Después de la batalla por el streaming, Netflix y Amazon ahora compiten por los videojuegos

El sector es lucrativo pero de difícil acceso y su desarrollo requiere diferentes infraestructuras y talentos.

Se ha abierto un nuevo frente en la batalla por dominar el entretenimiento digital. Netflix anunció a principios de este verano que incursionaría en los videojuegos. En septiembre adquirió el desarrollador de juegos Night School Studio por una suma no revelada. Amazon, que ha invertido cientos de millones de dólares en juegos, tuvo por fin un éxito con el nuevo juego en línea, New World.

La industria de los videojuegos se ha convertido en una de las formas de entretenimiento más populares y lucrativas del mundo. El año pasado, los videojuegos generaron unos ingresos mundiales de casi u$s 178.000 millones, según Newzoo, un grupo de investigación de mercado. Se prevé que esta cifra supere los u$s 200.000 millones en 2023.

Para Amazon y Netflix, añadir juegos a sus plataformas podría atraer más suscriptores. O, al menos, disuadir a los existentes de irse. Tras un salto de usuarios inducido por la pandemia, Netflix perdió 430.000 suscriptores en Estados Unidos y Canadá en el segundo trimestre. Recuperó algunos de ellos en el tercer trimestre. Netflix ha dicho en el pasado que en la "economía de la atención" compite con los videojuegos tanto como con los servicios de streaming rivales.

¿El bitcoin es un activo real?

Pero los juegos son un mercado difícil de entrar. Por cada éxito de taquilla como Minecraft o Fortnite hay miles de fracasos. Netflix espera aprovechar el éxito de series como Stranger Things para convertirlas en éxitos de videojuegos. Pero los buenos juegos necesitan algo más que nombres reconocibles. El desarrollo requiere una infraestructura y unos talentos diferentes.

Sólo hay que preguntarle a Disney. El gigante del entretenimiento cerró su estudio de juegos en 2016 y pasó a un modelo de licencias. Amazon -cuyo impulso a los juegos incluye la adquisición de Twitch, un servicio de streaming de vídeo de casi u$s 1000 millones, y el lanzamiento del servicio de streaming de juegos Luna- canceló o puso fin a al menos cuatro videojuegos antes de New World.

Escándalo en Facebook: cuatro revelaciones sobre los memos filtrados de la empresa

Los fabricantes establecidos, como Nintendo, Sony y Microsoft, ganan dinero con la venta de juegos y consolas. Los juegos gratuitos para celulares, como Roblox y Fortnite, hacen que los usuarios realicen compras dentro del juego. El plan de Netflix es añadir juegos gratis para atraer más suscriptores.

Puede que los beneficios no estén en hacer juegos en absoluto. Apple y Google venden y distribuyen juegos desde sus tiendas de aplicaciones y se llevan hasta el 30% de cada venta. No es de extrañar que los fabricantes de juegos estén más preocupados por los intermediarios que por los nuevos participantes.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios