Por el avance de China, la Unión Europea tiene miedo de perder influencia en América Latina: ¿cómo afecta el acuerdo con el Mercosur?

Bruselas está esperando el resultado de las elecciones presidenciales en Brasil, insistiendo en que Brasilia firme un compromiso separado para proteger la Amazonia, antes de ratificar el acuerdo

La presidenta de la Comisión Europea prometió una política comercial reforzada para combatir la influencia mundial de China. Pero Ursula von der Leyen no mencionó el paralizado pacto comercial con el Mercosur, el mayor bloque de América latina.

En su intervención de septiembre, von der Leyen dijo que enviaría los acuerdos comerciales con México, Chile y Nueva Zelanda para su ratificación por el Parlamento Europeo y los Estados miembros, y que seguiría las conversaciones con Australia e India. Pero el amplio pacto de 2019 con el bloque sudamericano fue ignorado. El bloque incluye a Brasil y Argentina, dos de las mayores economías de una región en la que el comercio y las inversiones chinas han crecido considerablemente en las últimas dos décadas.

Bruselas está esperando el resultado de las elecciones presidenciales en Brasil, insistiendo en que Brasilia firme un compromiso separado para proteger la Amazonia, antes de ratificar el acuerdo del Mercosur.

Lula prometió aprobar el tratado UE-Mercosur si gana la presidencia: qué tan cerca está de lograrlo y cuál es la postura argentina

Pero la falta de avances preocupa a Josep Borrell, responsable de la política exterior de la Unión Europea. En julio, el español preparó un documento confidencial para los ministros de Relaciones Exteriores, visto por el Financial Times, en el que se planteaba la necesidad de dar un "salto cualitativo en las relaciones" con América latina y el Caribe en un plazo de 18 meses.

El informe advirtió sobre la "sensación de desconexión de la Unión Europea". La incapacidad de completar los acuerdos comerciales "socavó la credibilidad de la Unión Europea", mientras que "la presencia e influencia de China en la región ha aumentado exponencialmente".

Aunque Lula suele favorecer el estrechamiento de los lazos con la Unión Europea, uno de sus aliados cercanos le dijo al FT que un nuevo gobierno de Lula intentaría renegociar partes del acuerdo del Mercosur.

Lula considera que la asociación con la Unión Europea es "estratégica para Brasil y para América latina", dijo Celso Amorim, su ministro de Relaciones Exteriores durante ese período.

Sin embargo, Amorim, que ha asesorado a Lula en materia de política exterior tras su mandato, dijo que un gobierno de Lula probablemente "querría algunos ajustes" en el texto del pacto y que le preocupaban aspectos como la protección de la propiedad intelectual y la contratación pública. "Queremos estar seguros de que nada impide el desarrollo técnico o industrial de Brasil", dijo. "No queremos seguir siendo sólo un productor de materias primas".

Cualquier cambio tendría que ser acordado por los socios de Brasil en el Mercosur -Argentina, Uruguay y Paraguay- así como por los 27 Estados miembros de la Unión Europea.

Cómo las negociaciones por el acuerdo comercial entre Uruguay y China amenazan al Mercosur

Un gobierno de Lula, añadió Amorim, estaría abierto a los cambios que quieren los europeos para reforzar las disposiciones sobre el clima y los derechos humanos "siempre y cuando que esto no interfiera con la soberanía brasileña".

En agosto pasado, Lula sugirió que el tratado UE-Mercosur era desfavorable para Brasil en algunas áreas. "Las negociaciones deben ser algo en lo que todos ganen... lo que queremos en la discusión con Europa es no ceder en nuestro interés por reindustrializar Brasil", les dijo a periodistas extranjeros.

Pero un funcionario de la Unión Europea dijo que reabrir un acuerdo que tardó años en concluirse sería una "pesadilla", especialmente porque muchos Estados miembros se han vuelto más reacios a firmar nuevos acuerdos comerciales desde 2019.

"África ya está alquilada a China porque han sido más estratégicos que las democracias. No podemos permitir que ocurra lo mismo con América latina", dijo un funcionario de la Unión Europea.

"La asociación estratégica que forjamos con la Unión Europea ha estado inactiva. América latina está fuera del mapa para la Unión Europea", dijo Pedro Miguel da Costa e Silva, embajador de Brasil ante la Unión Europea.

El estancamiento del acuerdo no es el único impedimento en las relaciones comerciales de la UE con América latina.

Un acuerdo comercial y de asociación con México lleva cuatro años sin ser ratificado debido a la preocupación de Europa por los derechos medioambientales y laborales. El trato con Chile sigue a la espera de la firma después de que Francia bloqueara el acuerdo debido a la preocupación de los agricultores franceses por el aumento de las importaciones de pollo.

El Mercosur y la Unión Europea reanudan el debate para cerrar el acuerdo este año

El Comisario de Comercio de la Unión Europea, Valdis Dombrovskis, viajará a América latina este año. Un funcionario de la Unión Europea, que habló bajo condición de anonimato, dijo que la guerra en Ucrania había demostrado que la Unión Europea necesitaba una gama más amplia de aliados, especialmente los países democráticos de América latina.

"Si se quiere ganar votos en la ONU no se puede depender solamente de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur y Japón", dijo. "Necesitamos trabajar con muchos más países".

América latina, una gran productora de cobre y litio, es también una fuente de minerales vitales para la transición energética verde de la Unión Europea.

El Mercosur en crisis: los acuerdos bilaterales de Uruguay

"África ya está alquilada a China porque han sido más estratégicos que las democracias. No podemos permitir que ocurra lo mismo con América latina", dijo el funcionario.

Javi López, socialista español que preside la delegación del Parlamento Europeo para América latina, afirmó que una victoria electoral de Lula sería una oportunidad vital para forjar mejores relaciones.

"Somos buenos amigos, pero tenemos que invertir tiempo y capital político si queremos ser aliados", dijo, y añadió que hacía siete años que no había una cumbre entre la Unión Europea y América latina.

"La Amazonia se está utilizando como excusa para detener el comercio. Algunos países de la Unión Europea están protegiendo sus industrias agrícolas".

La Comisión dijo que los acuerdos con México y Chile podrían presentarse para su ratificación a los Estados miembros y al Parlamento Europeo este año. En cuanto al pacto del Mercosur, añadió: "Esperamos colaborar con las autoridades brasileñas, así como con los demás países del Mercosur, para llevar a buen término el proceso en curso".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios