Premier League: cómo son los planes del gobierno para una "reforma radical" del fútbol inglés

La secretaria de Cultura respaldó los planes de un regulador independiente para supervisar el juego.

El gobierno británico respaldó el jueves una "reforma radical" del fútbol inglés, con un nuevo regulador independiente que modificaría la gobernanza y la supervisión financiera del deporte.

Tras una revisión del deporte, Nadine Dorries, la secretaria de Cultura, se comprometió a trabajar "a buen ritmo" para introducir un nuevo regulador que sustituya la autoridad de los organismos existentes, como la Asociación de Fútbol (FA, por sus siglas en inglés), el organismo rector nacional, y la Premier League, la máxima categoría del fútbol inglés.

Personalidades influyentes del fútbol, como el grupo de campaña dirigido por David Bernstein, expresidente de la FA, y Gary Neville, comentarista y ex jugador del Manchester United, han respaldado los planes, pero el director ejecutivo de un club de la Premier League rechazó la recomendación de redistribuir más fondos a las ligas inferiores.

Lionel Messi: el mago tímido del fútbol que arrasó al Barça y ahora es ídolo del PSG

La revisión, presidida por la diputada conservadora y exministra de Deportes Tracey Crouch, pedía que el regulador tuviera poderes para bloquear el cambio de propiedad de los clubes, dar a los fans el derecho de veto sobre las decisiones clave y redistribuir los fondos de la Premier League a las ligas inferiores mediante la imposición de una tasa sobre los pases de jugadores en la máxima categoría.

En una declaración ministerial, Dorries dijo: "La principal recomendación de la revisión es clara, y el Gobierno decide respaldarla en principio hoy: que el fútbol requiere un regulador fuerte e independiente para asegurar el futuro de nuestro juego nacional".

Crouch le dijo al Financial Times que el paquete de 10 recomendaciones estratégicas y 47 recomendaciones detalladas era "holístico" y debía aplicarse en su totalidad para que el fútbol fuera financieramente sostenible. El Gobierno estudiará las conclusiones y dará una respuesta completa en la primavera [boreal] de 2022.

El Manchester United se quedó a Cristiano Ronaldo, ¿pero puede pagarlo?

La revisión "dirigida por los aficionados" fue impulsada por las crisis que han sacudido el deporte: el colapso del club de fútbol Bury en 2019; los planes frustrados de seis de los principales clubes de la Premier League para unirse a una Superliga Europea a principios de este año; y el impacto del coronavirus, que provocó un déficit de ingresos de 2000 millones de libras [u$s 2,6 mil millones] en todo el deporte en Inglaterra.

En relación con estas dificultades, Dorries afirmó que "la actual supervisión del fútbol no está a la altura" de los problemas financieros del deporte.

El grupo de campaña Our Beautiful Game, dirigido por Bernstein y del que Neville es miembro, dijo que el "juego no merece nada menos" que una supervisión independiente.

"La parte crítica es ahora", dijo Neville, que apoya las recomendaciones del informe. "Hay una parte difícil que se ha hecho. No es un jonrón. Esto tiene que pasar por el parlamento para asegurarse de que se implementa y si se implementa es un momento histórico para el juego".

Bernstein añadió: "Si realmente valoramos esta pirámide, una pirámide no funciona tan bien si la base se derrumba. [La Premier League] se beneficiará de una liga de fútbol fuerte: es en interés del país y de la Premier League".

La FA también vio con satisfacción la publicación y la Premier League reconoció "la necesidad de algún tipo de regulación independiente", pero ambas declinaron comentar el respaldo del Gobierno a la revisión.

Sin embargo, Christian Purslow, director ejecutivo del Aston Villa, de la Premier League, declaró en el programa Today de la BBC que el Gobierno se arriesgaba a "matar la gallina de los huevos de oro si regulamos en exceso una operación financiera y comercial de gran éxito", afirmando que la liga ya se había comprometido a redistribuir 1600 millones de libras [u$s 2,1 mil millones] en los próximos tres años.

También rechazó las afirmaciones de que un regulador independiente habría bloqueado la controvertida adquisición del Newcastle United por parte de un grupo inversor dirigido por Arabia Saudita, dado que "la política de nuestro gobierno es que Arabia Saudita es un aliado con el que tenemos amplias relaciones comerciales".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios