Pandemia

Variante Ómicron y vacunas hacen que el Covid ahora sea menos mortal que la gripe en Inglaterra

El reciente aumento en las internaciones demuestra que la decisión de poner fin a las restricciones sigue entrañando riesgos.

Una combinación de altos niveles de inmunidad y la menor gravedad de la variante Ómicron ha hecho que el Covid-19 sea menos letal que la gripe para la gran mayoría de los habitantes de Inglaterra, según un análisis del Financial Times sobre datos oficiales.

Sin embargo, la rapidez con la que Ómicron infecta a las personas sigue haciendo que el número total de muertes de este invierno cuya causa subyacente era una enfermedad respiratoria principal ascienda a 9641 desde la primera semana de enero, un 50% más que en la temporada típica de gripe, a pesar de los menores niveles de reuniones sociales, según revelaron las cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales.

El alto grado de protección inmunitaria de la población inglesa mediante la vacunación y el contagio previo constituyó la base de las decisiones del gobierno para poner fin al autoaislamiento impuesto por la ley el mes pasado y reducir los test gratuitos a partir del 1 de abril, como parte del plan "vivir con Covid".

Variante Ómicron: Estados Unidos ya pasó la parte más "explosiva" de la pandemia, dice el principal asesor de Joe Biden

Sin embargo, los expertos afirmaron que el reciente aumento de los ingresos hospitalarios -posiblemente impulsado por la disminución de la precaución en el comportamiento tras la eliminación de las restricciones o la reducción de la protección del refuerzo para los grupos de mayor edad- puso de manifiesto el riesgo de la estrategia del Gobierno.

"¿Es Ómicron lo mismo que la gripe? No. Pero las vacunas han hecho que los riesgos para el individuo sean muy similares", afirmó el Dr. Raghib Ali, investigador clínico senior asociado en epidemiología de la Universidad de Cambridge, quien añadió que esto hacía "improbable" un "gran pico" de ingresos hospitalarios o muertes mientras Ómicron siguiera siendo la cepa dominante.

Según los cálculos del FT, por primera vez desde la pandemia, la proporción de personas infectadas por Covid-19 en Inglaterra que mueren ha descendido por debajo de la de la gripe estacional, que tiene una tasa de mortalidad por infección del 0,04%.

La tasa de mortalidad por contagio de Covid-19 se multiplicó por más de 10, pasando de algo más del 1% en enero de 2021 al 0,1% en julio, a medida que se desplegaba la campaña de vacunación en el Reino Unido, y la aparición de Ómicron supuso una reducción adicional del triple.

Por cada 100.000 infecciones de Ómicron, 35 resultarán mortales, mientras que el número equivalente de infecciones de gripe provocará 40 muertes, según los datos. Incluso entre los mayores de 80 años, donde una de cada 200 infecciones de Ómicron sigue provocando la muerte, esta cifra es ahora inferior a la del equivalente de la gripe.

Peter Openshaw, catedrático de medicina experimental del Imperial College de Londres, afirmó que la estrategia del Gobierno de tratar el Covid-19 de forma similar a la gripe, basándose en los mensajes de salud pública y en tests específicos, en lugar de en intervenciones de mayor envergadura, era "arriesgada", pero hasta ahora "había ido según el plan".

Ómicron: la OMS advierte que es muy pronto para tratar al Covid como endemia

"Si nuestra inmunidad se mantiene alta, la tasa de mortalidad por infección se mantendrá baja", dijo Openshaw. Pero añadió que, si la disminución de la inmunidad o una nueva variante causan problemas, "ahora tenemos retrasos incorporados al sistema". Y añadió: "Reducir las pruebas significa que se tardará en volver a ponerlas en marcha".

Downing Street dijo este miércoles: "Seguimos viendo la eficacia de las vacunas, y Ómicron parece ser más suave para la mayoría de la gente".

Tras bajar en los dos últimos meses desde el pico de la ola de Ómicron, los ingresos hospitalarios relacionados con Covid-19 están volviendo a aumentar en todo el Reino Unido. En Inglaterra se registraron 8153 ingresos en la semana hasta el 7 de marzo, un 21% más que la semana anterior.

COVID: cómo es la carrera por desarrollar una vacuna única para prevenir nuevas pandemias

Sin embargo, más de dos quintas partes de los pacientes con Covid-19 en los hospitales de Inglaterra están siendo tratados principalmente por otra causa, al haber dado positivo por casualidad en el momento del ingreso.

Las personas no vacunadas representaron el 15% de los ingresos de adultos en toda Inglaterra entre finales de enero y finales de febrero, según los datos de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, a pesar de que sólo representaban el 9% de la población adulta al comienzo del periodo.

Christina Pagel, catedrática de investigación operativa del University College de Londres y miembro del grupo de expertos científicos de Independent Sage, afirmó que la rápida transmisibilidad de Ómicron significaba que "la amenaza de Covid todavía no podía equipararse a la de la gripe". Esto era así especialmente porque la subvariante BA. 2, que es un 30% más infecciosa que la Ómicron original, era dominante en el Reino Unido, añadió Pagel.

Coronavirus: ¿dónde y cuándo se producirá la próxima pandemia?

Pagel atribuyó el reciente aumento de los ingresos hospitalarios a una mezcla de protección decreciente de las vacunas, la propagación de la BA. 2 y el fin de la mayoría de las medidas Covid-19, que dan al virus más posibilidades de infectar a las personas y causar enfermedades graves. "Me sorprendería mucho que tuviéramos una nueva ola masiva. No me sorprendería que acabáramos teniendo lo que tuvimos con Delta, donde nos quedamos estancados en una meseta alta durante meses y meses", predijo.

A pesar de que la vacunación atenuó la letalidad de Ómicron, su rápida propagación hizo que el número total de muertes cuya causa subyacente era Covid-19, gripe o neumonía fuera un 50% mayor desde que Ómicron se instaló a principios de diciembre que en el mismo periodo durante una temporada de gripe típica. El total de muertes por enfermedades respiratorias también fue un 30% más alto que incluso durante temporadas de gripe históricamente malas, como 2014-15 y 2017-18.

Esto representa una fuerte reducción en comparación con la ola de variantes Alfa del invierno anterior, cuando se produjeron alrededor de siete veces más muertes causadas por cualquiera de las tres infecciones respiratorias, pero no obstante demuestra que el coronavirus sigue contribuyendo a la carga de enfermedad invernal.

Sin embargo, Ali, de la Universidad de Cambridge, afirmó que ahora que el riesgo de Covid-19 y la gripe están "en el mismo nivel", es "razonable" que el gobierno "encuentre el equilibrio adecuado entre la preservación de las libertades de las personas y la protección de los más vulnerables".

El profesor Julian Hiscox, catedrático de Infecciones y Salud Global de la Universidad de Liverpool, advirtió contra la "autocomplacencia" por la reducción de la amenaza de Covid, y añadió que la oferta de un refuerzo adicional en primavera debería ampliarse de sólo los mayores de 75 años y las personas inmunodeprimidas a todos los mayores de 50 años.

"Queremos evitar titubear con el refuerzo adicional ahora y que luego nos encuentre desprevenidos", dijo Hiscox, quien advirtió que "todo esto podría ser académico si aparece una nueva variante".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios