La 'fiebre de las criptomonedas' aumenta la presión sobre los gestores de patrimonio

Muchos asesores siguen siendo escépticos, pero algunos se ven obligados a responder a la demanda de sus clientes. Según Goldman Sachs, cerca del 15% de las family offices ya tienen exposición a criptomonedas

A principios del año pasado, la family office Smorgon, dirigida por Peter Edwards, empezó a estudiar la posibilidad de añadir criptoactivos a su amplia cartera, que abarca desde la agricultura hasta la minería de oro.

Tras destinar una pequeña parte del patrimonio familiar a las criptomonedas, Smorgon añadió una participación en la empresa que les ayudó a realizar esas inversiones. ZeroCap, con sede en Melbourne, trata de aprovechar lo que considera un vacío en el mercado de la gestión de patrimonios, para clientes que van desde familias multimillonarias hasta profesionales acomodados en lugares de todo el mundo, incluido Londres.

Las familias ultra ricas, como los Smorgon, pueden encontrar muchas formas de acceder a los mercados de criptomonedas.

Cómo los exchange de criptomonedas están presionando a los mercados para que operen 24x7

Los ahorristas acaudalados que quieran seguir su ejemplo se enfrentan a una difícil elección. Pueden olvidarse de la cautela y sumergirse en las cripto a través de una app como millones de inversores.

Eso puede estar bien, para un modesto revoloteo. Pero los que son más precavidos -o quieren comprometer fondos sustanciales- pueden querer un asesor y tener dificultades para encontrarlo. Los principales gestores de patrimonio en los que suelen confiar para el asesoramiento de inversiones se han mantenido en gran medida al margen de los burbujeantes mercados de criptomonedas.

Esto es especialmente cierto en el Reino Unido, donde las autoridades han adoptado una línea más dura con respecto a las criptomonedas que en otras economías desarrolladas, como la estadounidense.

"Estamos en el negocio de gestionar el dinero de las viudas y los huérfanos a largo plazo", dice Chris Woodhouse, director ejecutivo de Tilney Smith & Williamson, el gestor de patrimonio británico de u$s 67.000 millones.

"Y, por lo tanto, en este momento, cosas como las criptomonedas no van realmente con eso. Creo que tendría que ser un mercado más desarrollado y regulado".

Andy Croft, director general de St James's Place, la mayor gestora de patrimonios del Reino Unido, es igualmente tajante. "No ofrecemos criptomonedas ni tenemos previsto hacerlo", afirma.

Pero las presiones que los clientes orientados a las criptomonedas ejercen sobre sus gestores se multiplican a medida que el mercado de divisas digitales avanza, atrayendo a más escépticos.

Michael Bolliger, director de inversiones de mercados emergentes de UBS Global Wealth Management, dice que la mayoría de las preguntas de sus clientes sobre criptografía reflejan el miedo a perderse de algo.

"Tenés a tus compañeros en el club de golf. Dicen, con o sin razón, que han hecho una fortuna. No quieres ser la última persona en la cola", dice.

Mercados de criptomonedas, 'bonos basura' y vivienda corren riesgo de sufrir una corrección, advierte el BCE

La demanda de los clientes ha obligado al sector de la gestión de patrimonios, mayoritariamente conservador, a enfrentarse a nuevas cuestiones. Se ha pedido a los asesores patrimoniales que ayuden a los inversores a entender las estrategias de criptomonedas, a profundizar en las variantes de los derivados y a analizar las apuestas en la infraestructura subyacente de la blockchain. También se les ha pedido que examinen las implicaciones fiscales y sus propias obligaciones fiduciarias.

El temor a perderse de algo también se ha apoderado de algunos de estos asesores. A los gestores de patrimonio les preocupa perder el control de los asuntos de sus clientes si los inversores se alejan de las relaciones tradicionales para poner dinero en criptoactivos.

Los principales bancos patrimoniales lideran el camino

Aun así, algunos de los mayores gestores de patrimonio del mundo -que tratan con los clientes más ricos- le han abierto la puerta a las criptomonedas, a pesar de las preocupaciones ampliamente compartidas sobre las criptos y la cautela de los reguladores, abogados y equipos de compliance.

La división de patrimonio de Morgan Stanley abrió tres fondos de bitcoin a los clientes estadounidenses en marzo, seguido por JPMorgan en agosto con media docena de opciones de fondos para sus clientes estadounidenses. Goldman Sachs también vinculará a los clientes de patrimonio global con los fondos de criptomonedas. Citi Private Bank reconoció que un número creciente de clientes está haciendo consultas sobre las criptomonedas, pero dijo que todavía está trabajando en lo que podría ofrecer.

La decisión de JPMorgan Chase de sumar fondos de criptomonedas sorprendió a algunos, dado que el director ejecutivo Jamie Dimon es bien conocido por criticar las criptos.

Los exchange de criptomonedas están llamando la atención de los reguladores

Dimon dijo en una conferencia en octubre: "Personalmente creo que el bitcoin no tiene valor", dijo. Pero añadió: "Nuestros clientes son adultos. No están de acuerdo. Si quieren tener acceso a comprar o vender bitcoin -no podemos custodiarlo-, pero podemos darles un acceso legítimo y lo más limpio posible."

Algunos conocidos bancos privados europeos están avanzando en una dirección similar. En enero, Julius Baer permitió a sus clientes suizos el acceso a las criptotransacciones y a los servicios de custodia de "un grupo selecto de criptomonedas", a través de una asociación con el banco suizo SEBA, en el que Julius Baer es inversor.

UBS, el banco suizo que es el mayor grupo de asesoramiento patrimonial del mundo, prefiere las estrategias de renta variable que se beneficiarán del auge de la tecnología blockchain, en lugar de las propias criptomonedas. Algunos otros bancos privados siguen la misma línea.

Los gestores de patrimonio de estos altos niveles internacionales señalan que dejar que los clientes elijan las criptoinversiones es diferente a que los gestores de fondos asignen el dinero de los clientes a las criptoinversiones o recomienden activos digitales.

El ritmo relativamente lento de adopción de las criptomonedas por parte del sector patrimonial general ha creado un espacio para que nuevos actores, como ZeroCap, intenten llenar el vacío en el mercado ofreciendo productos de criptomonedas a los inversores ricos.

La inversión en criptomonedas por parte de los ricos suscita menos preocupaciones regulatorias que el acceso de los minoristas, ya que los clientes ricos suelen tener asesores profesionales, asumir más riesgos de manera segura y permitirse perder dinero.

Aproximadamente el 15% de las family offices de todo el mundo ya tienen algún tipo de exposición a las criptomonedas, según una encuesta de Goldman Sachs. Y algo más de la mitad de las familias que Goldman encuestó este año dijeron que estaban considerando invertir en cripto en el futuro.

"Ciertamente hay un gran número de personas que piensan que es demasiado pronto. Hay otro número igualmente grande que piensan que es demasiado tarde, y que se ha perdido la oportunidad", dice Eileen Duff, en la plataforma de patrimonio iCapital Network, con sede en Estados Unidos.

La historia de los servicios financieros sugiere que lo que hacen hoy los multimillonarios ayuda a configurar las opciones disponibles para otros clientes en el futuro, ya que los clientes presionan para encontrar rutas seguras en nuevos mercados como el de las criptomonedas.

Clientes ricos que operan por su cuenta

Sin embargo, muchos inversores adinerados -personas que no se consideran clientes de la banca privada, pero que tienen carteras considerables- están apostando por las criptomonedas. El primer paso ha sido el mismo que para el inversor común: operar con cripto en sus teléfonos, a través de aplicaciones como Coinbase o Gemini.

Pero cuando las ganancias se multiplican, algunos ya no se sienten cómodos manejando una pila de riqueza creciente sin hablar con nadie.

Christopher Griffin, un socio con sede en Jersey del estudio offshore de abogados Carey Olsen, dice que recientemente se han puesto en contacto varios clientes de patrimonios privados que habían amasado millones en criptomonedas a través del comercio online.

"Los clientes terminan dándose cuenta de que no pueden comerciar con cientos de millones de criptomonedas desde un teléfono móvil. Necesitan institucionalizarlo un poco", afirma.

Twitter se mete en las criptomonedas: la plataforma creó un equipo para estudiar pagos con bitcoin y NFT

Los operadores adinerados suelen acabar pasando de las apps estándar para consumidores a los servicios VIP que ofrecen los principales exchange de criptomonedas.

Coinbase, el exchange que cotiza en Estados Unidos, creó en julio un equipo global dedicado al patrimonio privado en respuesta a la "creciente demanda de los inversores de poder económico", según Sashi Dias Valtz, jefe global de gestión de cuentas institucionales.

Pero negociar directamente en los exchange requiere una considerable sofisticación. Muchos inversores ávidos de criptomonedas no se sienten cómodos gestionando sus propias carteras.

En septiembre, iCapital hizo su primera incursión en las criptomonedas, al añadir a su oferta el Grayscale Bitcoin Trust, uno de los primeros fondos de criptomonedas en abrirse a los operadores minoristas. "Los clientes tienen curiosidad. Así que queremos tener una solución que ofrecer", dice Duff.

El movimiento de iCapital refleja un enfoque más abierto a las criptomonedas en el mercado estadounidense, que ha visto una proliferación de fondos accesibles a los inversores minoristas.

Invertir a través de fondos proporciona a muchos clientes y asesores un grado extra de confianza de que están utilizando un canal seguro. Pero esa sensación de seguridad tiene un costo. Los fondos de criptomonedas han sido criticados por sus elevadas comisiones.

Los proveedores que ofrecen fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) de futuros de bitcoin en el mercado estadounidense ya han iniciado una guerra de precios por las comisiones, en medio de las advertencias de que la estructura de los fondos basados en futuros conlleva costeo adicionales para los inversores. Grayscale, que con unos u$s 40.000 millones se encuentra entre los mayores fondos de criptomonedas, cobra una comisión de gestión del 2% por el simple hecho de dar a los inversores exposición a bitcoin.

Los gestores de fondos de criptomonedas ofrecen otras posibilidades, como invertir en los nuevos criptoactivos, que suelen ser incluso más arriesgados que el bitcoin. Pero también hay estrategias que no se basan en apostar si el activo subirá o bajará.

Gestión de la criptomoneda

Los gestores de fondos de criptomonedas dicen que han captado clientes entre los gestores de patrimonios y los inversores de alto poder adquisitivo. Algunas de estas nuevas empresas creen que pueden hacer más para salvar la brecha entre los inversores ricos y curiosos y los activos digitales.

Wave Financial, un asesor de inversiones en criptomonedas con sede en Estados Unidos, ofrece carteras de criptomonedas a medida para satisfacer las necesidades de clientes adinerados.

Entre el target de clientes se encuentran los inversores que ya han hecho una fortuna en cripto y ahora quieren asegurarse de mantenerla. "Un cliente aún más interesante que seguimos encontrando es la gente que se hizo rica con las criptomonedas y... quiere cambiar a una mentalidad de conservación de la riqueza", dice Henry Elder, líder de gestión de patrimonio.

El crecimiento de las criptomonedas también ha creado una avalancha de consultas para otros profesionales que ayudan a los clientes ricos, como asesores fiscales, abogados y fideicomisarios.

Griffin, el abogado de Jersey, afirma que los fideicomisos -vehículos para agrupar y proteger el patrimonio- suponen un reto cuando los clientes quieren trasladar las tenencias de criptomonedas a las estructuras fiduciarias establecidas. Por ejemplo, los fideicomisarios profesionales están legalmente obligados a garantizar que los activos digitales no han pasado por manos dudosas.

En última instancia, la preocupación por el riesgo pesa sobre la mayoría de los profesionales implicados en las criptomonedas. Y ninguno de ellos es mayor que la propia volatilidad de los activos, que pueden traer grandes recompensas o infligir enormes pérdidas.

Bolliger, de UBS, dice que los inversores tentados por el aumento de los mercados de criptomonedas o las últimas estrategias deben pensar cuidadosamente en cómo estas inversiones podrían funcionar en tiempos de estrés.

"Debido a que tenemos tanto apalancamiento en el sistema y tantos actores no regulados, lo que es una gran estrategia hoy puede convertirse en un desastre total mañana", dice. "Eso es algo que los inversores deben tener en cuenta".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios