Expansión en la miraExclusivo Members

A pesar de la mayor emisión, por la estacionalidad se contrajo la Base Monetaria

Los intereses de las Leliq, la asistencia al Tesoro y la intervención en la deuda local impulsaron otra expansión monetaria en términos nominales, aunque la variación fue contractiva si se tiene en cuenta la estacionalidad.

El pago de los intereses de los pasivos remunerados del Banco Central y el financiamiento directo al Tesoro, entre otros factores, impulsaron otra expansión de la Base Monetaria durante el último mes en términos nominales, aunque la variación resultó contractiva si se tiene en cuenta la estacionalidad de julio.

Los registros oficiales indican que en julio la Base Monetaria se ubicó en promedio en $ 6,12 billones, lo que significó una expansión mensual de 9,4% a precios corrientes. Es decir, por encima de la inflación, que de acuerdo con estimaciones privadas habría registrado un avance de entre 6,6% y 7,7% mensual.

Se confirma la aceleración de la devaluación del oficial

Sin embargo, habitualmente en julio crece la cantidad de pesos en poder del público debido a las vacaciones de invierno. Teniendo en cuenta este factor estacional y el avance inflacionario, la Base Monetaria habría registrado una contracción  mensual del 1,1%, de acuerdo con estimaciones del Banco Central.

De este modo, según la autoridad monetaria, en los últimos doce meses acumuló una contracción de 31,5%. Como ratio del PBI, la Base Monetaria se situaría en 3,7%, lo que representa 0,1 puntos porcentuales por debajo de la cifra registrada en el mes anterior, por lo cual se mantiene en torno a valores mínimos desde 2002. 

EXPANSIÓN MONETARIA


La expansión monetaria de julio se explicó principalmente por los pagos de intereses de las Leliq y Pases, que ascendieron a $ 1,15 billones. Se sumó la asistencia financiera del Central al Tesoro, que fue de $ 590.000 millones, compuesta por $ 440.000 millones por Adelantos Transitorios y $ 150.000 millones por Transferencia de Utilidades.

También contribuyó a la expansión nominal de julio la emisión monetaria que realizó el Central para intervenir en el mercado de deuda local y reducir la volatilidad. La partida de "otros", donde figuran estos movimientos, sumó durante el mes pasado el monto de $ 410.000 millones.

Sin embargo, parte de la inyección de pesos originada en la asistencia al Tesoro se utilizó para comprar divisas para el pago de deuda ($ 312.000 millones) y a cuenta del Gobierno en el Central ($ 112 millones), por lo que fue reabsorbida. Del resto, ante la no recuperación de la demanda de dinero, la mayor parte fue esterilizada a través de Leliq y Pases ($ 1,18 billones).

Los analistas de LCG destacaron que en lo que va del año el Banco Central ha transferido al Tesoro el 1,1% del Producto Bruto Interno (PBI), lo que representa casi el doble respecto al 0,6% al que se había comprometido originalmente el Gobierno en el acuerdo crediticio que firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"En la última renegociación se acordó no avanzar en mayores giros, aunque sí se habilitaron nuevas operaciones de mercado abierto. La inyección de pesos para sostener la curva de rendimientos viene siendo significativa ($1,3 billones en el año). Sobre todo, considerando que, en simultáneo, esta inyección es reabsorbida con la venta de Bonares para mantener la brecha cambiaria", señalaron.

La consultora prevé que la demanda del circulante y el agregado M2 seguirá con su tendencia bajista, lo que suma presión a la tarea de esterilización del Central, aunque "el efecto sobre el stock de pasivos remunerados no será relevante en la medida que la inflación siga operando como factor de licuación, aún cuando la demanda real de dinero se ajuste a la baja".

Temas relacionados
Más noticias de pesos

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.