Inversiones

Las acciones deben subir hasta 280% para volver a niveles previos a las PASO de 2019

El S&P Merval ronda los u$s 440, lejos de los u$s 610 del máximo de la era Fernández y más lejos aún de los u$s 920 de agosto de 2019, cuando se celebraron las PASO de ese año.

Los precios de las acciones de las compañías argentinas regresaron a niveles similares a los que tenían tras la confirmación de la reestructuración de deuda con acreedores internacionales. Sin embargo, permanecen lejos del máximo visto durante la gestión de Alberto Fernández, y más aún de los valores previos a las elecciones PASO de 2019.

Para volver a los precios de agosto de 2019, el S&P Merval debería más que triplicarse y las acciones tendrían que subir hasta 283% medidas en dólares. Dados los niveles actuales, y pese a la incertidumbre política actual y a los desafíos económicos que lejos están de disiparse, los analistas ven valor en acciones argentinas.

Desde los pisos de mayo hasta los máximos recientes, el índice accionario argentino en dólares logró rebotar cerca de un 44%. De esta manera, el S&P Merval volvió a los u$s 460, tocando los mismos valores que había alcanzado cuando, el 3 de agosto de 2020, se confirmaba que el Gobierno había alcanzado un acuerdo con acreedores y pasaba a reestructurar u$s 65.000 millones.

Sin embargo, aún se encuentra lejos de los valores máximos bajo la gestión de Alberto Fernández y en el que se habían alcanzado a finales de 2019 en los u$s 610.

En los últimos días el mercado recortó posiciones y se ubica en u$s 420. Por lo tanto, a precios actuales, el S&P Merval aún se sitúa un 25% debajo de los u$s 610 de fines de diciembre de 2019, el nivel más alto registrado bajo la gestión de Alberto Fernández.

Más lejos se encuentran los precios de las acciones respecto del valor que tenían antes de las PASO de 2019. Al día siguiente de aquella elección, cabe recordar, el mercado se desplomó un 50%. En aquel momento, el S&P Merval valía cerca de u$s 920 por lo que, a precios actuales, el mercado aun se ubica un 47% debajo. El índice, por lo tanto, deberá subir cerca de 110% para igualar aquella cifra. 

Es decir, el S&P Merval deberá más que duplicarse respecto de los valores actuales para volver a los mismos niveles previos a las PASO de 2019.

Si este ejercicio se hiciera acción por acción, puede verse que la gran mayoría de los papeles deben más que duplicarse para volver a niveles de las PASO de 2019.

Según un estudio llevado a cabo por los analistas de Cocos Capital, Transportadora de Gas del Norte debería subir 283% para volver a precios de agosto de 2019. Las acciones financieras como Banco Macro, Grupo Financiero Galicia, Grupo Supervielle y BBVA Argentina, por su parte, deben subir 271%, 219%, 182% y 167% respectivamente.

Otras acciones que también incluyen los analistas de Cocos Capital que deben subir más del 100% para volver a precios de agosto de 2019 son Transener, YPF, Central Puerto, Telecom, TGS, Edenor o Cablevisión. Para ellas, calcularon que los avances deberán ser 208%, 196%, 184%, 181%, 173%, 160% y 135% respectivamente.

Casos como Cresud, Loma Negra, BYMA, Comercial del Plata, Grupo Financiero Valores, en tanto, deben registrar ganancias de entre 88% y 18% para volver a precios previos a las PASO de 2019.

Solo Aluar, Ternium y Mirgor escapan a esta lógica y se ubican en los mismos niveles o incluso por encima de los valores previos a las PASO de 2019.

Oportunidades

Hay cierto consenso en el mercado de que las valuaciones de las acciones están bajas en términos históricos. De hecho, comparado con los máximos de 2018, el índice y las acciones en general valen hoy un 25% de lo que valían en aquel momento.

El resultado de las elecciones primarias celebradas el fin de semana pasado generaron cierto entusiasmo y hay analistas que ven oportunidades a mediano plazo. Sin embargo, marcan que se tratan de activos de mucha volatilidad.

En cuanto a la renta variable, desde Cohen consideran que las inversiones en acciones lucen como una apuesta interesante a los niveles actuales, aunque no exenta de riesgos.

"Si bien nos mantenemos positivos de cara al futuro, no vemos subas muy vertiginosas de corto plazo, dado que aún quedan desafíos macroeconómicos por superar, la cola de vendedores potenciales aún tiene activos por descargar y los fondos de afuera se muestran escépticos a la hora de decidir volver a comprar", dijeron.

Los analistas de Bull Market Brokers creen que el mercado todavía no incorporó a los precios el resultado de las elecciones. "El resultado político no está siendo priceado aún por el mercado, principalmente en empresas de servicios. Es probable que los bancos del exterior comiencen lentamente a recomendar empresas locales, pero principalmente de servicios y petroleras, evitando por ahora sector bancario que independiente del desempeño post PASO son un sector perdedor", dijeron.

Entre las acciones que favorecen desde la compañía destacaron a empresas como Transener, Transportadora de Gas del Sur, Distribuidora de Gas Cuyana, Central Puerto y Pampa Energía. 

Agregaron también empresas petroleras como YPF, Vista Oil y PGR tendrán desempeño por separado, siendo YPF y PGR las que mejor desempeño podrían tener esperando las generales de noviembre.

Optimismo moderado

El resultado de las elecciones del domingo generó cierta expectativa positiva en el mercado. De hecho, se observó una fuerte suba en las acciones el lunes, las cuales luego fueron menguando con el correr de los días.

Si bien el mercado local se mueve en base a expectativas políticas, el hecho de que no se corrijan los desequilibrios macroeconómicos limita el potencial.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, dice que en términos de estrategia ve valor en acciones y en bonos soberanos en dólares, destacando al GD35 y el AL30. Sin embargo, considera que el resultado electoral no genera un acercamiento hacia la corrección de los desequilibrios macroeconómicos.

"Más allá del impacto inicial que pueda tener la elección sobre los activos, parece difícil que se produzca una recuperación sostenida de las valuaciones si no hay señales favorables para los fundamentos macroeconómicos a mediano plazo. Tampoco hay que perder de vista que mucho puede cambiar entre septiembre y noviembre (como nos enseñó 2019), especialmente teniendo en cuenta que es probable que las variables que más inciden sobre el humor social lleguen mejor posicionadas a la elección de noviembre", dijo.

Mirando hacia adelante, los analistas de Portfolio Personal Inversiones (PPI) esperan que el oficialismo intente revertir el resultado con un potencial deterioro mayor al esperado en el plano fiscal y un nivel de asistencia monetaria mayor. Esta hipótesis, agregan, vendría acompañada de mayor presión sobre la brecha cambiaria y sobre los precios.

"Este escenario despierta dudas sobre el acuerdo con el FMI. Una postura de política económica más agresiva genera dudas sobre las posibilidades de cerrar el acuerdo en el corto plazo. Difícilmente el FMI quiera apurarse en medio de un potencial deterioro de las condiciones económicas y sin tener el aval para posibles condicionantes", alertaron.

Comparando otras elecciones

Analizar la historia permite ver cuál fue la reacción del mercado ante situaciones similares. Para los analistas de Portfolio Personal Inversiones las similitudes con el 2013 están en el aire.

En 2013, tras la victoria de Massa, el S&P Merval (medido al CCL) trepó 40,2% en poco más de dos meses, mientras que el riesgo país se desplomó 155 puntos básicos.

Por su parte, los analistas de Delphos Investment remarcaron que, tras el optimismo inicial, el mercado se encuentra en modo "wait and see".

"Creemos que existen más elementos por inclinarse por un escenario más parecido al 2009 que al 2013. El contexto económico y el comportamiento del votante parecen ser similares al primero. La gran diferencia es que el deterioro macroeconómico es mayor y por lo tanto el oficialismo tiene menos margen para hacer más peronismo. Este deterioro también quita atractivo para un bull market como el iniciado en 2013, ya que los problemas que enfrentará una potencial nueva administración en 2023 son aún más graves que los observados en 2015", dijeron desde Delphos Investment.

En el plano de las acciones, desde la compañía resaltaron: "Mantenemos nuestra visión constructiva sobre los fierros, con una clara preferencia por Aluar y Vista Oil & Gas. Vemos que podría haber margen para sumar posiciones altamente especulativas en bancos como Grupo Financiero Galicia (GGAL) y servicios públicos como Central Puerto".

Tags relacionados

Comentarios

  • NG

    nguerrico Guerrico

    Hace 17 días

    Cuánta razón tiene Macri al decir que su gobierno se terminó despues de las PASO de agosto de 2019. La gente se dejó llevar por el verso de la heladera llena, el aumento de las jubilaciones (que al final fue rebaja) y el neoliberalismo. Pero, ahhhhhhh Macri

    1
    0
    Responder