Salario mínimo

Fracasó el Consejo y el Gobierno resolverá por decreto: las cifras en disputa

Por segunda vez en la Era Milei se convocó a una cita virtual con el frustrado antecedente de febrero cuando el Gobierno terminó decretando los $202.800 actuales. Los puntos de diferencia entre la CGT y las CTA y los empresarios

En esta noticia

El Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil no alcanzó un acuerdo para el ingreso mínimo en la Argentina sobre cuánto actualizar los $202.800 actuales que rigen desde marzo pasado por decisión unilateral del gobierno de Javier Milei. Una vez más, la sesión virtual terminó con los gremios acusando a la Secretaría de Trabajo de jugar a favor del sector de los empresarios para evitar un incremento de hasta el 100% que empujaban la CGT y las dos CTA. Desde el Gobierno confirmaron que se laudará ante la ausencia de un acuerdo entre las partes.

De este modo, será el gobierno de Javier Milei quien vuelva a definir el nuevo monto actualizado del salario mínimo, vital y móvil por decreto, como ocurrió en febrero. Los gremios acusaron a los funcionarios de eludir la votación en el plenario por no contar con los votos suficientes por parte de los representantes de las cámaras empresariales para imponer su propuesta frente a la oferta unificada de las centrales.

Se trata de la por segunda vez que se convoca el Consejo del Salario en la gestión de La Libertad Avanza con la expectativa de las tres centrales sindicales de conseguir un mejor acuerdo que en la primera ocasión cuando el Gobierno terminó fijando también por decreto un monto por debajo de la línea de indigencia. En la previa, tanto la CGT con las dos CTA se presentaron con una batería de cifras para discutir en base al valor que perdió el salario en términos reales durante los últimos años.

Según detallaron fuentes dentro de la reunión, el sector empresarial ofreció en la reunión de la comisión técnica, a las 14, una suba escalonada en dos tramos del 8% en mayo ($16.224) y un 5% en junio ($10.140) con base en el SMVM de marzo mientras que la CGT propuso primero un 80% total para elevar el salario mínimo de los $202.800 actuales a 377 mil en abril primero y luego a $ 407 mil el mes próximo. 

Desde la CTA Autónoma, por su parte, acompañaron la propuesta de la CGT para ubicar el salario mínimo, vital y móvil en $ 377 mil mientras que la CTA de las y los Trabajadores, con una representación liderada por el referente de los docentes Roberto Baradel, demandó llegar a $ 440 mil en mayo.  Al no haber acuerdo, se pasó a un cuarto intermedio hasta las 16, hora programada para el inicio de la cita del plenario con las 32 partes y la Secretaría de Trabajo.

"Solo propuestas", definió en el interín un dirigente gremial que participaba de la reunión. En la antesala a reconectarse para la sesión plenaria, las tres centrales sindicales unificaron su postura en $377,600 para abril y $440.000 en mayo. Del lado empresarial, no hubo cambio al retomar la reunión. 

En febrero, el Gobierno alegó que no hubo acuerdo entre las partes que conforman el Consejo del Salario, por el sector empleador y el de los trabajadores. En concreto, fue el propio ministro de Economía, Luis Caputo, el encargado de anunciar que el Ejecutivo de Milei lo resolvería por decreto, en una entrevista televisiva. Luego informaron el monto en tres tramos para subirlo de los $156 mil que arrastraba desde fin de 2023 a los $180 mil en febrero y $202 mil en marzo.

Desde aquel momento a esta parte cambió la cúpula entera de la Secretaría de Trabajo, con la salida de su titular, Omar Yasin, y la número dos, Mariana Hortal Sueldo. La llegada de Julio Cordero a la oficina pone al frente a un interlocutor "mucho más orgánico y con respaldo político y empresarial", señalan desde las centrales que hoy se sentarán a la mesa virtual. No obstante, del otro lado, no estuvo Cordero como árbitro sino Liliana Archimbal, la subsecretaria del área.

Para las 16 horas estaba programado el plenario. El porcentaje final suele definirse en la comisión técnica pautada para las 14, vía remoto. Antes, durante la mañana, las tres centrales buscaron coordinar una posición sobre la base de los informes técnicos que manejaban desde sus usinas.

Cualquier número no podía estar por debajo de una canasta alimentaria que marca la línea de indigencia en la Argentina para una familia de cuatro integrantes, decían de manera informal. Hoy representaría un 50% de aumento sobre la base del salario mínimo, vital y móvil actual pero que en el mejor de los casos, debiera ascender un 100% hasta los $400 mil solo para recuperar el poder adquisitivo previo a la devaluación de fin del año pasado.

Si bien no hay un plazo para definir el laudo por parte de la Secretaría de Trabajo, en el Gobierno entienden que la definición no debería demorar.


Canasta básica vs salario mínimo

Acorde al INDEC, en marzo de 2024, la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) fue de 10,9% mientras que la de la canasta básica total (CBT) -que la amplía con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios- fue de 11,9%. La CBA y la CBT acumulan en el año incrementos del 48,8% y 56,0% y resultaron en variaciones interanuales del 308,2% y 304,4%, respectivamente.

Esto ubica la canasta alimentaria individual que determina la indigencia en $115.873 y la de pobreza en $250.286. Pero el número asciende a $285.048 y $615.705, respectivamente, para un hogar de tres -una persona de 18 años, una adulta y una adulta mayor- y a $358.049 y $773.385 para un hogar tipo de cuatro personas -dos adultos y dos menores-, con lo cual un salario mínimo vital y móvil hoy no puede costear las necesidades mínimas de un grupo familiar.

En consecuencia, en abril el salario mínimo de $202.800 sólo alcanzó para adquirir poco más de la mitad de la canasta básica de alimentos que define la línea de indigencia para una familia tipo y menos de un cuarto de la canasta de pobreza. Si bien hoy su incidencia en el mercado laboral es escasa, el monto define aún programas sociales como las Becas Progresar y asignaciones como la AUH Anses, de ahí su relevancia social.

"Desde los gremios pedimos que fuera presencial para que haya una verdadera negociación", comentó en la previa a El Cronista un dirigente con lugar en la mesa. Sin embargo, la cita volvió a ser con conexión remota. "La última vez vinieron deliberadamente sin propuesta. Nos dijeron que había que había que aceptar sin conocer la propuesta, nunca nos la dijeron aquella vez", recordó.

Entonces, las CGT y las dos CTA que durante el gobierno de Alberto Fernández habían mantenido posturas encontradas en el mismo organismo, coincidieron en rechazar cualquier porcentaje que saliera del Consejo por entender que era un acuerdo entre el Gobierno y los empresarios que había dejado a los trabajadores de lado.

"Acá se discute con el Estado, ni siquiera con las cámaras empresariales, porque ninguna paga esos salarios. Y está muy difícil", anticipan del lado gremial.


Los números que los gremios llevan a la discusión

Según el último informe sobre la evolución del Salario Mínimo, Vital y Móvil del centro CIFRA de la CTA, publicado ayer, el monto tuvo "un brutal descenso a partir de la asunción de la actual administración" al punto que su valor quedó ya en diciembre "absolutamente por debajo del aumento de precios del 25,5% de ese mes" y solo se convocó al Consejo dos meses más tarde cuando su caída se profundizó.

Con la definición del 30% en tramos, entre noviembre de 2023 y abril de 2024 el salario aumentó nominalmente 38,9% frente a una inflación que puede estimarse en más de 110%, con lo que "se consumó así en pocos meses una reducción real de 34,1%" en su valor. 

Teniendo presente las reducciones previas que ya habían tenido lugar, "en abril de 2024 el poder adquisitivo del salario mínimo se ubica 44,7% por debajo del nivel que tenía en noviembre de 2019, al final del gobierno de Cambiemos, y 57,7% por debajo del de noviembre de 2015", al final del gobierno del Frente de Todos.

De igual modo, si se considera solo el poder de compra sobre los alimentos y considerando que su suba de precios promedió una curva mayor que para el resto de los bienes y servicios, la pérdida de poder de compra del salario mínimo resulta también superior, afirma el reporte de CIFRA: -51,7% respecto de noviembre de 2019 y -63,0% respecto del mismo mes de 2015.

En otras palabras, para mantener el poder de compra de hace ocho años, el salario mínimo, vital y móvil debería ubicarse en $ 480 mil. "Tan grande es el retroceso que el valor real se ubica incluso por debajo del nivel de 2001/2002", afirma el reporte de la CTA.

Desde el Instituto de Estudios y Formación de la CTA-A también elaboraron su propia proyección de cuánto debería ascender el salario mínimo para empardar las necesidades básicas de una familia tipo. Tras determinar su caída en un 27% en relación a noviembre de 2023 -previo al salto devaluatorio promovido por la nueva gestión- y del 28,1% en términos reales si se hace la comparación con el índice de precios de alimentos, "el monto a fijar para el mes de abril debería ser de $307.607 considerando el IPC general, lo que se traduce en un aumento del 51,7% con relación a marzo".

Por su parte, "si se desea recuperar los niveles de finales del 2019, requiere de un aumento del SMVM del 74,2% para alcanzar un monto nominal de $353.261". Y si "la estrategia consiste en recuperar el nivel existente a finales del 2015, el aumento necesario sería del 127,8% para alcanzar un monto de $462.064 en el mes de abril".

Por último, si se proyecta la inflación proyectada para los meses próximos acorde a los reportes del REM-BCRA -estima una tasa de inflación del 9,2% en mayo, 8,2% en junio y 7,9% en julio- entonces desde la CTA-A proponen que la estrategia de fijación del piso salarial a valores reales de noviembre 2023 debería plantear un salario mínimo de $335.863 en mayo, $363.245 en junio y $392.020 para mitad de año, julio de 2024. 

Del mismo modo, si se realiza el mismo ejercicio de estimación actualizando por el IPC de alimentos, entonces debería ser de $312.311 en abril, $340.999 en mayo, $368.800 en junio y $398.015 en julio de 2024.

Al cierre del encuentro, el secretario general de la CTA-A, Hugo 'Cachorro' Godoy, señaló que "el gobierno y empresarios de la UIA, CAME y Sociedad Rural se ponen de acuerdo para impedir el pleno funcionamiento del Consejo del Salario y obligan a un final bochornoso en el cual el gobierno decidirá una vez más por decreto y seguramente en contra del interés de los trabajadores".

Temas relacionados
Más noticias de Salario mínimo

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.