Coronavirus

Para dejar atrás la polémica, Alberto anunció un bono por tres meses de $ 6500 a médicos

Desde la Casa Rosada admitieron que esa es la ventana de tiempo, 90 días, en la que esperan un mayor impacto del coronavirus. Con una agenda sanitarista retomada, el Presidente lanzó ayer un refuerzo del sistema.

La puja por las clases presenciales con el gobierno porteño no fue el único frente de conflicto que se le había abierto a Alberto Fernández en los 18 minutos que le tomó anunciar su último DNU. La frase del "relajamiento" del sistema de salud, con profesionales que se lo tomaron de modo personal, sumado a un sector de la oposición que alimentó el malestar, terminó con un Presidente que debió aclarar sus dichos no una, sino dos veces, la última con un hilo de Twitter en la que reprochó haber sido malinterpretado.

En su primera explicación y pedido de disculpas, Fernández había argumentado que los médicos se merecían un monumento. No fue eso lo que al final anunció: unos 740.000 trabajadores del sistema de salud recibirán un bono de $ 6500 mensuales durante los próximos tres meses para compensarlos por "el mayor esfuerzo" que les demandará la segunda ola de la pandemia. Un nuevo desembolso que preocupará al ala económica del Gobierno que auspiciaba un 2021 sin demasiados gastos a causa del Covid-19.

Desde la Casa Rosada admitieron que esa es la ventana de tiempo, 90 días, en la que esperan un mayor impacto del coronavirus. Con una agenda sanitarista retomada, el Presidente lanzó ayer un refuerzo del sistema, con la promesa de 134 obras por $10.155 millones para ampliar la Red de Emergencia Sanitaria Federal e incorporar 1415 camas ante la nueva escalada de casos, que ayer dieron un respiro oficial al contabilizar 20.461 en todo el país, lejos de los casi 30 mil del pasado viernes. Lo que sigue preocupando en el Gobierno es el índice de mortalidad: ayer se registraron 248 fallecidos.

En paralelo a la carrera entre el despliegue del virus y el operativo de inoculación, que ayer sumó más dosis y se espera un nuevo vuelo a China para el fin de semana (Ver Página 7), Fernández desligó la estrategia judicial para frenar la resistencia porteña al DNU. El camino político dejó de ser transitado. Según confiaron cerca del mandatario, desde que lo recibió el viernes en la Quinta de Olivos, no volvió a hablar con Horacio Rodríguez Larreta. Ni tampoco el secretario General de la Presidencial, Julio Vitobello, se comunicó con el vicejefe Diego Santilli. "Nosotros vamos a poner la energía en nuestra campaña de vacunación", resumieron las mismas fuentes.

"Se ha puesto de moda esto de decir que no hay vacunas", se quejó Fernández en el acto en el Museo de la Casa Rosada, acompañado por los ministros Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Carla Vizzotti (Salud), con algunos gobernadores por videoconferencia "Hemos recibido menos (dosis) de las que deseábamos, pero mucho más de las que se pueden recibir en el mundo. Los contratos no pudieron cumplirse como esperábamos. Vamos a seguir consiguiendo vacunas y pedirle a todos que nos ayuden, que no hagan política con la pandemia. La pandemia tiene que ver con la salud de la gente, no con una elección ni con serle simpático al electorado", apuntó el Presidente, sin nombrar a Larreta.

Fue más explícito en otro párrafo. "La Ciudad de Buenos Aires sólo vacunó al 14% del personal de la Educación", apuntó. El dato no fue desmentido en público por funcionarios porteños.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios