Tras la compra del Credit SuisseExclusivo Members

Cómo es el plan de UBS para convertirse en el cuarto banco más grande del mundo

El grupo bancario suizo tiene planes para todas las divisiones de Credit Suisse.

En esta noticia

Dos días después de que UBS acordara pagar u$s 3250 millones para rescatar a su rival Credit Suisse, los ejecutivos intentan dejar atrás los riesgos y vender a los inversores los beneficios del matrimonio forzoso.

Ralph Hamers, el CEO de UBS, le dijo a Financial Times que la operación "no consiste simplemente en unir dos empresas", sino en ver "cómo podemos crear un UBS más grande".

La operación, que dará lugar el cuarto mayor banco del mundo por activos -con 120.000 empleados y u$s 5 billones en activos -ha suscitado la preocupación de que pueda ser una distracción inoportuna para los ejecutivos de UBS.

Los bancos pierden casi u$s 500.000 millones en la caída de los mercados

Sin embargo, los ejecutivos insisten en que no se han visto forzados a participar en la operación y que ésta aumentará los beneficios por acción del banco como muy tarde en 2027.

Han señalado el bajo precio que han pagado por un negocio que tenía una capitalización bursátil de u$s 7500 millones la semana pasada, y los 100.000 millones de francos suizos (u$s 108.000 millones) de liquidez que el gobierno suizo se ha comprometido a facilitar.

Gestión de patrimonios

Con u$s 3,4 billones en activos de gestión patrimonial, UBS se convertiría en el segundo banco privado del mundo, detrás de Morgan Stanley, o en un "gigante de la captación de activos", como lo llama Andrew Coombs, analista de Citigroup.


El negocio patrimonial combinado será el mayor operador en el sudeste asiático y Medio Oriente, y uno de los principales gestores en Latinoamérica, gracias a la división brasileña de Credit Suisse.

Sin embargo, la operación no beneficiará a UBS en su objetivo de ampliar su presencia en Estados Unidos, ya que Credit Suisse abandonó el mercado en 2015.

Algunos analistas opinan que el negocio resultante de la fusión podría perder algunos clientes, que eran clientes de los dos bancos y ahora querrían diversificar sus relaciones bancarias.

La crisis bancaria expone el enorme problema del carry trade

En los últimos meses, UBS también ha sido un refugio para los clientes que huían de Credit Suisse. De hecho, la semana pasada algunos clientes nerviosos retiraron sus ahorros de Credit Suisse y otros bancos frágiles y los depositaron en UBS.

Pero UBS ya no se considerará una alternativa a Credit Suisse, por lo que los clientes ricos podrían verse tentados a buscar otras entidades. Se espera que la gestora de patrimonios suiza Julius Baer, con un fuerte negocio en Asia, salga beneficiada: sus acciones han subido un 13% esta semana.

Los analistas de JPMorgan predicen que el negocio combinado sería más susceptible a las salidas de las grandes fortunas -que representan el 55% de los activos patrimoniales de ambos bancos -, así como a la superposición de clientes en Asia y Suiza.

El banco suizo

El activo más valioso de Credit Suisse era su banco nacional. Conocido internamente como la ‘joya de la corona', los analistas habían estimado que el negocio podría alcanzar los 15.000 millones de francos suizos en una escisión. En 2017 se diseñó un plan para sacar a Bolsa el 25% del negocio, que está separado del resto del grupo.

Los analistas esperaban que su escisión fuera una condición para una fusión UBS-Credit Suisse, dado que los dos bancos controlan alrededor del 30% del mercado suizo. Pero hasta ahora, UBS no ha mostrado intención de deshacerse del banco nacional de Credit Suisse, ya que su división de banca corporativa le parece bastante atractiva.

Una persona implicada en la negociación del rescate aseguró que no preveía ningún problema de competencia en Suiza.


En caso de que UBS se quede con el negocio nacional, muchos de los 17.000 puestos de trabajo de Credit Suisse en Suiza se verán amenazados cuando UBS cierre sucursales y elimine funciones administrativas duplicadas.

Gestión de activos

La combinación del negocio de gestión de activos de 1 billón de dólares de UBS con la unidad de u$s 400.000 millones de Credit Suisse daría lugar a la tercera gestora de activos más grande de Europa.

Los dos negocios se complementan, ya que UBS Asset Management se centra más en estrategias activas diseñadas para sus clientes ricos, mientras que Credit Suisse tiene una mayor proporción de productos pasivos y fondos alternativos.

Por qué nunca hay que invertir en acciones de bancos, según el 'Warren Buffett inglés'

Sin embargo, aunque una división de inversión más fuerte beneficia al negocio principal de UBS, que consiste en cuidar del patrimonio de los clientes ricos, la fusión de ambos negocios no está exenta de riesgos.

La división de inversión de Credit Suisse fue la fuente de uno de sus mayores escándalos en los últimos años, cuando se vio obligado a cerrar u$s 10.000 millones de fondos de inversión vinculados a la firma financiera Greensill Capital en 2021.

El colapso dio lugar a batallas legales y reclamos de seguros, mientras Credit Suisse intentaba recuperar las pérdidas de sus clientes, un proceso que podría prolongarse años.

Banco de inversión

El banco de inversión de Credit Suisse es su división más precaria. De hecho, el negocio ya se estaba reduciendo antes de la operación con UBS.

Para los altos directivos de UBS, es la parte del negocio que consideran que peor encaja con su estrategia actual. También es la unidad de la que han surgido la mayoría de los escándalos y pérdidas de Credit Suisse en los últimos años.

UBS tiene la intención de liquidar la mayor parte del banco de inversión y el gobierno suizo se ofrece a aportar 9000 millones de francos para protegerlo de las pérdidas derivadas de esta operación, una vez que UBS haya asumido los primeros 5000 millones de francos suizos.

Cuatro maneras de solucionar la crisis bancaria

La liquidación se llevará a cabo en la división secundaria de Credit Suisse, o ‘banco malo', creada el año pasado para deshacerse de activos no deseados.

Se liquidará todo lo que la dirección de UBS considere demasiado arriesgado y poco útil para su negocio de gestión de patrimonios, incluida la financiación de apalancamiento y el crédito estructurado.

Según las condiciones de la adquisición, el banco de inversión combinado no representará más de una cuarta parte de los activos ponderados por riesgo del grupo.

Muchos de los 17.000 banqueros de inversión de Credit Suisse podrían perder sus puestos de trabajo, según personas que conocen los planes de la dirección de UBS. Sin embargo, UBS también podría intentar vender ciertas partes del negocio en lugar de cerrarlas.

Aunque la dirección de UBS tiene poco interés en las operaciones de venta y negociación de Credit Suisse, su división de asesoramiento suscita cierto interés, según personas implicadas en la planificación.

Los gestores de UBS creen que retener a banqueros especializados en áreas de crecimiento como medicamentos, tecnología, medios de comunicación y telecomunicaciones ofrece ventajas, ya que se podría convencer a los propietarios de las empresas para que se conviertan en clientes de gestión de patrimonios.

Todo esto arroja dudas sobre el plan de Credit Suisse de escindir gran parte del banco de inversión bajo la marca CS First Boston y que sea gestionado por el exmiembro del consejo Michael Klein. FT informó que UBS planeaba entablar conversaciones con Klein para deshacer el acuerdo.

Temas relacionados
Más noticias de UBS

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.