"El Gobierno está del lado de los delincuentes"

Un día con Diego Santilli: recorrida y arenga en el conurbano

A tres días de las elecciones 2021, el candidato a diputado hizo campaña con Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. Dialogó y se sacó fotos con vecinos de Merlo y Hurlingham. La seguridad, el tema principal.

Después de la sorpresiva victoria en las elecciones primarias, el optimismo electoral contagió a Juntos en la provincia de Buenos Aires. A partir de allí, el principal objetivo pareció ser no cometer errores. Más aún a partir de las internas y desaciertos oficialistas, que parecían jugar en contra de los propios objetivos. En este contexto es que Diego Santilli diagramó su campaña por la provincia de Buenos Aires, que incluyó miles de kilómetros recorridos (33.000, según sostiene) y más actividades locales que apariciones mediáticas.

El martes era el turno de Merlo y Hurlingham, dos partidos del oeste del Gran Buenos Aires. Si bien ambos son administrados por el Frente de Todos, tienen realidades distintas. Merlo es uno de los partidos más postergados y que muestra un mayor deterioro. Allí Juntos obtuvo 67.000 votos en las primarias, contra los 104.000 del Frente de Todos. En Hurlingham la diferencia fue mínima: 36.391 a 35.799 para el oficialismo.

Por la mañana, Santilli había dado una extensa entrevista radial con especial foco en la seguridad. A partir del caso del kiosquero asesinado en Ramos Mejía, el candidato de Juntos, que fue ministro de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, explotó más esa línea discursiva. Luego tuvo una reunión con su equipo de trabajo sobre el cierre de la campaña -que será el jueves en La Plata- y la organización de la fiscalización del domingo.

A las 16 horas arribó a Parque San Martín, un barrio del partido de Merlo. Comenzó su caminata en la esquina de Miguel Murray y la Avenida José de San Martín, y caminó seis cuadras hasta la plaza de la rotonda Eva Perón. En el camino paró en algunos locales, como una ferretería y un local de artículos de limpieza previamente casteados. Allí repartió boletas y se sacó fotos con vecinos que se acercaban.

Mientras caminaba y en diálogo con El Cronista, Santilli aseguró que esos lugares fueron elegido porque "tenemos que recorrer toda la primera (sección electoral). También la tercera, estuvimos en el interior, hay que estar en todos los rincones. Lo importante es en la calle, con la gente". En este punto, aseguró que lo que le piden los ciudadanos es "trabajo, seguridad y educación. Las cosas básicas que nos identifican a los argentinos".

Desde el inicio, Santilli caminó con David Zencich, candidato a concejal, y a Joaquín De la Torre, ex intendente de San Miguel y candidato a senador provincial del espacio y que en las internas estuvo con Facundo Manes. En el camino sumaron otros dirigentes, como Graciela Ocaña, Gerardo Milman, Marcela Campagnoli y Christian Gribaudo.

Una de las vecinas del barrio que estaba allí, Vanina, aseguró que Merlo está peor que antes y habló de la falta de seguridad y de la corrupción. Junto a su hija se sacó una foto con Santilli. Luego, sin embargo, reconoció a El Cronista que en las elecciones "probablemente vote una opción más liberal".

Ya en la panadería Las Palmeras, en la que Santilli se sentó unos minutos a tomar una lata de agua tónica, llegaron los pesos pesados de la recorrida: Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich. La presidenta del PRO, muy activa en la campaña nacional, iría también después a Hurlingham como una de las oradoras principales. Rodríguez Larreta, por su parte, participó en Merlo pero su equipo estaba más preocupado por el tiempo y trataba de acelerar una agenda que ya estaba atrasada.

Ya en la plaza Eva Perón, ante alrededor de 200 personas que esperaban, los candidatos se sacaron varias fotos y escucharon las preguntas de los militantes. Luego cada uno habló de sus temas. Graciela Ocaña prometió que insistirán con la ley de ficha limpia luego del recambio legislativo. Patricia Bullrich se despachó con temas de seguridad y narcotráfico y recordó el caso Chocobar, quien "actuó como un policía. El verdadero orden es primero el ciudadano y la víctima".

Rodríguez Larreta aseguró que "si la elección sale igual que en las PASO, tendremos los mismos diputados que el Frente de Todos. Necesitamos uno más. Y la provincia de Buenos Aires es una en la que estamos cerca de lograrlo".

El reclamo popular en La Matanza luego del asesinato del kiosquero parecieron estar al servicio de la campaña de Juntos, que hacía foco en la seguridad desde el comienzo. Sobre este caso, Santilli asegura que lo ve "con mucho dolor, con mucha tristeza. Esto se ve desde hace rato y no hay reacción. No lo resuelven, no enfrentan los problemas. Arrancaron liberando a los delincuentes. Hay que poner a los policías en la calle y hay que modificar el código penal".

Sobre esta cuestión, el candidato agregó que "hay que gestionar y tener decisión política. ¿Cuál es la decisión política? Estar a favor de los delincuentes o de la gente. El Gobierno no lo definió. O en realidad sí se definió: está del lado de los delincuentes".

De Merlo salió alrededor de las 18 horas rumbo a Hurlingham, donde estaba planeado que comenzara la recorrida a esa hora. Por eso es que allí suspendió la caminata y fue directo al acto en el club Jeju, a unas cuadras del club de rugby Curupaytí.

Allí, en una cancha de césped sintético, lo recibió Lucas Delfino, candidato a concejal que no ocultó sus intenciones de ser intendente en 2023. "Me muero de ganas de ser intendente. Queremos un intendente joven y de Hurlingham", lanzó. El palo territorial es hacia el candidato del Frente de Todos, Martín Rodríguez, y al intendente interino Damián Selci, ambos dirigentes de La Cámpora y con actividad política fuera del distrito. Y también a Juan Zabaleta, que dejó la intendencia para asumir como ministro de Desarrollo Social y que había empezado su carrera política en Morón.

Bullrich aprovechó la arenga del público para lanzar dardos a Aníbal Fernández, uno de sus blancos preferidos. "Antes había dicho que tenemos menos pobres que Alemania y que la inseguridad es una sensación. Ahora dice que esto pasa en todas partes del mundo. La verdad, es un estadista", ironizó.

Luego de plantear en el acto que "los delincuentes tienen que estar presos" y que "vamos a votar la boleta única", Santilli continuó su diálogo con El Cronista mientras se preparaba para una breve sesión de fotos televisiva.

Sobre el futuro Congreso del que formará parte desde el 10 de diciembre, augura "una oposición firme y responsable que va a discutir los temas de la gente". En relación al eventual llamado al diálogo que podría plantear el Gobierno, respondió que "hasta ahora es un relato. ¿Cuál es el diálogo? Te dicen que van a dialogar, pero tenés al jefe de Gabinete y al ministro de Economía diciendo una cosa y al presidente del bloque y el resto del Gobierno diciendo otra".

También se detuvo sobre sus compañeros de Juntos por el Cambio que ya están pensando en 2023 y en las disputas de poder que se avizoran. "Me parece una falta de respeto hablar de 2023. Argentina está viviendo momentos muy difíciles, muy duros. No estamos para hablar de 2023. Hay que trabajar todos juntos mantener la oposición y hacerla crecer. Y después se verá quiénes lideran", aseveró.

Finalmente, consultado por su expectativa electoral para el próximo domingo, aseguró que "la gente me ha dado mucho afecto. Ojalá que haya un ´basta´ mucho más grande pero también mucho más esperanzador". Sin querer arriesgar números, agregó que "la gente es la que va a decidir el voto".

Ya pasadas las 20 horas salió de Hurlingham rumbo a una reunión que tenía que comenzar a las 20. Esta tarde volverá al oeste del conurbano cuando visite San Miguel. Mañana, el cierre de campaña en el club Atenas de La Plata.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios