Precalentamiento electoral: el Frente Renovador debate su rol en el Gobierno y cómo 'salvar' a Massa

El espacio que lidera el tercer socio de la alianza oficialista convocará a un Congreso interno. Militantes y funcionarios cuestionan la gestión y las peleas. A diferencia de La Cámpora y el Evita no marcharon el 24 de marzo. Coqueteos con Máximo y Cristina Kirchner y equilibrio con Alberto Fernández

En esta noticia

El Frente Renovador de Sergio Massa analiza cómo seguir dentro de la alianza gobernante, en medio de la grieta que enfrenta cada vez más a Alberto Fernández y a la vicepresidenta Cristina Kirchner. Convocarán a un congreso partidario que esta vez no será un trámite: la dirigencia está en estado de ebullición y puertas adentro se cuestiona el rumbo del Gobierno, las políticas en marcha y el rol del líder de la avenida del medio.

El reencuentro presencial de los congresales de ese espacio estaba previsto para dentro de veinte días pero coincidirá con el aniversario de la trágica muerte de Mario Meoni, ex ministro de Transporte, por lo que se pasó para mayo. Allí esperan, además de un intenso debate, que Massa les baje línea sobre la dirección que deben tomar. Los más cercanos al jefe de la Cámara de Diputados apuntan a sobrevolar todas las disputas y usar el evento para mostrar el capital propio: cargos, capacidad de gestión, resolución de problemas y acuerdos internos y con la oposición.

En cambio los que ven debilitada la figura presidencial se muestran escépticos. "No podemos seguir siendo árbitros de una disputa", advierten e irán al encuentro a pedir que empiecen a consolidar candidatos renovadores en todo el país para preparar la PASO 2023.

No quieren esperar ni depender de la lapicera de otros. Los animó el triunfo de la lista del PJ que en San Isidro apadrinaron la titular del bloque de senadores provinciales Teresa García y Sebastián Galmarini, cuñado de Massa, frente a la lista de Santiago Cafiero quien aún como canciller sigue siendo hombre de consulta permanente de Alberto Fernández. Esa alianza García-Galmarini también es una señal.

"El FDT cruje pero no se rompe", según una alta figura del oficialismo - El Cronista

el rol de massa

En 2019 Massa fue el último en sumarse al Frente de Todos después de años de enfrentamiento con el kirchnerismo. Incluso se esperó su firma en la carta constitutiva antes de elegir el nombre de la alianza. El acuerdo incluyó que él encabezara la lista de candidatos a diputados nacionales lo que le garantizó la presidencia de la Cámara baja. Las sesiones en pandemia le dieron un rol central pero también roces con la oposición que lo responsabilizó a él y a Máximo Kirchner de imponer una agenda.

Massa volvió a quedar en el frontón con el tratamiento de sucesivas leyes (no todas a favor de los sectores medios que quiere representar) y una sesión cuestionada en la Justicia por Juntos por el Cambio. La tensión entre los Kirchner y el Presidente lo obligó a bajar su perfil para evitar los coletazos de la contienda. También intenta equilibrar sus apariciones para no quedar tomando partido por uno u otro bando. El diputado insiste en ser equidistante pero se lo ve cerca de Cristina Fernández y de su hijo cuando el Presidente tiene roto el diálogo.

Funcionarios del Gobierno que le responden esperan que revierta el costo político que pagó antes de que sea demasiado tarde. También están convencidos que lo arrastra la caída de la imagen presidencial. Los focus group que reciben son negativos para el Gobierno y también para el Frente Renovador. El discurso de Massa, aseguran, limitado en sus expresiones públicas por ser parte del oficialismo, no lo ayuda a mejorar. No alcanzó el objetivo de potenciar su imagen desde la titularidad de Diputados y es más el desgaste que el impacto a favor.

la avenida del medio

Massa siempre calmó los ánimos internamente y cada tanto recupera los temas que lo hicieron representar a los sectores medios de la sociedad: seguridad, suba de mínimo de Ganancias, la vuelta a clases presenciales y en el último tiempo el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y un paquete de leyes productivas. Sin embargo son banderas con las que se queda Juntos por el Cambio en su pelea con el oficialismo.

Los renovadores se sienten encorsetados y así lo ven a su jefe, impedido de hacer "la gran Lilita Carrió" que libre de cargos suele marcarle la cancha a sus aliados macristas y radicales.

El análisis interno es que Massa hace un juego político que la sociedad "no comprende" y que en cambio lo "castigan" por buscar consensos y acercamientos entre los fragmentos de Todos y con la oposición. "Todo el mundo está atrapado", comentaba a El Cronista un funcionario massista que pide volver a la discusión política, dejar un márketing que al Gobierno no le funciona y cambiar los gestos y la comunicación. En ese marco en las bases bonaerenses piensan que el tigrense debería sentar con más firmeza sus posiciones y moverse en plan de campaña, aún cuando no decida aún si será o no candidato en el 2023. "Para arrancar tenemos un candidato pero falta mucho y sea quien sea hay que hacer urgentes cambios para tener alguna chance", sostienen.

Los renovadores señalan cómo La Cámpora y el Movimiento Evita se disputan cargos y poder político. Fue evidente en la marcha del 24 de Marzo a la que el Frente Renovador no convocó. Hubo libertad de acción. Cecilia Moreau, vicepresidenta del bloque, caminó cerca de Máximo Kirchner como su padre Leopoldo Moreau.

massa 2023

Cecilia Moreau es la explicitación del coqueteo de Massa con el hijo de Néstor y Cristina Kirchner. Conocedor del poder de fuego del kirchnerismo duro Massa cuida los detalles. Firmó con Máximo Kirchner el proyecto de ley para darle cobertura de salud a los ex combatientes de Malvinas y fue el primero en correr al despacho de la Vicepresidenta la tarde de los piedrazos.

¿Significa que se pasó al lado K? Cerca suyo aseguran que hace equilibrio y que si quiere un futuro electoral en el Frente de Todos no puede romper con el kirchnerismo que mantiene una porción importante de poder político y un núcleo duro de votantes. Distinto es el caso de Alberto Fernández a quien ven con su poder licuado. El albertismo apenas tiene algunos concejales, diputados y senadores y depende del sostén de su grupo cercano y del Evita que lideran Fernando "Chino" Navarro y Emilio Pérsico. En su propia balanza cuentan que sólo en provincia de Buenos Aires tienen 14 diputados provinciales, 4 senadores, y más de 200 concejales además de una estructura nacional con legisladores en todos los distritos. Quieren que eso pese a la hora de fijar posiciones o en el reparto de cargos o de las listas futuras.

El Movimiento Evita: contrapeso de Alberto Fernández al poder de La Cámpora - El Cronista

"Hacemos equilibrios para sostener el frente" se quejó un dirigente convencido de que tienen que despegar o empujar la reconstrucción de la coalición. En el Congreso reclamarán la consolidación de varias figuras propias y que se exijan políticas públicas que mejoren la gestión y el posicionamiento frente al electorado. Para los rebeldes, Massa debería salir de su lugar componedor y analizar una posible precandidatura presidencial. Algunos aventuran que podría tener el apoyo de La Cámpora y del cristinismo. Están casi seguros de que Alberto Fernández no podrá ir por la reelección por su propia imagen y porque "Cristina no lo va a dejar".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.