posiciones de deuda CER para buscar posicionarse en bonos dólar linked.

Es decir, hay una menor predisposición a invertir en bonos dólar que en los de ajuste por inflación para cubrirse con mayor énfasis en instrumentos que cubren contra una devaluación.

"Este mes los fondos dólar linked lograron captar más de $ 14.000 millones. En tanto, los fondos CER sufrieron rescates por $ 14.000 millones. Esta dinámica comenzó en la segunda semana de septiembre (en la previa a las PASO), y continúo esta última semana luego del anuncio del nuevo gabinete", explicaron desde PPI.

Esta puede ser una de las causas por las cuales se observó un desplazamiento alcista en la curva CER en las últimas semanas.

Actualmente, los bonos que ajustan por inflación rinden 4% en el tramo corto, entre 6% y 8% en el tramo medio y hasta 10% en el tramo más largo. Toda la curva se desplazó hacia arriba producto de la corrección que se observó en estos títulos.

Según sus datos, el promedio diario de suscripciones hacia los fondos dólar linked fue de $ 1900 millones y $ 715 millones en la semana anterior a las PASO y tras las mismas (considerando datos a ayer), respectivamente.

Mientras que en los fondos que ajustan por inflación la salida fue de $ 1700 millones, y $ 1200 millones -en promedio diario- en dichos lapsos.

Mirando hacia adelante, desde PPI proyectaron que, en tanto, no haya un cambio marcado en las expectativas del mercado, la tendencia podría mantenerse.

Más pesos y menos dólares

El problema que ve de fondo el mercado es que habrá cada vez más pesos y menos dólares, por lo que la presión en el mercado cambiario va en aumento y los inversores buscan protegerse de movimientos cambiarios futuros.

La percepción más rápida de ello es ver cómo el dólar en el mercado financiero se dispara en las últimas jornadas.

"La combinación de mayor financiamiento monetario en los próximos meses y una tendencia declinante de las reservas por ventas en el mercado oficial de cambios y en los mercados financieros junto con el reciente pago al FMI (u$s 1880 millones) pone presión a los tipos de cambio financieros, que estimamos continuará hasta las elecciones de noviembre. La reducida disponibilidad de dólares luego de las elecciones podría acelerar los tiempos del acuerdo con el FMI, lo que mejoraría las expectativas financieras y la volatilidad cambiaria", comentaron desde Delphos Investment.

Hay una clara preocupación por parte del mercado sobre la dinámica de las reservas del Banco Central (BCRA). Si bien pegaron un salto gracias a los DEG, el resto de los componentes cae sostenidamente desde julio.

En las últimas semanas, el BCRA se encuentra muy activo en el mercado de cambios y en el de futuros para contener al dólar oficial y a los paralelos, alcanzando ventas netas de reservas por u$s 667 millones en lo que va de septiembre.

Las reservas brutas se encuentran en u$s 43.135 millones, y según estimaciones privadas, las netas se sitúan en u$s 4548 millones y las líquidas en u$s 1089 millones.

Los analistas de Cohen advirtieron que el deterioro de las expectativas se centra en el frente fiscal, dado que en los próximos meses el desequilibrio será creciente -de la mano del mayor gasto electoral-, en un contexto en el que el frente externo está cada vez más complicado.

En ese sentido, los analistas de la compañía agregaron que, pese a los buenos precios internacionales y la mayor demanda de Brasil, la tensión cambiaria continúa, y eso presiona a la brecha cambiaria, que subió al nivel más alto desde octubre del año pasado.

"Esto se debe a que la liquidación de las exportaciones se viene reduciendo -especialmente la del agro que, de liquidar a u$s 145 millones diarios en agosto, en septiembre lo hace a u$s 100 millones por día-, en un contexto en el que los pagos por importaciones siguen escalando. Con este marco de fondo, en la última semana las reservas internacionales cayeron u$s 2204 millones. El tipo de cambio oficial subió apenas 0,2%, llevando la devaluación a sólo 9% anualizada", puntualizaron los analistas de Cohen.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios