Por qué no hay que confiar en los pronósticos de recesión para 2023

La previsión de consenso sobre la recesión para el próximo año corre el riesgo de ser complaciente. Es preferible planificar un abanico de resultados a confiar en una predicción inestable.

Se podría pensar que, tras el escarmiento que supuso la llamada inflación transitoria del año pasado, los pronósticos de consenso serían más flexibles a la hora de describir la recesión estadounidense que ven venir en 2023.

Sin embargo, afirman con confianza que esta recesión será "corta y poco profunda" y animan de nuevo a " observar" un desarrollo importante. Me preocupa que esto pueda constituir una repetición de las trampas analíticas y de comportamiento que protagonizaron la malograda inflación del año pasado y cuyas consecuencias aún no hemos dejado atrás.

En esta columna no pretendo predecir una recesión. De hecho, aunque considero que el riesgo es incómodamente alto, no estoy convencido de que sea un hecho como varios prevén. Tampoco estoy pronosticando cómo podría ser esa recesión. Más bien, escribo para advertir sobre las trampas que socavan las últimas previsiones de consenso.

Wall Street: por qué los inversores se mantienen cautelosos a pesar del repunte de las acciones

No cabe duda de que el pronóstico "corto y superficial" tiene algunas cosas a su favor. El mercado laboral es fuerte, con un número todavía considerable de vacantes que actúan como amortiguadores que aíslan el empleo de la caída del crecimiento. Los balances del sector privado son relativamente fuertes, con una reserva de ahorro todavía alta que protege el consumo de los hogares, las empresas que disponen de efectivo y vencimientos de deuda que ya han expirado. Y el sistema bancario es menos propenso a actuar de forma procíclica, dada la solidez de sus balances, sus mejores ingresos netos gracias a unos márgenes de interés más favorables y la escasa morosidad de las empresas.

Todo esto sugiere que el sector privado no será el amplificador y prolongador de una recesión. Algunos sostienen que lo mismo puede decirse del sector público, ya que una tasa de inflación en rápido descenso permitiría a la Reserva Federal reducir y luego pausar sus subas de tasas. Mientras tanto, una austeridad presupuestaria significativa para combatir la elevada deuda pública se ve imposibilitada por un Congreso dividido.

Todos estos son argumentos válidos. Pero no son determinantes. Lo que es cierto para la economía en su conjunto dista mucho de ser igual para el conjunto de la población. Las personas y empresas más vulnerables ya han agotado sus ahorros, se enfrentan a oportunidades de ingresos más limitadas y tienen menos acceso al crédito de bajo costo. Su impacto perjudicial en el crecimiento no es fácilmente compensado por los más acomodados.

Aunque la inflación bajará en los próximos meses, es probable que veamos una rigidez de las tasas en torno al 4%. Hay muchas razones para ello, desde los salarios hasta la naturaleza cambiante de la globalización, pasando por el impacto plurianual de la reconexión de las cadenas de suministro y la transición energética. Esta es una situación complicada para la Reserva Federal. Se ve agravada por el hecho de que no sólo está gestionando un dilema de crecimiento/inflación a corto plazo que se hace más incierto por los efectos retardados de las subas de tasas de interés, fuertemente concentradas al principio, y la contracción de la oferta monetaria. La Fed se enfrenta a un trilema que también afecta a la estabilidad financiera.

Aunque la política fiscal no dará un giro brusco hacia la austeridad en un sentido absoluto, será contractiva en términos relativos. Las finanzas se verán igualmente afectadas: la cautela de los bancos a la hora de conceder préstamos se verá probablemente amplificada por la compresión de la liquidez y la mayor aversión al riesgo entre las entidades no bancarias.

También hay que tener en cuenta el aspecto global. Estados Unidos no es la única economía importante que se enfrenta a una desaceleración del crecimiento. Europa ya está en recesión y China sigue frenada por su política de Covid Cero. También está la desafiante salida de Japón del control de la curva de rendimiento. Todo ello en un momento en que los modelos de crecimiento necesitan una importante renovación.

Las grietas en el mercado de bonos del Tesoro de Estados Unidos

Estas contracciones simultáneas del crecimiento abren la puerta a bucles de retroalimentación viciosos, acentuando la necesidad de una mayor humildad a la hora de predecir lo que está por venir. Lo mismo ocurre con las consideraciones de comportamiento.

Cuando las noticias nos sacan de nuestra zona de confort, nuestros prejuicios suelen actuar para que la noticia sea menos inquietante. La versión del año pasado de esto para los pronosticadores de consenso se redujo a "sí, tenemos una alta inflación pero, no se preocupen, es transitoria". La versión de este año es "sí, nos enfrentamos a una recesión, pero no se preocupen, será corta y poco profunda".

Tanto los factores analíticos como los comportamentales sugieren que debemos ser cautelosos con la afirmación de consenso "corta y superficial". Las empresas, los gobiernos, los hogares y los inversores en renta variable deberían planificar con la vista puesta en una serie de posibles resultados, sin que uno solo domine como línea base. Esta fluidez exige salvaguardar en lo posible los errores políticos, los pasos en falso de las empresas y los accidentes del mercado.

La planificación de escenarios para una gama más amplia de posibles resultados es un trabajo duro y lleva tiempo, y gran parte acabará siendo redundante. Sin embargo, apostar en base a una previsión de consenso inestable podría resultar mucho más perjudicial.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.