Volvió la lapicera: por la suba de la indigencia, Cristina le pidió a Massa que intervenga más fuerte contra las alimenticias

La exmandataria opinó que "está más que claro que estamos ante un fenómeno de inflación por oferta y no por demanda", tras cual afirmó que "las empresas alimentarias han aumentado muy fuerte sus márgenes de rentabilidad".

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó hoy la reducción de los índices de pobreza pero mostró su preocupación por el aumento de la indigencia, que "evidencia el impacto del fuerte aumento en los precios de los alimentos", según advirtió en un tuit.

La exmandataria opinó que "está más que claro que estamos ante un fenómeno de inflación por oferta y no por demanda", tras cual afirmó que "las empresas alimentarias han aumentado muy fuerte sus márgenes de rentabilidad".

Según CFK, "el Ministerio de Economía ha trabajado duro en todas las áreas de su competencia, pero es necesaria una política de intervención más precisa y efectiva en el sector y, al mismo tiempo, diseñar un instrumento que refuerce la seguridad alimentaria en materia de indigencia".

Los comentarios de Cristina sucedieron luego de que el Instituto de Estadística y Censos (INDEC) diera a conocer esta tarde que el índice de Pobreza del primer semestre del 2022 bajó a 36,5%, mientras que el de indigencia subió a 8,8%, en ambos casos respecto al cierre del 2021.

Así, en los primeros seis meses del año se registró una reducción de 0,8 puntos porcentuales en la pobreza y un aumento de 0,6 p.p. en la indigencia.

La relación que estableció Fernández de Kirchner entre la suba de la indigencia y la inflación en alimentos tiene de base el hecho de que la canasta alimentaria es excluyente en cómo se mueve la barrera a partir de la cual una familia se vuelve indigente. La Canasta Básica Total (CBT), en tanto, además de alimentos incluye otros ítems del gasto como indumentaria, salud, transporte o educación, y es lo que determina la "línea de pobreza".

Según datos a agosto pasado, la canasta básica alimentaria quedó en $ 52.990, en tanto la Canasta total alcanzó los $ 119.757, en ambos casos para una familia de cuatro personas, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Un adulto precisa más de $ 17.148,80 para no ser considerado indigente, mientras que para no caer en la pobreza necesita de $ 38.756.

La suba en el precio de los alimentos que subrayó la exmandataria se viene reflejando en los datos que mes a mes publica el INDEC cuando difunde el Indice de Precios al Consumidor (IPC), donde se puede observar cómo, sobre todo a partir de enero de 2022,  se observa un incremento en los niveles de inflación de alimentos, ubicándose en valores superiores a la inflación general (sobre todo en el primer trimestre). 

Los datos promedio muestran que, durante el primer semestre de 2022, la inflación de alimentos ascendió a 5,8%, mientras que en el primer semestre de 2021 había sido de 4,0% y en el segundo semestre sumaba 2,9%.

Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), un thin thank cercano al Gobierno,  "el incremento de la indigencia, por el lado de los gastos, se explica por la aceleración del precio de la canasta de alimentos (CBA) por encima de la CBT. Asimismo, la política de tarifas (que si bien se aumentaron en el primer semestre lo hicieron por debajo del precio de alimentos) y de transporte explican, por el lado de los gastos, la reducción de la pobreza".

A su vez, y en línea con el enfoque de Cristina Fernández, que sitúa el problema en "oferta" y no en la "demanda", el CEPA advierte que "la evolución de los precios en los alimentos, que alcanzó valores muy significativos, muestra una inercia especulativa significativa, que sostiene en niveles elevados la inflación de alimentos sin tener, a esta altura, vinculación con efecto guerra ni con un escenario de incremento de la brecha cambiaria".

Es la primera vez que la vicepresidenta hace una observación pública crítica de la gestión del ministro de Economía, quien asumió en lugar de Silvina Batakis con el respaldo de su corriente política dentro de la alianza gobernante

Hasta ahora, aunque sin respaldos explícitos, CFK se había mantenido en un silencio que fue interpretado como su forma de no poner palos en la rueda a la gestión del tigrense. Con este tuit, la presidenta del Senado retoma la suerte de auditoría que supo ejercer sobre cuestiones que atañen a la economía, con sus famosos reclamos de usar "la lapicera" como metáfora de invertención en distintas áreas, compartamiento al que se le atribuye  responsabilidad en la renuncia de Martín Guzmán.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.