Financial TimesExclusivo Members

Trump llega a los caucus de Iowa con viento de cola

El expresidente se perfila como firme favorito para ganar el primer test de cara a las elecciones presidenciales de 2024 en Estados Unidos.

Donald Trump se vio obligado a cancelar todos menos uno de sus actos previstos en Iowa el fin de semana pasado, luego de que una brutal tormenta invernal azotara el estado del Medio Oeste, trayendo fuertes vientos y temperaturas mínimas récord.

Pero cuando el expresidente se presentó el domingo por la tarde ante una multitud de pie en el Simpson College, una pequeña escuela universitaria de Indianola (Iowa), presumió de que la "tremenda" afluencia demostraba que ni siquiera la ventisca podía hacer mella en el entusiasmo de sus seguidores.

"Como dicen, son gente de mucho corazón", dijo Trump a la multitud de casi 1000 seguidores, con al menos 100 más en una sala cercana.

"Nafta para la base": el polémico fallo podría dejar a Trump afuera de las primarias

"Dentro de un día, vamos a ganar los primeros caucus de la nación en Iowa... en una victoria histórica, una victoria que resonará en todo el país y en todo el mundo".

Trump apuesta por una gran victoria en los caucus de Iowa que lo empujara a la victoria en el proceso de nominación para la candidatura republicana que culminará con la convención del partido este verano boreal. Pero por ahora, el expresidente necesita estar a la altura de las altas expectativas creadas por sus estelares números en las encuestas.

Un sondeo del Des Moines Register y NBC News publicado el fin de semana pasado mostraba que Trump contaba con el apoyo de algo menos de la mitad de los posibles electores de Iowa, seguido por su exembajadora ante la ONU, Nikki Haley, con un 20%, y del gobernador de Florida, Ron DeSantis, con un 16%. El empresario de biotecnología Vivek Ramaswamy quedó en un distante cuarto lugar, con un 8%.

Sin embargo, Trump no dejó nada al azar, atacando a sus tres competidores en la recta final de la campaña antes de los caucus.

Con una gorra de béisbol blanca y dorada con el lema "Trump capitán del caucus", que se ha convertido en una marca registrada de los voluntarios de su campaña en Iowa, dijo a la multitud en Indianola que Haley "no estaba a la altura del trabajo" y que DeSantis "definitivamente no estaba a la altura". La noche anterior, en una mordaz publicación en las redes sociales, instó a los votantes a no dejarse "engañar" por Ramaswamy y a no desperdiciar sus votos en él.

Los caucus son reuniones presenciales que comenzarán lugar en distritos de todo Iowa a las 7 de la tarde (hora local) y no hay opciones de voto anticipado o por correo. La temperatura prevista para la noche del lunes en Des Moines, la capital del estado, es de -28 °C, con una sensación térmica aún más gélida.

"Tiene que haber una purga": el plan de Trump para un segundo mandato

Angie West, una enfermera de 52 años de Ankeny, suburbio de Des Moines, dijo que "absolutamente" votaría por Trump y que nunca había considerado a ninguno de los otros candidatos.

"Ya fue nuestro presidente y ha hecho un gran trabajo. A pesar de todo el ruido de los medios de comunicación, él es para nosotros... como si trabajara para nosotros, se preocupa por nuestro país", dijo West.

Robyn Copeland, una bibliotecaria de 62 años también de los suburbios de Des Moines, coincidió: "Es el hombre adecuado para este trabajo. Lo necesitamos de nuevo en el cargo. Sabe cómo dirigir, sabe cómo gobernar, y no hemos tenido eso en cuatro años".

Los CEOs de Estados Unidos empiezan a contemplar la vuelta de Trump

"Por un breve momento, pensé en DeSantis, y por ese mismo breve momento en Haley", añadió Copeland. "Pero cuanto más los escuchaba, especialmente a medida que se acerca, no, estoy con mi hombre, [como] Tammy Wynette".

No obstante, DeSantis y Haley apuestan por poder arañar suficientes apoyos en Iowa para seguir haciendo campaña en las siguientes primarias, concretamente en la votación de New Hampshire del 23 de enero.

Mientras que DeSantis ha invertido casi todo el tiempo y recursos de su campaña en Iowa -donde el electorado republicano es abrumadoramente cristiano evangélico y socialmente conservador-, Haley se ha centrado en ganarse a los votantes de New Hampshire, donde hay más votantes centristas e independientes. Varias encuestas recientes han mostrado a Haley a poca distancia de Trump en el estado de New England.

No hay que descartar la posibilidad de un regreso de Donald Trump

Pero durante el fin de semana, Haley siguió centrada en Iowa, donde su equipo se enfrenta ahora a una mayor expectativa después de que la encuesta del Des Moines Register la mostrara por primera vez por delante de DeSantis.

En el restaurante Jethro's BBQ de Ames, una ciudad más conocida por ser la sede de la Universidad Estatal de Iowa, Haley, que fue gobernadora de Carolina del Sur antes de convertirse en embajadora ante la ONU, bromeó sobre el gélido clima antes de lanzar un discurso basado en su biografía y sus posiciones políticas. Abarcó desde la reducción del gasto público hasta el freno a la inmigración en la frontera entre Estados Unidos y México y la prestación de más ayuda a Ucrania en su defensa contra Rusia.

Pero en el centro de su discurso está su afirmación de que ella sería una candidata del cambio tras el "caos" de la era Trump, y que es la republicana mejor posicionada para enfrentarse al actual presidente demócrata, Joe Biden, en las urnas en noviembre.

¿Qué tan parecidos son Javier Milei, Donald Trump y Jair Bolsonaro?

"Deberíamos querer ganar a la mayoría de EE.UU. Pero la única forma en que vamos a ganar a la mayoría de los estadounidenses es si tenemos un nuevo líder generacional", dijo. Haley se ha visto impulsada por un sondeo de CBS que mostraba que en un hipotético enfrentamiento, ella le ganaría a Biden por ocho puntos, mientras que el actual presidente y Trump terminarían un cabeza a cabeza en un empate estadístico.

Haley no aceptó preguntas del público de Ames tras su discurso. Pero Melissa Martínez, de 47 años, estaba convencida. "Me gusta su sentido común", dijo Martínez. "No es dramática. Espero que dé una sorpresa".

Tony Ewing, sin embargo, estaba indeciso y seguía evaluando a los cuatro candidatos principales, incluido un giro de última hora hacia Trump.

"He sido partidario de Trump en el pasado, todavía es una posibilidad, [pero] todo el bagaje es un poco un problema, así que por eso estoy escuchando", dijo.

El mayor lastre de Trump son sus crecientes problemas legales, que incluyen 91 cargos penales repartidos en cuatro causas. Trump le dijo a sus partidarios en Indianola que había sido acusado más veces que el famoso gángster Al Capone, y culpó a Biden y a los demócratas de participar en lo que llamó "interferencia electoral" para tratar de impedir que vuelva a ser presidente.

Copeland, la bibliotecaria de los suburbios de Des Moines, dijo que no le preocupaba que Trump fuera condenado por un delito.

"¿Podrían intentar convertirlo en una condena? Por supuesto. Lo están intentando ahora mismo de la forma más dura", dijo. "Pero mira todo lo que se ha anulado, y todo lo que se ha remediado. Creo que Dios está de su lado, seguro".

Temas relacionados
Más noticias de Donald Trump

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.