FINANCIAL TIMES

Los inversores se trasladan a India tras la "ruptura tecnológica" en China

Se espera que la salida a Bolsa de Paytm por un valor de US$ 2.500 millones sea la oferta pública inicial más grande de la historia de India. ¿Pero, está ya el sector startup sobrecalentado?

En 2011, Vijay Shekhar Sharma, un empresario indio de 33 años, vio al fundador de Alibaba, Jack Ma, hablar en Hong Kong. "No sabía que mi vida cambiaría en esa conferencia", dijo Sharma más tarde. "Me interesé por completo en China, Alibaba y Jack". Tres años después, Sharma viajó a China para conocer a su héroe, se tomó una selfie con él y se llevó la primera de varias inversiones de Alibaba. El grupo chino de comercio electrónico y tecnología financiera pasó a inyectar cientos de millones de dólares en Paytm, la startup de rápido crecimiento de Sharma, acumulando hasta un 30 por ciento de participación en la compañía de pagos india.

Martín Guzmán se trae de Brasil un acuerdo clave para pasar el invierno

Paytm ahora está lista, se estima, para cotizar en US$ 2.500 millones, la mayor oferta pública inicial de India. Es la prueba más grande hasta la fecha respecto a si las empresas startup de India pueden recrear el éxito de una generación de grupos tecnológicos chinos que rehicieron el mercado de valores de su país y proporcionaron las rutas de salida que los inversores necesitan para tener confianza en el mercado. El debut en acciones del grupo se produce un año después de que los reguladores chinos arruinaran la oferta pública inicial de US$ 37.000 millones de Ant Group, el brazo de tecnología financiera de Alibaba y el mayor inversor de Paytm. Esto marcó el comienzo de una implacable represión contra las empresas de tecnología de todos los sectores, desde la educación hasta los servicios de entrega, eliminando miles de millones del mercado de valores y ahuyentando a los inversores.

El último año fue determinante para las empresas de India.

India, durante mucho tiempo un mercado asiático prometedor pero siempre como segunda opción para los inversores, se ha convertido en uno de los principales beneficios de la divergencia de fortunas entre los sectores tecnológicos de los dos países. Esto, junto con la amplia liquidez global y la rápida adopción de internet, ha impulsado una corrida alcista en el mercado público y privado en India. China "había succionado el aire en términos de atención y enfoque de los inversores", dice Timothy Moe, estratega jefe de acciones de Asia-Pacífico de Goldman Sachs. "Pero debido a que China está en ebullición, ha acelerado la atención de los inversores en alternativas como India".

"El listón para invertir en China, público o privado, es más alto", agrega un socio de una firma extranjera de capital de riesgo. "India será un beneficiario", agrega. Por cada dólar invertido en tecnología china en el trimestre que finalizó en septiembre, US$ 1,50 se destinaron a India, según el Asian Venture Capital Journal. El índice bursátil de referencia Sensex de la India ha subido un 25 por ciento este año, el de mejor desempeño entre las grandes economías de Asia, mientras que el índice compuesto de Shanghái y China se mantuvo plano durante el mismo período.

El Financial Times se contactó con varios inversores que habían desviado fondos de China a India y otros lugares, pero se negaron a hablar oficialmente debido a que todavía tienen participaciones y clientes en China.

"Se trata de pensar dónde se mira, cómo jugar en los diferentes mercados", dice Kabir Narang, socio de B Capital Group, una firma de inversión activa en Asia. "Creo que todos en el mundo durante los últimos 6 a 12 meses se han ajustado a la acción regulatoria en China", agrega. No está claro cuánto tiempo durará el entusiasmo adicional de los inversores por la tecnología india. Se teme que los pujantes mercados tecnológicos del país estén sobrecalentados, ya que la competencia para comprar participaciones infla las valoraciones y deja a las empresas y los inversores minoristas vulnerables a las correcciones.

Los escépticos ven a Ant, y a Paytm (respaldada por SoftBank) -cuyos negocios deficitarios han luchado con dificultad contra Google y Flipkart de Walmart-, como una prueba de hasta qué punto los inversores aceptarán la exageración publicitaria. Su oferta de acciones no atrajo tanta demanda como otras OPI recientes tales como Zomato, algo que los analistas atribuyeron a su valoración de US$ 20.000 millones y a su dura competencia. "Estas OPI tecnológicas de la nueva era no son dinero de crecimiento. Son dinero de salida, lo que permite a los inversores vender", dice Anurag Singh, socio gerente del fondo de cobertura Ansid Capital, que no ha invertido en las recientes OPI. "Los mismos sospechosos habituales: SoftBank, Alibaba... buscan una salida inteligente y la sincronizan a la perfección".

"Este es el momento de la India"

La eliminación de la OPI de Ant por parte de las autoridades chinas el año pasado se convirtió en una tormenta de cambios regulatorios y sondeos corregidos en todo, desde frenar el comportamiento monopolístico hasta la privacidad de los datos y la distribución de la riqueza. El poderoso Ma, así como los campeones nacionales como Tencent y Meituan, la plataforma de compras, quedaron atrapados.

Si bien la represión se ha desacelerado, la amenaza de restricciones todavía se cierne sobre muchas empresas chinas. Ant Group, por ejemplo, no ha revivido de su hundida salida a bolsa. También es incierto el destino de Didi Chuxing, la principal aplicación de transporte privado de China y otra víctima de alto perfil. Dos días después de la exitosa salida pública de Didi en la Bolsa de Valores de Nueva York en junio, los reguladores chinos anunciaron una investigación sobre la seguridad de los datos de la compañía, eliminando una quinta parte de su valor de mercado. La investigación continúa y el precio de las acciones de Didi languidece más de un 40 por ciento por debajo del precio de oferta.

Los inversores ahora están reasignando su capital debido a los desarrollos "no lineales" en China, dice Nick Xiao, director ejecutivo de la división de Hong Kong del administrador de patrimonio chino Hywin. Los fondos recaudados por empresas emergentes de tecnología a través de cotizaciones públicas en China continental están en camino de sufrir la primera caída anual en siete años, mientras que las cotizaciones tecnológicas en India han recaudado hasta ahora US$ 2.600 millones en 2021, un aumento del 550 por ciento en comparación con el total del año pasado. China aún lidera en términos de cantidad de acuerdos en el mercado privado, una brecha que refleja su ventaja en el fomento de un sector tecnológico de cosecha propia, pero las tasas de crecimiento de India lo han superado este año. Los acuerdos intermedios en India para el trimestre hasta finales de septiembre aumentaron un 93 por ciento con respecto al 2020, en comparación con una caída del tres por ciento en China, según la consultora Inteligencia de capital riesgo y capital privado de Asia (AVCJ, por sus siglas en inglés).

Si bien el sudeste asiático también se ha beneficiado del cambio, el tamaño de la India la ha convertido en una alternativa natural. "India está captando la atención de casi todo el mundo", dice Xiao. "Cuando hablo con nuestros clientes globales de family office, puedo ver esta tendencia".

El BCRA libera más dólares para importaciones pero habrá que cumplir ciertas condiciones

Hywin lanzó recientemente un fondo mundial de atención médica con la misión de analizar países, incluida la India. Muchos de sus clientes están ganando exposición al país, incluso a través de acciones, añade Xiao. La situación de Didi contrastó con la cotización de julio en la India de Zomato, un grupo de entrega de alimentos y la primera de las empresas tecnológicas que operan a pérdida en el país que cotiza en bolsa. A pesar del escepticismo sobre su quema de efectivo y su camino incierto hacia la rentabilidad, las acciones de Zomato se han duplicado desde su precio de emisión a una valuación de US$ 15.000 millones. Esto ha demostrado "los medios y la capacidad de los mercados de capitales indios para ofrecer una plataforma para empresas de tecnología esencialmente deficitarias", dice Karam Daulet-Singh, socio gerente de Touchstone Partners, que asesora a inversores extranjeros. "Esta vez, el año pasado, el santo grial era una cotización en el extranjero, un SPAC, y tal vez incluso un [inversor] estratégico que comprara la empresa directamente".

Daulet-Singh agrega que las tendencias nacionales atraerían inversores independientemente de los eventos en otros lugares. "La represión regulatoria que China ha emprendido durante los últimos 12 meses ha empujado a los inversores a mirar a India de manera más favorable", dice. "Pero no se trata solo de empujar, también hay atracción. El tirón es la rápida digitalización que está teniendo lugar [en India]". Si bien las empresas que figuran en la lista de la "nueva economía" representan el 60 por ciento del índice MSCI de China, representan solo el cinco por ciento del índice de India, según Goldman Sachs.

Otras empresas han seguido a Zomato. Las acciones de Nykaa, un grupo de comercio electrónico de cosméticos y productos de belleza, casi duplicaron su precio de emisión después de su debut en noviembre. Oyo, el grupo hotelero respaldado por SoftBank que se vio obligado a reducir el tamaño de su negocio para no "quemar" todo el efectivo, quiere recaudar US$1.100 millones a través de una cotización. Ola, la compañía de viajes compartidos que intenta diversificarse en la fabricación de vehículos eléctricos, planea presentar un prospecto en los próximos meses y recaudar hasta US$ 2.000 millones, según personas familiarizadas con el asunto.

"En cierto modo, este es el momento de la India de llegar al escenario mundial", dice Bhavish Aggarwal, director ejecutivo de Ola. "Verán una gran cantidad de creación de valor proveniente de la India".

Pero los inversores advierten que el mercado es vulnerable si la cotización de la cartera de empresas altamente valoradas que operan a pérdidas tiene problemas para cumplir con las altas expectativas de los inversores, especialmente si esas empresas no demuestran que pueden obtener beneficios. Las pérdidas de Zomato en el trimestre hasta finales de septiembre casi se duplicaron y llegaron a 4.400 millones de rupias, aunque sus acciones siguieron subiendo.

"Paytm, Zomato, Oyo: estas empresas pierden mucho debido a su madurez y al hecho de que sus ingresos no son enormes", dice Jeffrey Lee Funk, consultor de tecnología. El problema no se limita a la India, agrega. "Todos los países tienen el problema de las startups sobrevaloradas" gracias a la abundancia de capital privado global. Paytm, en particular, será vigilado de cerca. Se está posicionando como la respuesta de la India a las "superaplicaciones" chinas como Ant, que cubren todo, desde pagos digitales hasta seguros. Y aunque se ha expandido furiosamente a sectores tan diversos como los pasajes de avión y los juegos de celular, las grandes apuestas en el comercio electrónico y las carteras digitales fracasaron. Perdió cuota de mercado de pagos móviles frente a Google y PhonePe de Flipkart, que crecían apoyados en la tecnología de Interfaz de Pagos Unificados de la India. Promociona una base de usuarios de 330 millones de cuentas, pero solo el 15 por ciento de ellas realiza transacciones en un mes cualquiera.

Si bien los brokers alcistas argumentan que Paytm está bien posicionado para aprovechar el crecimiento de la tecnología financiera india, otros dicen que la compañía ofrece poco para justificar una valuación de 43 veces el precio de sus ventas, que han caído desde 2019. Sharma, Ant y SoftBank están vendiendo partes de sus participaciones. Y aunque la demanda de su oferta de acciones superó la oferta en 1,9 veces, estuvo 38 veces por detrás para Zomato y más de 80 veces de Nykaa.

"La economía digital se trata de que el ganador se lo lleve todo. La gente recuerda al primer lugar y al segundo. El tercero desaparece en el olvido. Paytm está en un distante tercer lugar", dice Singh de Ansid. "Es fácil decir que intento ser una superaplicación. El historial dice que no ha funcionado en ninguna parte".

¿Territorio de burbujas?

India está preparada para superar a China como el país más poblado del mundo en los próximos años. Tiene 375 millones de miembros de la Generación Z, nacidos entre 1996 y 2010, en comparación con alrededor de 250 millones en China, según EY. La penetración de Internet de menos del 60 por ciento se mantiene muy por debajo de China, según Goldman Sachs, dejando espacio para el crecimiento. Este potencial demográfico ha ayudado a los inversores a soportar valuaciones muy altas. Y los empresarios indios dicen que nunca han visto tanta competencia por los acuerdos. Vikram Chopra, director ejecutivo del vendedor de vehículos usados en internet Cars24, dice que una ronda de recaudación de US$ 450 millones de SoftBank y Tencent en septiembre junto tres veces la totalidad de subscripciones.

La plataforma de análisis Venture Intelligence dice que 35 startups indias se han convertido en "unicornios" con un valor de más US$ 1.000 millones este año, más que todos los años desde 2013 juntos. El nuevo participante más joven fue Apna, una plataforma de búsqueda de empleo fundada hace menos de dos años, que fue valorada en más de US$ 1.000 millones después de una ronda de recaudación de fondos en septiembre que involucró a Tiger Global y Sequoia Capital de Silicon Valley.

Lobbying: algo más que buenas prácticas

Sin embargo, esta inflación en las valoraciones está disuadiendo a algunos inversores preocupados por el sobrecalentamiento. "Es mucho más caro India de lo que solía ser. Invertí en unas 50 o 60 empresas emergentes en India, pero ahora es más probable que vaya a Pakistán o Bangladesh", dice William Bao Bean, socio general con sede en Shanghái del fondo global de capital riesgo SOSV.

"Estoy muy preocupado", dice otro inversor de un fondo de capital de riesgo extranjero, advirtiendo que el mercado indio se estaba convirtiendo en una "burbuja". "Da mucho miedo. Una valuación de US$ 1.000 millones no tiene sentido hoy. No significa que la empresa tenga algo resuelto".

Muchos inversores aún no han visto ningún retorno. Cars24 registró un rendimiento del capital invertido del 53 por ciento negativo en el año que finalizó en marzo de 2020, según muestran los últimos detalles financieros disponibles de la Autoridad Reguladora Corporativa y Contable de Singapur.

Udaan, una empresa de comercio electrónico cuyos inversores incluyen Lightspeed de Silicon Valley, informó un rendimiento sobre el capital invertido de 80 por ciento negativo durante el mismo período. Las posibles empresas vinculadas a la OPI en India tuvieron un ratio precio-ventas promedio de más de 21 durante los últimos tres años, según Goldman, en comparación con las tres del índice Nifty más amplio.

India "está más valorada que China en la misma etapa", dice Moe. "En India hubo más gestación en el mercado privado antes de que las cosas se hicieran públicas. Eso podría significar que el punto de partida para los inversores del sector público no es tan ventajoso". A pesar de todo su potencial, el poder adquisitivo en India sigue estando muy por detrás de China y el producto interno bruto per cápita de menos de US$ 2.000 es menos de una quinta parte del de su vecino.

Algunos analistas también advierten que la narrativa en torno a la escala puede ser exagerada. A pesar de la población de 1.400 millones de India, las estimaciones de tamaño para el tipo de consumidores ricos y con conocimientos digitales que se derraman en servicios tecnológicos ascienden a decenas de millones. Si bien la impredecible represión tecnológica de China destacó la estabilidad comparativa de India, los inversores enfrentan sus propios riesgos. La reputación de inversión de India se ha visto históricamente dañada por políticas controvertidas como una enmienda fiscal retrospectiva ahora descartada que se utiliza para perseguir miles de millones de los fondos de inversores extranjeros.

El dinero extranjero está llegando a sectores que operan en áreas grises regulatorias, desde préstamos en línea hasta criptomonedas, que han sido amenazadas con prohibiciones. Las aplicaciones de deportes de fantasía, muy populares entre inversores y usuarios por igual, ofrecen la posibilidad de apostar dinero real en partidos de cricket a pesar de los repetidos desafíos legales sobre su supuesta similitud con las apuestas deportivas prohibidas.

En octubre, Dream11, la empresa de la cartera de Tiger Global, suspendió sus operaciones en el estado de Karnataka, uno de sus mercados más importantes, tras una denuncia policial por la prohibición estatal de los juegos de azar. Los inversores y analistas dicen que la presión regulatoria podría aumentar a medida que los sectores comiencen a manejar mayores sumas de dinero de los usuarios. "Hay algunos sectores en los que el gobierno no tiene una postura clara, siendo las criptomonedas un ejemplo", dice Neha Singh, cofundadora de Tracxn, la plataforma de datos. Pero, agrega, los inversores optimistas parecen indiferentes. Si bien "los inversores no estaban seguros antes de si invertir en un sector, eso no parece ser una preocupación en la actualidad".

Larry Illg, el alto ejecutivo de Prosus, el brazo de inversión de Naspers de Sudáfrica, el grupo de Internet, dice que las empresas indias podrían enfrentar reveses regulatorios, pero sigue siendo optimista. "¿Va a ser una línea recta? No. Va a estar lleno de baches. Tomamos ese tipo de horizonte en nuestras inversiones."Si lo que busca es previsibilidad, [el capital de riesgo] es la industria equivocada", agrega. "La realidad es que algunas de estas industrias están tomando forma".

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios