Pablo Moyano se queda en la CGT: qué razones lo llevaron a evitar el portazo

Tras un encuentro con dirigentes de su sector, el dirigente camionero decidió mantenerse en la conducción. Hubo llamados para contenerlo. ¿De dónde vinieron?

El dirigente camionero Pablo Moyano decidió hoy mantenerse dentro de la Confederación General del Trabajo (CGT). De esta manera,  volvió sobre sus pasos con la amenaza que hizo trascender de que dejaría la central obrera molesto con la conducción por distintos desencuentros, en particular y como la gota que había rebasado el vaso, por no haber sido invitado anoche al encuentro que los popes de la confederación tuvieron  con el presidente Alberto Fernández en Olivos. 

Segun fuentes cercanas al dirigente, Moyano hijo permanecerá en su silla de la central obrera, luego de un encuentro con el grupo de sindicalistas que le responde dentro de la CGT, con quienes analizó la situación para llegar a la conclusión de que "no había ganancia en irse", confiaron íntimos del dirigente, que señalaron que incluso hubo llamados desde el cristinismo para contenerlo y desalentar su salida". 

Pablo Moyano llamó a una reunión de urgencia para las 15 horas en la sede de Camioneros (San José al 1700) con el grupo de sindicalistas que le responde dentro de la CGT.  Si bien no trascendieron los nombres de los que estuvieron presentes, se sabe que cuenta con el respaldo de Omar Plaini (Canillitas), Héctor Manrique (SMATA), y el nuevo ministro de Trabajo del gobierno de Axel Kicillof en la provincia, Walter Correa (Curtidores), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Raúl Durdos (SOMU), Graciela Aleñá (Viales) y Cristian Jerónimo (Vidrio).

En paralelo, también se encuentran dentro de su radar Sergio Palazzo (Bancarios), Vanesa Siley (Judiciales) y Abel Furlán (UOM), que son otros aliados estratégicos y cercanos al kirchnerismo, con quien el camionero ha entablado relación en el último tiempo a partir de su vínculo con la CTA de Hugo Yasky y algunos referentes de La Cámpora. A esto se suma, el acercamiento que Moyano tuvo con Alejandro Crespo, de SUTNA, en el conflicto con los fabricantes de neumáticos.

Las diferencias con los otros sectores, más conservadores en su mirada sobre  cómo afrontar los conflictos, fueron en aumento en los últimos meses. Pablo Moyano chocaba permanentemente con los otros dos jefes de la CGT, Dáer y Acuña, pero también con el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

Pese a que hace apenas once meses fue electa la nueva conducción de la Confederación General del Trabajo, integrada por el camionero Pablo Moyano, el titular de Sanidad Héctor Daer y Carlos Acuña (de Estaciones de servicio), el vínculo siempre fue tirante.  Moyano es mucho más combativo y crítico de la gestión de Alberto Fernández que sus compañeros cegetistas. Ese choque de miradas quedó expuesto anoche en la cena realizada en la Quinta de Olivos con el Presidente. Se trató de un encuentro sin agenda ni anuncios pautados, en un contexto inflacionario explosivo. Moyano faltó a la reunión y fue toda una señal

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • GD

    Guillermo Dolan

    28/09/22

    Que..? no te permitian seguir afanando papi?

    0
    0
    Responder