Variante Ómicron: cómo cambian las defensas con las vacunas del Covid

A dos años del comienzo de la pandemia, la población ha adquirido distintos niveles de inmunidad mediante las infecciones y las vacunas, dependiendo de la exposición a diferentes cepas.

El aumento de los ingresos hospitalarios por Covid-19 debido al linaje BA.5 de Ómicron, junto con la imposibilidad de que las vacunas eviten la reinfección, ha hecho que las autoridades sanitarias se replanteen su estrategia con las dosis de refuerzo.

Los reguladores estadounidenses han recomendado cambiar el diseño de las vacunas en la producción de dosis de refuerzo para Ómicron. La investigación sobre la inmunidad, por la que mediante la exposición al virus se determina el nivel de protección de un individuo, ha abierto el debate sobre la composición de las vacunas.

Los inmunólogos afirman que, dos años después de estallar la pandemia, la gente ha adquirido varios tipos de inmunidad al virus, dependiendo de la cepa o cepas a las que hayan estado expuestos. "El efecto tiene más matices que 'cuantas más veces se tenga, menos protección se obtiene'", afirma Danny Altmann del Imperial College de Londres. "Es más útil considerarlo como un ajuste progresivo de un enorme repertorio. Algunas veces esto será beneficioso para la siguiente ola, otras no".

¿Qué es la huella inmunológica?

Cuando alguien se encuentra con el virus por primera vez, mediante infección o vacuna, el sistema inmune recuerda su respuesta inicial de una forma que normalmente debilita la respuesta a futuras variantes del mismo patógeno, pero a veces la refuerza. La proteína spike, que el virus usa para mezclarse con las células humanas, juegan un papel clave.

Variante Ómicron: el mundo tendrá que aprender a vivir con el Covid-19 este 2022

"Nuestro primer encuentro con el antígeno de la proteína spike, mediante infección o vacuna, da forma a nuestros sucesivos modelos de inmunidad mediante la huella inmunológica", afirma la profesora Rosemary Boyton, del Imperial College.

El modelo se ha observado ya en la gripe y en el virus del dengue, cuando se llamaba pecado original antígeno. Los estudios demuestran ahora que también se aplica al SARS-Cov-2, aunque los efectos son difíciles de concretar, según Altmann, que prefiere el término "huella inmunológica" a las connotaciones bíblicas del pecado original.

Un estudio del equipo de Imperial, publicado en la revista Science el mes pasado, muestra que la infección por Ómicron no tiene ningún efecto beneficioso sobre el sistema inmune -anticuerpos, células B o células T- entre las personas que han sido infectadas con las variantes anteriores del Sars-Cov-2.

"Ómicron está muy lejos de ser un recuerdo natural benigno, sino que evita la inmunidad sigilosamente", afirma Altmann.

Las vacunas actuales se diseñaron para el virus que surgió en Wuhan, China, hace más de dos años. Éstas retienen una alta protección contra la enfermedad grave y las hospitalizaciones, pero su eficacia contra la transmisión y la infección leve se desvanece rápidamente con Ómicron.

Entender el efecto de la huella inmunológica ayudará a las autoridades sanitarias a decidir qué vacunas usan en futuras campañas de vacunación. Boyton afirma que la huella inmunológica "tiene consecuencias importantes para el diseño de futuras vacunas y estrategias".

¿Ayuda la huella inmunológica a explicar las reinfecciones?

La mayoría de la población del mundo industrializado se ha infectado o vacunado contra el Covid. El Sondeo sobre Infección en Escuelas de Inglaterra, dirigido por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, revela datos que muestran que el 99% de los estudiantes de Secundaria dieron positivo en anticuerpos del Covid por infección natural.

Ómicron: cómo es la vida después de la variante según lo que pasó en Sudáfrica

En esta fase de la pandemia, la amplia mayoría de los casos de Covid son reinfecciones en personas cuyas defensas inmunes adquiridas mediante la vacuna o infecciones anteriores no funcionan contra los linajes de Ómicron BA.4 y BA.5.

Estas reinfecciones no son tan leves como la gente cree, afirma Ziyad Al-Aly, epidemiólogo clínico de la Universidad de Washington. Este investigador ha analizado los historiales de 34.000 pacientes con infecciones leves de Covid de la administración de veteranos de Estados Unidos, que presta servicios médicos a soldados retirados. El riesgo acumulado de un daño serio al corazón, el cerebro y los pulmones aumentó significativamente con cada reinfección.

En otro estudio, Al-Aly y sus colegas demostraron que, aunque las vacunas son buenas para evitar un Covid-19 grave, tienen una efectividad de sólo un 15% a la hora de evitar un Covid persistente, es decir, con síntomas que superan las 12 semanas o más tras el diagnóstico. "Contagiarse de Covid, incluso entre los vacunados, parece casi inevitable ahora mismo", afirma.

¿Cómo influyó la huella inmunológica en los debates sobre la vacuna?

Algunos antivacunas incluyen la huella inmunológica entre sus argumentos, y afirman que las vacunas son menos efectivas cuando el virus evoluciona, una objeción que los inmunólogos rechazan frontalmente.

Variante Ómicron y vacunas hacen que el Covid ahora sea menos mortal que la gripe en Inglaterra

"Aunque nuestros últimos hallazgos muestran una clara preocupación sobre la naturaleza de Ómicron, la vacuna sigue siendo efectiva contra la enfermedad severa", afirma Altmann.

Christian Drosten, un importante virólogo alemán, explica en una entrevista con Der Spiegel que ampliar el intervalo entre inyecciones podría reducir el impacto de la huella inmunológica. "Creo que el efecto de las vacunas mejora cuanto mayor es el intervalo entre una y otra", afirma. "Pero aún no se sabe cuánto debería durar ese intervalo".

¿Cómo ha afectado la diferente inmunidad a las decisiones sobre las vacunas?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma que las vacunas basadas en Ómicron serán beneficiosas porque ampliarán la protección contra las diferentes variantes. El comité asesor de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos ha votado a favor de incorporar material genético de Ómicron en las nuevas dosis.

Variante Ómicron: tiene menos riesgo de necesitar atención en hospital, qué dicen los últimos estudios

"Intentamos usar todos los datos y modelos de predicción para adelantarnos a un virus que está siendo muy astuto", afirma Peter Marks, director del Centro para la Evaluación e Investigación Biológica de la FDA.

La FDA recomienda incluir un componente de los linajes de Ómicron BA.4 y BA.5 en la campaña de otoño, pero la agencia no aconseja un cambio en las vacunas existentes para las primeras dosis.

Moderna y BioNTech/Pfizer han publicado datos que muestran que sus últimas versiones, dirigidas a Ómicron, producen una potente respuesta de anticuerpos contra la BA.4 y la BA.5. Sin embargo, algunos inmunólogos no están seguros de si serán más efectivas que recibir otra dosis de la vacuna original de Wuhan.

"Los modelos de inmunidad son cada vez más heterogéneos, complejos e impredecibles", afirma Said Boyton. "Esto hace que las razones para seguir adelante se basen en evidencias. El reto para la próxima generación de vacunas anti-Covid es diseñar aquellas que amplíen la respuesta inmune para proteger frente a futuras variantes".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios