Subsidios

Tarifas: la fórmula que anticipa que en julio volverían a subir la luz y el gas

El Gobierno podría aplicar la fórmula de indexación para los componentes de distribución y transporte. Debutaba en mayo, según había sido publicado en el Boletín Oficial, pero Caputo la pospuso para contener el IPC.

En esta noticia

 El ministro de Economía, Luis Caputo, analiza el futuro de las tarifas. Pese a que estuvo sobre la mesa el congelamiento durante todo el invierno, el alza en los subsidios llevó a que la semana pasada se incrementara el costo de la electricidad y la producción de gas, lo que para las cuentas públicas implicará un descenso en los subsidios, cuando el valor de la energía se dispara en invierno.

En el primer semestre de presidencia de Javier Milei, el Gobierno avanzó en una actualización tarifaria de la luz en febrero y del gas en abril, con cambios en la mayor parte de los componentes que conforman la boleta. En junio avanzó con el componente vinculado al costo. Para julio, se analiza una nueva suba: esta vez, en la parte vinculada a empresas del sector privado, encargadas de la distribución y el transporte de la energía.

¿Subas todos los meses?

Las empresas vinculadas al transporte de la energía y a su distribución de los hogares, con tarifas prácticamente congeladas durante la última década, fueron autorizadas por la Secretaría de Energía a aumentar en febrero en electricidad y en abril en gas. 

En ese mismo momento, se publicó en el Boletín Oficial una fórmula de actualización mensual, en base a variables como la inflación y los salarios, para que mes a mes tuvieran actualizaciones y no se retrasaran frente a la suba de los precios. Esa fórmula debía comenzar a regir desde mayo, pero nunca se aplicó.

Pero el primer mes de su debut, fue frenada por decisión de Caputo, ante la búsqueda de profundizar la desaceleración de la inflación. El IPC de abril fue del 8,8%, y el REM prevé que mayo cerró con 5,2%. Este mes tampoco se prevé su aplicación. Fuentes del sector privado no tienen información oficial sobre qué pasará. 

Fuentes oficiales aseguran que la idea original de actualización para los segmentos de distribución y transporte podría volver a partir de julio, pero con nueva fórmula. No está claro si será mensual o trimestral. Lo que si está claro es que posiblemente sean modificadas las variables. En vez de mirar el IPC y el RIPTE de meses previos, podría mirar proyecciones de inflación futuras.

La fórmula había sido publicada en el Boletín Oficial, y avalada por los entes reguladores, tanto el ENARGAS como el ENRE. Ante la consulta al sector privado de si el incumplimiento puede generar alguna consecuencia, respondieron que por más que no se haya aplicado, la fórmula rige, por lo que "la recomposición deberá darse más adelante". Solo mayo daba en torno al 12%. "En algún momento tenemos que sentarnos a discutir como recuperaremos", contaron desde una compañía de gas. 

Mayores costos tras la crisis del gas

Uno de los gastos con mayor ejecución fue el de subsidios energéticos: trancurridos los primeros cinco meses del año, se ejecutó el 65,2%, siendo uno de los mayores, con las transferencias a universidades, según el informe presupuestario de la OPC.

Los subsidios a la energía bajaron -33,2% en términos reales en el acumulado a mayo, medido contra el mismo período del 2023. 

Las transferencias con destino a CAMMESA disminuyeron 4,4% real interanual. Se trata de la compañía que distribuye la electricidad. Es que a principios de año el Gobierno no le pagó a las generadoras, y Caputo les entregó un bono a 2038, en mayo el Gobierno se puso al día. Ese mes, las transferencias totalizaron $674.072 millones, un aumento del 64% real, "destinadas a cubrir la brecha entre costos y tarifas de la generación eléctrica", describió la OPC.

En tanto, el gasto destinado a ENARSA cayó 59,3% real en el acumulado a mayo.  Fueron $603.366 millones, "principalmente para solventar la compra de gas importado", describió la OPC. 

Hasta el 28 de mayo, el Gobierno tan solo se habían importado 20 buques, cuando el año pasado fueron 42, según datos oficiales publicados por ENARSA. 

Esto explica también por qué caen las transferencias a las empresas públicas, siendo ENARSA la que mayor cantidad de subsidios recibe todos los años para cubrir la diferencia entre el gas importado y el que se le vende a las familias. A mayo, las transferencias a ENARSA fueron $162.165 millones, una caída del 46,7%. 

Sin embargo, desde junio el Gobierno incrementó en un 50% las importaciones de buques, tras la crisis en el abastecimiento de gas. Eso incrementa el costo de la energía, tanto en el gas, como en electricidad, por las centrales térmicas que se abastecen de gas. El gas importado es tres veces más caro que el obtenido en Vaca Muerta. Si el Gobierno lo traslada en su totalidad, implicará nuevas subas, y sino mayores subsidios.

Temas relacionados
Más noticias de Tarifas

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • RV

    Ruben Vargas

    Hace 5 minutos

    esperemos que esto se solucione los mas antes posible ..los platos rotos siempre los pagamos nosotros una verguenza ..vasta de aumentos de luz y gas ..

    Responder