Juicio Político

Parálisis, acefalía, designación por decreto o sorteo: qué pasa si renuncian los 4 jueces de la Corte

Si bien no es un escenario probable en el corto plazo, el Gobierno apuesta al desgaste y a una eventual renuncia de los jueces de la Corte Suprema. Qué caminos se abrirían en ese caso, con un Congreso trabado. Opinan diputados y especialistas.

"¿La estrategia de desgaste es para producir una renuncia?", se preguntó la diputada Carla Carrizo en el arranque del juicio político contra los cuatro miembros de la Corte Suprema. Desde el Frente de Todos, dan por hecho que los cuatro supremos se mantendrán "atornillados" a sus sillas. Pero, ¿y si a raíz del proceso iniciado en la Cámara de Diputados el Máximo Tribunal quedara acéfalo? Si es así, el oficialismo podría apelar a la misma y polémica herramienta que Mauricio Macri usó apenas asumió como presidente: designarlos por decreto, aquella decisión que desde el Frente de Todos bautizaron como el "pecado original" de Cambiemos. 

Lo que importa no es el resultado, dicen desde el Frente de Todos cuando se les pregunta para qué avanzar en un proceso cuyo final se conoce desde el comienzo: el juicio político a los cuatro miembros de la Corte Suprema no prosperará porque los votos en el Congreso no están. Lo que importa -agregan- es echar luz, de cara a la sociedad, sobre cómo funciona lo que consideran que es un entramado "mafioso" que tiene a los cuatro magistrados como protagonistas.

"Machirulo", "miedoso" y "autoritario": con fuertes cruces empezó el juicio a la Corte Suprema

Juicio a la Corte: punto por punto, las acusaciones, cuánto puede durar y las estrategias del Gobierno y oposición

Además, tal como planteó Leopoldo Moreau en una entrevista a Télam días atrás, no pierden las esperanzas. Quién sabe si, con el avance del juicio y "con la contundencia de las pruebas" que dicen tener, el respaldo al juicio político crece.

¿Y qué pasa si con la contundencia de las pruebas el oficialismo logra sumar los votos suficientes para avanzar en el Congreso? O, si con el correr del proceso, ¿los magistrados deciden dejar sus lugares en el Máximo Tribunal para desactivar semejante exposición ante la sociedad? Ambos escenarios son poco probables. Pero no imposibles

Aun así, en el Frente de Todos aseguran no barajar ese cuadro. "No lo veo", dijo un importante diputado de la bancada oficialista: "¿Me hablas en serio?", fue la respuesta de otro de los legisladores que integra la comisión de Juicio Político. "Nosotros, en la comisión de juicio político no estamos con ese escenario", agregó otro de sus integrantes. 

"No voy a hacer hipotéticas alusiones a renuncias que desconozco si van a ser posibles o no", dijo la diputada Vanesa Siley, también del Frente de Todos y miembro de la comisión, en diálogo con Diputados TV. Su respuesta fue que el objetivo del juicio político, a contramano del planteo de Carrizo, es "la preservación de la institución".

Cuando Néstor Kirchner impulsó el juicio político a la Corte Suprema el contexto en la Argentina, se sabe, era otro. En el Congreso, los números para avanzar estaban. El rechazo social generalizado, también. De allí que todos los magistrados, excepto dos, optaron por renunciar para evitar quedar expuestos. Los dos que se mantuvieron firmes y afrontaron el juicio, Eduardo Moliné O'Connor y Antonio Boggiano, terminaron destituidos.

"En la opinión pública, aún esta Corte está lejos de la Corte menemista, por más que intentemos equipararla", explicó un diputado del Frente de Todos que integra la comisión de Juicio Político. De allí que descarta que se produzca un escenario similar: que los magistrados renuncien o que terminen siendo destituidos.

Palabras más, palabras menos, como el Frente de Todos ve "muy alejado" un escenario en el que los jueces renuncien a sus cargos y porque creen que los cuatro supremos "tienen espalda para bancarse" el proceso, no diseñaron un Plan B.

¿Qué pasa si la Corte Suprema queda acéfala? 

Si la Corte Suprema quedara acéfala, el Senado debería votar, con dos tercios, a los nuevos integrantes, en base a los candidatos que presente el Presidente de la Nación. Los antecedentes del Frente de Todos a la hora de nombrar  magistrados son poco alentadores.

Es que, en octubre del 2021, Elena Highton renunció al Máximo Tribunal y, hasta la fecha, Alberto Fernández no presentó a su candidato para ocupar esa vacante.

Juicio a la Corte: quiénes integran la comisión de Diputados, cómo votarían y qué sector del FdT no se define

La pelea con la Corte llega al Congreso: la estrategia del Gobierno para avanzar con el juicio político, en detalle

Las hipótesis sobre el (no) accionar del jefe de Estado son dos. Fernández intuye que no habrá nombre que consiga la adhesión de Juntos por el Cambio, por lo que descarta conseguir los dos tercios que se necesitan para su concreción. O bien, el Presidente no logra acordar ningún postulante con sus socios de la coalición. La parálisis del pliego de Daniel Rafecas para ser electo procurador General de la Nación responde a la segunda opción.

Ahora bien, ¿qué pasaría si los cuatro miembros renunciaran? Hasta tanto el Frente de Todos presente a sus candidatos al Senado y reúnan los votos suficientes para sus nombramientos, la Corte quedaría en manos de conjueces

El problema es que tal listado (que también se elige por dos tercios del Senado) tampoco existe. La duración de los conjueces son tres años. El último listado se votó durante el gobierno de Cambiemos y ya expiró. Desde que el Frente de Todos es gobierno, el Senado nunca abordó el tema. En concreto, si la Corte Suprema quedara acéfala, hoy, no tiene suplentes.

Ante ese escenario de acefalía, existen dos opciones. Por un lado, tal cual explicó el abogado constitucionalista Andrés Gil Domínguez a El Cronista, se debería sortear cinco conjueces para cada causa, entre todos los presidentes de las Cámaras Federales. Un proceso bastante engorroso.

Pelea con la Corte: el Gobierno presentó en Diputados el pedido de juicio político y apuntó contra 4 jueces

Juicio a la Corte: la ofensiva en Diputados pone en riesgo las leyes más urgentes de Massa

La segunda opción que enumeró Gil Domínguez es que el Poder Ejecutivo apelara a una designación provisoria, por decreto, tal cual hizo Mauricio Macri apenas asumió como Presidente. Salvo que en este caso, opinó el especialista, "sí estaría justificado". Luego quedaría en manos del Senado ratificar (o no) esa designación.

Si ese escenario de acefalía, que hoy parece improbable se concretara, el Frente de Todos, ¿le echarían mano al recurso al que apeló Macri de nombrar a Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz? 

Recurso que, dicho sea de paso, le siguen enrostrando a Cambiemos en cada oportunidad que tienen. Aquel que bautizaron como el "pecado original" del gobierno de Macri. Pecado que luego buscó "subsanar" llevando ambos pliegos al recinto, donde fueron votados por dos tercios del Senado.

Temas relacionados
Más noticias de juicio político

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.