El CEO de Heineken dice que la inflación está desbordada y advierte que hay riesgo de desabastecimiento

Para el CEO de la empresa, Dolf van den Brink, es imposible predecir si los consumidores soportarán nuevas subas de precios, ya que los modelos de comportamiento no están funcionando.

El director ejecutivo de Heineken advirtió que el costo "fuera de límite" por la inflación hará subir aún más el precio de la pinta y que el riesgo de escasez absoluta está creciendo, ya que los cerveceros se enfrentan a los persistentes problemas de suministro de cerveza a los bares, restaurantes y supermercados.

Dolf van den Brink le dijo al Financial Times que era imposible calibrar en qué medida los consumidores reducirían su consumo en respuesta a las subas de precios adicionales, y añadió que los modelos habituales que el sector utiliza para tratar de predecir el comportamiento estaban fallando.

"En mis 24 años en el sector nunca he visto nada parecido, ni siquiera cerca", dijo van den Brink sobre la inflación de los costos. "En todos los ámbitos nos enfrentamos a aumentos disparatados".

La inminente amenaza del 'Covid financiero' persistente

Y añadió: "No hay ningún modelo que pueda soportar este tipo de inflación. Es algo fuera de lo normal. Así que nadie sabe cuál será el impacto en los volúmenes debido a todos estos aumentos de precios".

Heineken no reveló cuánto había aumentado los precios por unidad, aunque su llamada "mezcla de precios" -una métrica que incluye el efecto de los consumidores elijiendo productos más caros- aumentó un 8,8% interanual en los seis meses hasta el 31 de diciembre.

Los consumidores ya tienen que pagar £6 por una pinta de cerveza en Londres y u$s10 en Nueva York.

Warren Buffett compró u$s 1000 millones en acciones de Activision semanas antes del acuerdo con Microsoft

Los ingresos de todo el año aumentaron de 23.800 millones de euros (u$s 27.057 millones) a 26.600 millones de euros (u$s 30.240 millones), ya que van den Brink afirmó que la empresa había disfrutado de "un gran rebote" tras la crisis del coronavirus.

Aunque la pandemia aún no ha quedado "atrás", añadió, "la dirección es realmente más positiva".

El ahorro de gastos brutos anuales de casi 1300 millones de euros (u$s 1477 millones) también contribuyó al beneficio neto de la empresa con sede en Ámsterdam en 2021, que pasó de 1150 millones de euros (u$s 1307 millones) a 2040 millones (u$s 2320 millones).

El regreso de la 'Ibiza de los Alpes', el epicentro de la pandemia en Europa

Sin embargo, Heineken dijo que esperaba que los costos de los insumos aumentaran en un porcentaje "medio" este año y también dijo que había "una mayor incertidumbre" sobre una previsión a medio plazo para la rentabilidad. La empresa dijo que actualizaría sus previsiones para 2023 a finales de este año.

Heineken, cuyas marcas incluyen Amstel, Tiger y Moretti, además de su cerveza homónima, se une a su rival Carlsberg en la advertencia sobre las presiones inflacionarias, que amenazan con obstaculizar su recuperación.

En el sector más amplio de alimentación y bebidas, decenas de empresas, entre ellas Kellogg y PepsiCo, también han declarado que están repercutiendo en los consumidores los crecientes costos de las materias primas, la energía y los envases, lo que amenaza el nivel de vida.

Por qué la inflación real es tan difícil de medir 

Van den Brink afirmó que en el sector aumenta la preocupación por la disponibilidad a medida que se prolonga la crisis de la cadena de suministro mundial.

Se presta mucha atención a los precios y a la inflación, pero también existe la noción de "se puede conseguir a cualquier precio"", dijo.

"Hay tal escasez de camioneros, que todo el mundo se esfuerza por trasladar sus productos. El transporte marítimo está completamente desincronizado".

Hasta ahora, dijo, sólo había habido "focos" de escasez, aunque los riesgos "aumentaban cada día debido a la disrupción de la cadena de suministro mundial".

Inflación vs concentración: la cruzada de Biden por la competencia y qué dice sobre el futuro de la globalización

El director general afirmó que hay razones para pensar que los consumidores están preparados para soportar subas de precios. Por ejemplo, los ahorros acumulados durante la cuarentena podrían ayudar a algunos hogares a hacer frente a la suba de las facturas.

También afirmó que las reconocidas marcas de Heineken, entre las que se encuentra la sidra Strongbow, la hacían "menos vulnerable" que sus rivales, que vendían productos más "básicos".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.