Los inversores se aferran a las señales de la Fed para no perder la esperanza

Los comentarios del titular de la Reserva Federal, Jay Powell, sobre las perspectivas de las tasas de interés suben el ánimo, pero los mercados no deberían prestar más atención a todo lo que dijo

Los inversores estaban desesperados por recibir la más mínima buena noticia de Jay Powell, y eso se nota.

Los gestores de fondos estaban bastante seguros de que esta semana la Reserva Federal de Estados Unidos subiría las tasas de interés a un ritmo que hace unos meses habría provocado urticaria. Y así fue, con una alza de 0,75 puntos porcentuales, la segunda consecutiva. Esas subas de un cuarto de punto son para los débiles (y para los funcionarios que no se enfrentan a una inflación de dos cifras).

La verdadera acción, sin embargo, siempre iba a estar en la declaración y los comentarios de Powell. Y no decepcionó.

La Fed cambia su estrategia y ya no va a adelantar su plan de suba de tasas 

"A medida que la orientación de la política monetaria se endurece aún más, es probable que sea apropiado ralentizar el ritmo de las subas mientras evaluamos cómo nuestros ajustes de política acumulados están afectando a la economía y a la inflación", decía el comunicado del presidente de la Fed.

¡Ding ding ding! Eso era todo lo que el mercado quería oír. El índice de valores Nasdaq 100 -una bestia con mucho peso en la tecnología que ha sufrido mucho mientras la Reserva Federal cerraba los grifos- registró su mejor rendimiento en más de dos años, con una suba del 4% al final del día. El índice de referencia S&P 500 ganó un 2,6%.

Todo se debió a "una pequeña ayuda de la Fed", como dijo el jefe de estrategia de renta variable de Julius Baer, Mathieu Racheter. El temor a una Fed implacablemente agresiva y a una inflación desbocada y persistente ha sido doloroso para los valores más especulativos este año. Ahora estamos viendo que la Fed está pisando ligeramente el freno.

"El pico de las expectativas de inflación y de los rendimientos refuerza los argumentos a favor de los valores de crecimiento", dijo. "Prevemos una buena oportunidad táctica para adquirir nombres de crecimiento selectivos a niveles de valuación baratos".

La temporada de resultados [corporativos] no se perfila tan mal, añadió, y aunque las expectativas de los analistas para el resto de este año probablemente sean todavía demasiado halagüeñas, "el mercado ya entiende bien este fenómeno". En otras palabras, las malas noticias ya están incluidas en el precio. Por fin podría ser el momento de buscar gangas después de un inicio de 2022 sombrío, horrible y nada bueno.

Un día, esto será definitivamente correcto. Quizá ese día sea ahora. Pero se requiere una capacidad heroica para filtrar casi todo lo demás que dijo Powell. Las palabras sobre el control de las subas de las tasas de interés se han hecho notar, pero todo lo demás ha sido una especie de ruido blanco.

Suba de tasas de la Fed: el mercado escuchó lo que quería escuchar

En Franklin Templeton, el tono roza el desconcierto. "Los mercados financieros sólo escucharon lo que querían oír e ignoraron el resto", dijo Sonal Desai, director de inversiones de renta fija. "Creo que esto sólo prepara el terreno para una corrección, y más volatilidad por delante".

Otros comentarios en el mismo comunicado de Powell dejan claro que todavía podría ser necesaria "otra suba inusualmente grande" de las tasas de interés en la próxima reunión.

"Subrayó la persistente fortaleza del mercado laboral y dijo que llevar la inflación de vuelta al objetivo requerirá un crecimiento más lento y un mayor desempleo", dijo Desai. "Hasta ahora, los mercados no parecen haber prestado mucha atención a esa parte".

Alerta en Wall Street: inversores reducen sus participaciones en renta variable a su nivel más bajo desde la quiebra de Lehman Brothers

Los mercados son súper receptivos a las noticias positivas precisamente porque este año ha sido muy duro hasta ahora. La encuesta de julio de los gestores de fondos de Bank of America, por ejemplo, describía los niveles de pesimismo como "nefastos".

Según los resultados de la encuesta anunciada a principios de este mes, los gestores de fondos han acumulado los mayores niveles de efectivo en sus carteras desde el 11 de septiembre. La proporción de gestores de fondos que afirman estar asumiendo niveles de riesgo inferiores a los normales se sitúa en el 58%, el mayor grado de cautela en la historia de la encuesta.

Incluso antes de la decisión de la Fed, los movimientos del mercado sugerían que los inversores estaban ansiosos por ver lo positivo de casi cualquier cosa: buenas noticias; noticias que fueran de alguna manera menos terribles de lo que temían; o noticias que fueran tan malas que pudieran obligar a la Fed a dar marcha atrás.

Alerta en Wall Street: Estados Unidos entró en recesión técnica en el segundo trimestre

Eso explica que los datos de esta semana, que muestran el segundo trimestre consecutivo de contracción económica en los Estados Unidos, hayan dejado las acciones en verde.

"El mercado ha respondido como si estuviéramos cerca del final en esta volatilidad sincronizada a la baja", dice Steven Oh, jefe de crédito y renta fija de PineBridge Investments. "Estamos operando sobre la base de que algunas malas noticias son buenas noticias, respondiendo positivamente al hecho de que estamos viendo cierta debilidad en los datos económicos".

Nadie quiere que la economía se deteriore demasiado. No es una buena noticia para la Humanidad (en la que sí piensan los gestores de fondos) o, más crudamente, para cualquier clase de activos de riesgo. Pero si se tiene esta mentalidad, Oh dice que "se necesita la suficiente debilidad para que la Fed se replantee".

La búsqueda a ultranza de señales positivas al mercado, de cualquier tipo, podría resultar un factor importante para los mercados durante el resto de este año.

"Es mejor centrarse en no perder dinero", dice David Older, jefe de renta variable de Carmignac. Pero, al mismo tiempo, "cualquier soplo" de buenas noticias podría desencadenar un repunte significativo a partir de aquí, dice, incluyendo potencialmente un resultado pacífico en Ucrania. Podemos esperar. Un enfoque implacable en lo que puede ir mal ha tenido mucho sentido en 2022. Pero una buena gestión del riesgo.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios