Por qué Ucrania cree que podría expulsar al ejército de Rusia: qué necesitan para ganarle a Vladímir Putin

El éxito del contraataque en torno a la ciudad de Járkov ha envalentonado a Kiev. La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, firmó un paquete de ayuda por u$s 40.000 millones.

Hace poco más de quince días, las fuerzas rusas bombardeaban Járkov desde sus posiciones en las afueras de la segunda ciudad más grande de Ucrania.

Esas mismas tropas se han visto forzadas a retroceder hasta 30 kilómetros hacia la frontera rusa tras un exitoso contraataque ucraniano que ha alentado a Kiev a aumentar sus ambiciones militares y sus esperanzas de expulsar a los invasores del país.

"La victoria es un concepto en evolución", le dijo el ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmitro Kuleba, al Financial Times. Ucrania podría liberar todo su territorio y derrotar a la flota naval rusa en el Mar Negro "si somos lo suficientemente fuertes en el frente militar" y si Kiev recibe "más apoyo militar", afirmó.

Petróleo: para bajar los precios, Draghi le propone a Biden crear un "cártel" de países compradores 

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, la semana pasada firmó un paquete de ayuda a Ucrania por u$s 40.000 millones. También dijo que el líder ruso, Vladimir Putin, "no tiene una salida" de la guerra.

Algunos exfuncionarios ucranianos creen que sus fuerzas podrían expulsar a las tropas rusas antes de que termine el año, incluso de la región oriental del Donbás, donde se concentra ahora la lucha.

Muchos funcionarios y analistas de Defensa occidentales son más prudentes.

Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional de Estados Unidos, advirtió que Rusia estaba preparada para un conflicto prolongado y que Putin aún tenía objetivos que iban "más allá del Donbás". Los ataques aéreos y con misiles rusos siguen golpeando infraestructuras críticas de Ucrania, desde ferrocarriles e instalaciones eléctricas hasta almacenes de combustible y municiones.

"Hay una narrativa emergente de que Ucrania está ganando", explica Samuel Cranny-Evans, un analista militar del think tank Royal United Services Institute. "Una imagen más realista, a mi parecer, es que Ucrania no está perdiendo y Rusia no está ganando".

Aun así, la mejora del optimismo ucraniano refleja el drástico cambio en el equilibrio militar.

Divide y reinarás: por qué Vladímir Putin decidió cortarle el gas a Polonia y Bulgaria y cuál es su estrategia

Antes del 24 de febrero, cuando Putin ordenó el ataque, muchos pensaban que las tropas rusas arrollarían rápidamente a las fuerzas ucranianas. Pero tras el espectacular fracaso del avance ruso sobre Kiev y el norte del país, se han dado vuelta los papeles, psicológicamente.

"La victoria es un espacio mental subjetivo, una narrativa, y Ucrania y sus aliados necesitan apropiarse más de ella", sostiene Mathieu Boulègue, investigador principal del programa de Rusia y Eurasia del think tank Chatham House. "Se trata de ensalzar no lo que Rusia ha perdido, sino lo que Ucrania sigue ganando, y que el apoyo occidental marca la diferencia".

Un ejemplo de ello es la guerra de la información por la pequeña ciudad de Popasna, en el extremo occidental de la región de Lugansk, en el Donbás. Las fuerzas rusas sólo han hecho progresos graduales allí desde que reorientaron su estrategia para capturar la vasta región a finales de abril.

Cuando las fuerzas rusas tomaron Popasna el 8 de mayo, un día antes de las celebraciones anuales del Día de la Victoria de Moscú, los medios de comunicación rusos lo describieron como una "liberación" y una "importante victoria". Los medios de comunicación ucranianos lo calificaron de "retirada" táctica.

Mientras tanto, un intento ruso de cruzar un río cercano terminó en derrota, con imágenes de drones publicadas en las redes sociales que muestran más de 30 vehículos blindados destruidos o abandonados.

El panorama general es de un punto muerto. El Grupo Wagner de mercenarios privados rusos cree que se necesitarían hasta 800.000 soldados para vencer a Ucrania de forma decisiva, según un canal de Telegram que dirige. Sin embargo, Rusia sólo tiene unos 100.000 soldados desplegados actualmente en Ucrania.

Por qué Vladímir Putin se prepara para una guerra larga en Ucrania ¿y contra Occidente?

"Los rusos se alejan de las líneas del frente y bombardean con fuerza con la artillería, pero carecen de suficiente infantería para seguir y sus operaciones con armamento combinado siguen siendo deficientes", explica Cranny-Evans. "Los ucranianos están en la situación opuesta: poseen las tropas y la habilidad táctica, pero carecen de la potencia de fuego. El resultado es una especie de estancamiento".

Para pasar a una contraofensiva completa, Ucrania ha dicho que necesita más artillería de largo alcance para atacar las posiciones rusas mucho más allá de las líneas del frente. Los aliados occidentales han suministrado unos 120 cañones de largo alcance.

El Ejército ucraniano también necesita más camiones, vehículos blindados y combustible, señala Myroslav Hai, un oficial de una de las brigadas especiales de Ucrania.

"Las fuerzas ucranianas poseen más experiencia, mejores tácticas, una logística superior y un mejor mando y control. Pero no es suficiente para cambiar drásticamente la guerra", afirma.

Primer ministro de Ucrania: "Necesitamos armas pesadas y apoyo presupuestario de Occidente"

Ludmila Buimister, una diputada que también es comandante del Ejército, asegura que Ucrania también necesita más aviones de combate, drones armados y defensas aéreas sofisticadas para lanzar un contraataque a gran escala. "Sin poder aéreo, una gran ofensiva va a suponer un reto", advierte.

A largo plazo, el suministro continuo de ayuda militar por parte de Occidente podría inclinar la balanza a favor de Ucrania, según los analistas.

Las fuerzas rusas han sufrido grandes pérdidas. Reino Unido ha calculado que 15.000 soldados han muerto en combate y otros 30.000 han resultado heridos, mientras que los ucranianos afirman que el número de muertos rusos asciende a 26.000. Y aunque Moscú todavía puede contar con enormes suministros de artillería, los funcionarios estadounidenses aseguran que las sanciones occidentales han obligado a Rusia a utilizar chips de lavavajillas en algunos de sus equipos militares.

La 'guerra santa' del Kremlin contra Ucrania

El Ejército ucraniano, por su parte, cuenta con una sólida base de personal, y el equipamiento militar occidental está sustituyendo poco a poco su armamento de la era soviética, lo que facilitará el suministro de munición.

Ben Wallace, el ministro de Defensa británico, dijo que el Reino Unido también apoya a cualquier país del antiguo pacto de Varsovia, como Polonia, que suministre sus aviones MiG de la era soviética a Ucrania, un plan que se archivó en marzo ante los temores de Estados Unidos a que hacerlo invitara a las represalias rusas y una escalada de la guerra.

Sin embargo, no está nada claro si ese apoyo permitirá a Ucrania retomar todo el país.

"Tenemos por delante una difícil y larga etapa de lucha hasta conseguir la completa limpieza de nuestro país y el establecimiento de la soberanía dentro de las fronteras del Estado", asegura Hanna Maliar, secretaria de Estado de Defensa de Ucrania. "Rusia todavía tiene muchos recursos que puede utilizar".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios