Tributos

Para Marcó del Pont "reducir impuestos no sirve para estimular la inversión": qué opinan los expertos

Tras los dichos de la titular de la AFIP, que despertaron cierta suspicacia, analistas consultados por El Cronista compartieron sus perspectivas al respecto.

¿Reducir impuestos repercute en la inversión? ¿Cuáles son las consecuencias de bajar los tributos? ¿Qué factores cumplen un rol clave y qué cuestiones se tienen en cuenta a la hora de invertir? En diálogo con El Cronista, un contador y un economista dieron este miércoles su opinión sobre los dichos emitidos por Mercedes Marcó del Ponttitular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

"Reducir impuestos no sirve para estimular la inversión", aseguró la funcionaria el último martes en declaraciones al canal IP. Planteó que "toda la política tributaria, desde que asumió el Gobierno, se fue moviendo hacia un régimen mucho más progresivo" y afirmó que la administración de Alberto Fernández "desandó la reforma tributaria que había hecho (Mauricio) Macri", a la que calificó como "muy regresiva".

Para Ezequiel Passarelli, especialista en impuestos y docente de la UBA, si se quiere realizar un "análisis serio" es necesario comenzar "un poco más atrás". Cuando un inversor evalúa una potencial alternativa de inversión, básicamente, mira dos cuestiones: "riesgo y rentabilidad", introdujo.

Menos impuestos y regulaciones, pero no alcanza: qué les falta a las empresas que más dólares traen

"Los impuestos que tenga que pagar por la ganancia que genere esa inversión van a impactar en la segunda variable (haciendo bajar la rentabilidad)", explicó, al tiempo que subrayó: "Sin duda, los impuestos son una parte muy importante de la ecuación porque hacen bajar la ganancia para el inversor. Pero definitivamente no son la única cuestión a considerar. Hay que mirar también la otra variable".

"No se puede comparar peras con manzanas. Así como tampoco se puede comparar una inversión en Afganistán (riesgo sumamente alto) con una inversión en Estados Unidos (riesgo sumamente bajo). Tenemos que comparar Afganistán con Irán, EE.UU. con el Reino Unido -enfatizó Passarelli-. Ahí sí, cuando comparamos inversiones en países de riesgo similar, miramos la variable rentabilidad (en donde impactan los impuestos). Si en USA pagan 0% impuesto, contra el Reino Unido donde pagan 50% por la misma inversión, seguramente decidamos invertir en EE.UU., porque vamos a ganar más".

Asimismo el experto citó como ejemplo el caso de Irlanda, país del primer mundo, "con todas las condiciones ideales para vivir, para trabajar. Bajó los impuestos (tasa corporativa del 12,5%). ¿Qué pasó? Todas las grandes empresas de tecnología se mudaron allí, porque comparativamente les convenía estar en Irlanda más que en Italia, España o Alemania. Pero no fue solo que bajaron los impuestos, hubo un montón de otros factores (de riesgo) que influyeron. Y eso es lo que tenemos que ver: riesgo y rentabilidad, con los impuestos en juego".

En una línea similar, el economista y director de Anker Latinoamérica, Martín Vauthier, consideró que lo que tiene mayor repercusión cuando se habla de inversión en Argentina es, por un lado, la falta de incentivos y la distorsión de precios relativos y, por el otro, el alto riesgo.

"Argentina hoy tiene un nivel de presión tributaria sobre los sectores formales más alto que lo que muestra el promedio y es elevado en comparación con países de ingresos similares. Y también es elevado en relación con la calidad de servicios públicos que brinda el Estado", resaltó el también profesor de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, a la vez que aclaró que "más allá de eso, obviamente no es el único factor".

De acuerdo con sus dichos, la baja de impuestos no deriva "automáticamente" en un aumento de la inversión. Empero, considera que sí puede ser un factor a la hora de incluirlo en un programa económico consistente que permita dinamizar la inversión. Actualmente, Argentina tiene una tasa de inversión muy baja. Lo fue en las últimas décadas, incluso comparado con el promedio regional; y eso es la contracara también de un país que crece muy poco y que ha crecido muy debajo del promedio mundial y de Latinoamérica, especificó.

La nueva tendencia para ahorristas: inversión en pesos con retornos estimados del 30% en dólares

La pregunta que uno debe hacerse es: ¿Qué impuestos ayudarían a dinamizar la inversión? Probablemente ahí uno miraría los impuestos más distorsivos, señaló. Y entre estos últimos, pormenorizó: "lo que son impuestos brutos -que gravan facturación, ni siquiera gravan valor agregado o Ganancias-; los derechos de exportación, que gravan esa actividad para un país que necesita permanentemente dólares; lo mismo ocurre por ejemplo con el impuesto a los créditos y débitos, eso desalienta la bancarización".

Obviamente después habría que pensar en un esquema para trabajar también sobre el gasto y que no aumente el déficit fiscal; o pensar en aumentar otros impuestos para compensar quizá no tan distorsivos, remarcó Vauthier, y añadió: "Como por ejemplo el Impuesto a las Ganancias de personas físicas, que en Argentina la recaudación en términos del PIB es mucho más baja que los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos)".

Según su visión, lo que más afecta a la inversión es la falta de incentivos y la distorsión de precios relativos; y la altísima prima de riesgo que tiene Argentina, vinculada a la falta de confianza y la falta de sostenimiento de reglas estables en el tiempo. En tanto no se pueda corregir eso, es difícil que podamos ver un aumento en la inversión; incluso aunque se bajaran los tributos, indicó.

"La reducción o eliminación de impuestos distorsivos debería ser parte de un programa que apunte a asegurar la estabilidad macroeconómica, a corregir precios relativos; y quizás -ya más vinculado a un consenso a nivel de la política- generar confianza hacia adelante y sostener reglas que se puedan mantener a largo plazo", apuntó. Y en ese mismo eje, reflexionó: "que los cambios de gobiernos no implique que se termine modificando toda la estructura".

"Argentina necesita eso para poder aumentar la tasa de inversión, condición necesaria para el crecimiento y para que mejoren los indicadores sociales, y para eso hace falta estabilidad macroeconómica y sostenimiento de reglas estables, teniendo en cuenta que los proyectos de inversión en general maduran en el largo plazo", insistió el economista.

Previo al cierre, Vauthier deslizó: "la estabilidad y las reglas de juego son muy importantes". La estructura tributaria debe ser una pata fundamental "con un sesgo más pro-inversión y pro-exportación, que es lo contrario a lo que tiene hoy"; y debe haber "una reforma tributaria integral, que lleve a eliminar los impuestos distorsivos y a reemplazarlos por impuestos más progresivos".

Tags relacionados

Comentarios

  • SC

    sebastian C.

    14/07/21

    Argentina con una presión impositiva de 106% sobre las ganancias de las empresas ya sobre paso el pico de la curva de laffer, cualquier aumento significa menos recaudación .Solo las empresas que evaden pueden ganar dinero , esa evasión es la que les da rentabilidad respecto de otros países

    0
    0
    Responder
  • SC

    sebastian C.

    14/07/21

    Los expertos la tienen re clara , ahora los que votan eligen siempre a gente que no sabe nada, que no tiene idea cómo se manejan las inversiones

    1
    0
    Responder
  • IM

    Ivan Moncalier

    14/07/21

    Bueno, que pruebe con subirlos entonces

    0
    0
    Responder