Inversiones en dólares

Boom de obligaciones negociables: 4 claves para entender dónde hay oportunidades

Los inversores lo utilizan como vehículo para dolarizar carteras y para obtener retornos a corto y mediano plazo, posicionándose en créditos de alta calificación crediticia en el mercado local.

En esta noticia

Los inversores se abalanzan cada vez más sobre la deuda corporativa. Estos instrumentos operan con tasas atractivas en dólares y el mercado sigue viendo oportunidades.

Para los inversores, posicionarse en fondos de deuda corporativa tiende a ser más conveniente tanto por la selección de los créditos, la diversificación, la liquidez como el acceso a estos instrumentos.

Ven oportunidades en bonos con tasas mayores al 7% en dólares.

El BCRA acelera la devaluación y estos bonos pasan a ser los más atractivos para el mercado10 preguntas a... Ariel Sbdar: dólar, letras y ON ¿qué conviene para hacer rendir el aguinaldo? 

El boom de las ONs

La sensación que da al analizar la dinámica de los activos financieros, es que el mercado hace una apuesta importante al sector privado, con acciones y ON transitando un gran momento.

En cambio, la deuda soberana sigue sin poder levantar cabeza.

Lo cierto es que actualmente hay un boom de inversiones en obligaciones negociables en el mercado local.

Estos bonos están saliendo a cotizar a tasas extremadamente bajas, a la vez que los bonos en el mercado secundario han logrado comprimir sus rendimientos de manera significativa en los últimos meses.

Los inversores apuestan a estos instrumentos dolarizados y lo utilizan como vehículo para dolarizar carteras y para obtener retornos a corto y mediano plazo, posicionándose en créditos de alta calificación crediticia en el mercado local.

Actualmente, las tasas de los bonos corporativos operan en niveles de entre 6% y 15,5%. En promedio, la curva se sitúa con tasas del 8,5% al 9% en dólares.

Los beneficios de los FCI

Hay varias maneras por las cuales los inversores puedan aprovechar las oportunidades que se presentan en la deuda corporativa argentina.

Una de ellas es comprar los papeles de manera directa en el mercado secundario.

La otra alternativa, y probablemente mucho más conveniente, es a través de los fondos comunes de inversión que invierten en estos instrumentos.

La conveniencia de invertir en fondos de inversión de deuda corporativa tiene varias aristas. Por un lado el acceso a los instrumentos, la diversificación, la selección y la liquidez.

1. Acceso a los instrumentos

Si bien las obligaciones negociables operan con tasas interesantes, muchos de los papeles corporativos tienen ticket mínimos para poder comprar.

Es decir, para acceder a algunos de estos papeles, en muchos casos se debe comprar al menos u$s 100.000 o u$s 150.000, lo cual hace que sea inaccesible para la gran mayoría de los inversores minoristas.

En cambio, un FCI que administra una cartera mucho más grande, puede acceder a esos bonos sin inconvenientes.

De esa manera, suscribiendo un FCI de deuda corporativa, los inversores pueden comprar el bono de manera indirecta, que si lo hiciesen de otra manera, probablemente no podrían hacerlo, o les costaría mucho más dado los limitantes en el monto total del capital.

2. Diversificación

Cuando un inversor suscribe un fondo común de inversión de deuda corporativa, lo que está haciendo es comprar una cartera de bonos de compañías argentinas.

De esta manera, no compra un solo bono sino un conjunto de papeles y así, diversifica la cartera mediante la suscripción de un solo vehículo.

En cambio, si compra un solo bono, el inversor no diversifica la cartera y se ata a la dinámica que tenga ese instrumento y que tenga el emisor de ese bono.

3. Selección

Cuando un inversor decide compra un FCI de deuda corporativa, está delegando en el gestor del fondo la selección de los créditos.

De alguna manera, al suscribir un FCI, el inversor deja que el especialista en inversiones haga la selección de los papeles y que también pueda tomar decisiones en cuanto al timing, es decir, cuando comprar o vender el bono.

Por lo tanto, si el inversor no es un especialista en inversiones, delegar la selección de los papeles en un especialista en inversiones termina siendo óptimo para aprovechar las mejores oportunidades y el mejor momento para administrar las inversiones de la cartera.

Al hacerlo de manera independiente se pueden obtener buenos resultados, aunque si el inversor no cuenta con tiempo o conocimientos, delegar en un FCI termina siendo lo más conveniente.

4. Liquidez

Finalmente, la variable de la liquidez también resulta determinante.

Muchos de estos instrumentos no cuentan con una liquidez importante en el mercado secundario, por lo que si el inversor decidiese comprar un bono y, por alguna razón, necesita venderlo antes de su vencimiento, es probable que en algunos casos le cueste poder hacerlo ante la falta de liquidez.

Lo que puede llegar a ocurrir es que, ante la falta de liquidez, el inversor tenga que sacrificar mucho del precio de venta para poder vender la ON, y, por lo tanto, termina perdiendo parte de su ganancia o sacrificando retornos en exceso.

En cambio, cuando se decide invertir en deuda corporativa a través de los FCI, el inversor que necesita la liquidez solicita el rescate de los fondos y en 48 o 72 horas ya va a tener el disponible.

En ese caso, el FCI tiene más recursos para devolverles el dinero a los inversores y a este le termina siendo mucho más conveniente y menos costoso poder hacerse del dinero.

Los fondos comunes de inversión muestran rendimientos en lo que va del año del 3,5% en promedio en dólares, según el ranking elaborado por la Consultora 1816.

Oportunidades en las ON

Lo que viene ocurriendo en el mercado de deuda corporativa local, es que estos bonos están saliendo a mercado a tasas muy bajas.

Por ejemplo, este año Pampa emitió deuda en dólares con tasas debajo del 6%, al igual que YPF que colocó u$s 100 millones al 5% anual.

Lucas Caldi, Corporate Credit Team Leader de PPI, coincide en que las obligaciones negociables en dólares que se estuvieran emitiendo en los últimos 2 meses han cortado a tasas sorprendentemente bajas.

"Esto se da principalmente por la cantidad de restricciones cambiarias que hay hoy y que están generando estos desfasajes. Obligaciones negociables de los mismos emisores pero emitidas en exterior tienen rendimientos muchísimo más altos que lo que salen en las licitaciones primarias en el mercado local", afirmó Caldi.

Maximiliano Donzelli, Head of Research en IOL invertironline, sostuvo que el tema de las ON hay que dividirlo en dos partes. Por un lado, lo que ocurre en las licitaciones primarias y por otro lado, cómo operan los bonos corporativos en el mercado secundario.

"Lo que estamos viendo en las licitaciones primarias de ON es que se está dando una distorsión de los precios, con bonos saliendo a mercado con rendimientos debajo de lo que muestra el mercado secundario. Esta distorsión se puede dar por la existencia de participantes que a veces mueven un volumen elevado o por cuestiones regulatorios que hacen que estos jugadores puedan aprovechar mejor la licitación primaria", detalló Donzelli.

Entre los ejemplos que plantea el especialista de IOL Invertironline detalla que la ONG de YPF que salió la semana pasada a dos años y medio cerró una tasa al 5%.

Sin embargo, en la curva en el secundario, la misma operaba con tasas de entre 8% y 9 por ciento.

Yendo al análisis del mercado secundario, Donzelli señala que los rendimientos que se observan, se ubican en torno al 7% y 10%.

"Cualquier ON por encima del 7% y con un buen riesgo crediticio, nosotros solemos sumarla en nuestros portafolios y recomendaciones a nuestros clientes. Menos de 7% no la recomendamos. Para esa circunstancia, o rotamos a papeles con un poco más de riesgo, aunque manteniendo una buena calificación crediticia o bien, para clientes que puedan invertir en el exterior, sugerimos posicionarse en deuda High Yield a través del ETF HYG, que tiene una duration 2, 5% rinde hoy 8,3%", detalló Donzelli.

Finalmente, y en cuanto a las inversiones, Caldi considera que para las empresas que buscan cobertura cambiaria, las obligaciones negociables ley local son un vehículo a tener en cuenta.

En cambio, el especialista de PPI agrega que para los inversores que buscan invertir a mediano plazo, allí las ON de ley NY lucen más atractivas.

"Creemos que las ON de ley local siguen siendo un vehículo interesante, sobre todo los de cobertura frente al exceso de liquidez de pesos que hay. Para personas físicas, que tienen objetivos de inversión más asociados al ahorro, creemos que hay alternativas superadoras y que están vinculadas a estas obligaciones negociables pero ley Nueva York. Estas pagan en dólares en el exterior y ofrecen rendimientos mucho más atractivos", dijo Caldi.

En cuanto a los papeles puntuales que Caldi ve oportunidades se destaca el bono de YPF a 2033.

Este bono rinde cerca de 13% y tiene una duration de 5 años. Es una ON larga, pero justamente eso es lo que nos gusta porque nos da upside en un escenario optimista. El resto de nuestra cartera está compuesta por la obligación de CAPEX 2024, Telecom 2025 y Genevía 2027", detalló Caldi.

Temas relacionados
Más noticias de Deuda

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.