Tensión laboral

ATE denuncia los primeros despidos de 2024 y Daer apunta contra Sturzenegger: "Cruzaste todos los límites"

Ayer a la noche, los dirigentes estatales acusaron al Gobierno de iniciar su poda con expulsiones, sanciones y traslados compulsivos y se convocaron para hoy a la tarde. El alegato del extitular del BCRA y la respuesta de uno de los jefes de la CGT

Pese a la convocatoria al paro para el 24 de enero, la CGT no rompe el diálogo con el Gobierno y hasta apuesta por torcer parte de las reformas contenidas en el mega DNU y la Ley Ómnibus en el transcurso de las próximas semanas. Desde una parte de la administración de Javier Milei, también procuran mantener abiertos los canales de diálogo, aunque otros referentes del oficialismo se muestren más escépticos sobre una negociación con los jefes sindicales y hasta provoquen para quebrarla. 

En el medio, la Asociación de Trabajadores del Estado convocó a reunirse hoy para evaluar el impacto de los primeros despidos ordenados por el nuevo Gobierno en lo que va de 2024. Será a las 16 en la sede del hotel del gremio, en la calle Moreno. También allí hay quienes presionan para acelerar la reacción mientras negocian, en situación desigual, las primeras paritarias de 2024.

Este fin de semana hubo un duro cruce entre uno de los cosecretarios generales de la CGT, Héctor Daer, y Federico Sturzenegger, alma mater de la reforma integral que lleva adelante el gobierno de Javier Milei. El economista y extitular del Banco Central en la época de Juntos publicó una nota titulada "La revolución de la libertad" en el diario PERFIL en el que fundamentó el proceso de reformas que arrancó con el mega DNU, continuó con la Ley Ómnibus y proseguirá con la derogación de otras "150 leyes absurdas u obsoletas", a su entender.

En uno de sus primeros párrafos, donde arremete contra los privilegios de las castas, cuestionó en duros términos a quienes critican la necesidad y urgencia de las reformas, entre ellos, el sindicalismo: "Solo la necesidad de eludir el debate puede motivar a la CGT, que negoció sin remilgos con dictaduras, a marchar a la Corte Suprema por una supuesta violación de la legalidad de un instrumento constitucional".

En respuesta, Daer lo acusó de ser un "reaccionario que sueña con un país de esclavos" y puntualizó que había cruzado "todos los límites" al señalar que la central negociaba con la dictadura. "Los militares vinieron a mi casa secuestraron a mi hermano que aún tiene las marcas de la tortura", le retrucó Daer en su cuenta de X. Y remarcó: "Vos a la dictadura la conociste por los diarios, en ese momento jugabas a las figuritas".

Luego la CGT emitió un comunicado demandándole a Sturzenegger que se retracte.

Desde los gremios entienden que la crítica de Sturzenegger dista de ser casual, mucho menos el timing para su columna: habla de diferencias dentro del Gobierno respecto a cómo posicionarse frente a quienes se oponen las reformas que pretende lograr la gestión Milei. 

Mientras que los interlocutores más políticos del oficialismo se muestran flexibles a conceder determinados cambios -entre ellos al paquete laboral- con el fin de garantizarse el aval legislativo a otras normas, los alfiles más técnicos de la Rosada se inclinan por un juego de suma cero y se envalentonan con una estrategia de "todo o nada".

Temas como los cambios en las obras sociales o los plazos y montos previstos en la indemnización que el decreto contempla que podrían modificarse si Milei encuentra predisposición de los gremios para avanzar con la reforma laboral que se propone por DNU, dejaron trascender a fines de la semana pasada algunos voceros del Gobierno. En la CGT también ponen el foco sobre la movilidad jubilatoria y la lista de empresas a privatizar.

"Hoy es a todo o nada pero siempre hay espacio para el diálogo y no nos cerramos a eventuales acuerdos", dijo una fuente calificada del oficialismo al analizar el escenario de enfrentamiento con la CGT. Los jefes sindicales de la central reclaman la conformación de una mesa en la que sienten también a empresarios y Estado para consensuar los cambios que pretenden realizar los libertarios.

Del lado de los trabajadores, también hay quienes entienden que hay margen de negociación y por eso el cronograma de cuatro semanas para la ejecución del primer paro nacional el 24 de enero. En el medio, el Congreso Confederal de la última semana convocó a un encuentro con las regionales de la CGT el 10 de enero, donde se ratificará la convocatoria al paro en caso de no haber novedades. Es, a todas luces, un primer deadline para las conversaciones con el Gobierno.

También en la CGT y fuera de la central, en la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) y las dos CTAs, hay quienes consideran que los tiempos se estiran demasiado. Pero celebran que contra los pronósticos que se habían discutido en la reunión del Consejo Directivo en la sede de la UOCRA la semana previa, y que hablaban de una escalada gradual con una posible medida de fuerza para fines de febrero, los tiempos se hayan adelantado.

Así y todo, no faltan quienes miran con recelo las negociaciones con el Gobierno. En particular los sectores estatales que entienden que están en riesgo miles de puestos de trabajo en la administración nacional. También los dirigentes de las empresas de transporte -ferroviarios y Aerolíneas Argentina- y servicios -Luz y Fuerza- que ilustran sus temores de desguace a la luz de su memoria sobre la venta de activos en los ‘90s.

"La insensibilidad de este gobierno es absoluta. Dejan a miles de familias en la calle. Son empresarios que no tienen ni idea sobre las verdaderas necesidades de la gente y violentan todas las normas. Las cesantías sin causa justificada comenzarán a afectar el normal funcionamiento de todos los organismos desde las primeras horas del 2024", tuiteó anoche Rodolfo Aguiar, secretario general de ATE Nacional

Desde su sector se debaten otras medidas para hacer sentir el descontento frente a la podadora de Milei. En el último día hábil de 2023, fueron varios los trabajadores y trabajadoras estatales a quienes les informaron que no seguirán en sus puestos. En ATE Nacional también dijeron haber recibido ayer denuncias de sanciones y traslados compulsivos. 

 Por qué la CGT llamó a un paro nacional para el 24 de enero

La CGT convocó al primer paro general nacional para el 24 de enero próximo a partir de las 12, que será acompañado por una masiva movilización hacia el Congreso, en rechazo de las medidas de desregulación económica anunciadas por el Gobierno del presidente Javier Milei. Con ello, en el marco del congreso confederal de la semana pasada, ratificó su "total oposición" al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 70/2023 emitido por el Ejecutivo.

A solo 17 días de la asunción de la administración libertaria, la conducción de la central obrera realizó una marcha hacia el Palacio de Tribunales para reclamar a la Justicia que se declare la inconstitucionalidad de la orden presidencial. Asimismo, apuestan por el Legislativo para frenar el DNU y reformar la Ley Ómnibus que retoca también leyes laborales en su vasto rango de temas que aborda. Consensuaron que buscarán el diálogo con las diversas fuerzas de la oposición si bien ya hubo algunos contactos.

Según los máximos exponentes de la central sindical la fecha fue elegida en relación al presunto cronograma que manejan desde La Libertad Avanza para abordar el debate de la Ley Ómnibus en Diputados. Otros consideran que la cúpula quiere dejar margen suficiente para negociar. Ambas cosas son ciertas.

Una semana antes, en ocasión del debate planteado en la sede de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), mientras que la mayor parte de los dirigentes "gordos" eran partidarios de "un plan de lucha gradual" que incluya gestiones ante los bloques parlamentarios y la Justicia nacional, Omar Maturano, líder del Sindicato de Conductores de Trenes La Fraternidad y de la Unión General de Asociaciones de Trabajadores del Transporte (Ugatt) apuró la fecha para una medida de fuerza que pretendía realizar en la última semana de 2023.

"La CGT no puede permitir estos golpes. Por cada uno que le propine el Gobierno debe contestar con dos. El articulado del Estatuto de la central permite la convocatoria a un paro en caso de emergencia. No es preciso un Confederal para responder a estos ataques. No jodamos", dijo entonces en un discurso que luego difundió la agencia Telam.

En la memoria de los dirigentes ferroviarios siguen frescos los miles de despidos bajo el Gobierno de Carlos Menem, tal como consignó este fin de semana la misma agencia en una extensa nota. El mismo fantasma estremece a los sindicatos aeronáuticos ante la posibilidad de la reprivatización de Aerolíneas Argentinas y a la dirigencia lucifuercista como consecuencia de la nómina de compañías que correrían igual suerte.

En el caso de los estatales sienten que su margen de acción es mucho más escaso. Un tercio de los 210 mil trabajadores y trabajadoras ocupan puestos con contratos transitorios, bajo la modalidad del artículo 9 de la Ley de Empleo Público o facturando como monotributistas. Todos ellos fueron renovados solo por el plazo de tres meses durante los cuales las cabezas de cada dependencia deben justificar su permanencia, poniéndolos a todos bajo el foco inquisidor de la presunción de culpabilidad.

Temas relacionados
Más noticias de Reforma Laboral

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.