Precios y contextoExclusivo Members

Los dólares del agro: por qué los productores abren una incógnita sobre la liquidación de exportaciones

En el comienzo de la cosecha gruesa surgen las preguntas sobre si conviene esperar para vender los granos. Los especialistas no alcanzan un consenso sobre lo mejor para los productores.

En esta noticia

La cosecha gruesa comenzó y muestra buenos rindes. Según los reportes de la Bolsa de Comercio de Rosario, la soja y el maíz tienen buenos rendimientos a pesar de las demoras.

El 3% de los lotes de la oleaginosa de primera de la región núcleo ya cosechados promediaron un rinde de 44 quintales por hectárea. Si bien todavía se registran demoras en la cosecha, se espera que se normalice en los próximos 10 días. En el caso del maíz, la demora es del 30% en la cosecha.

Así, se abre la discusión sobre la liquidación. Mientras que desde el sector esperan que haya incentivos desde mitad de año para liquidar el resto de la cosecha que no se usó para saldar deudas o que mejore el precio para vender, el Gobierno se apega a una postura lejana a aplicar una nueva devaluación, una unificación cambiaria o la quita de retenciones en el corto plazo.

El contexto. 

Este escenario local se solapa con una coyuntura internacional en la que el precio internacional de la soja. Según la curva de futuros de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, los futuros de la soja en Chicago se ofrecen para abril a 425 dólares la tonelada, mientras que mejora hacia diciembre de este año, cuando se negociación a 467, precio en el que se mantienen hasta abril del año próximo. Sin embargo, según el Centro CEPA, el precio de la tonelada en marzo se contrajo un 13% contra el de diciembre, lo que según ellos explicó el recorte en la velocidad de la liquidación que venía mostrando el 2024.

El Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL) de la Fundación Mediterránea, el escenario actual no debe compararse con el de la salida de la convertibilidad ya que encuentra varios puntos diferenciales: el tipo de cambio equivalía en ese entonces a unos $1.800 actuales, los precios internacionales de los commodities siguen en una tendencia decreciente y la demanda internacional atraviesa otro momento, en particular a raíz del recorte en el crecimiento de China en particular y del mundo en general.

En este contexto se abre la pregunta para los productores sobre la conveniencia o no de liquidar a los precios internacionales actuales y con el escenario local actual.

Conviene o no liquidar.

Carlos Achettoni, titular de la Federación Agraria Argentina (FAA), analizó en diálogo con El Cronista que no todos los productores analizan las mismas opciones: "Quizás esperar por si mejora el precio internacional y se reacomode la sobredimension que tienen los precios de los distintos bienes en Argentina, sería una opción, pero el pequeño y mediano productor deberá vender bastante pronto por el endeudamiento que debe afrontar debido a la falta de cosecha del año anterior o sea que no tendrá mucha opción de esperar. El más grande tiene más espaldas financiera como para pagar sus deudas con una parte y reservar otra parte para esperar". 

Además, el productor agregó que "el pequeño, mediano o gran productor, el tema de esperar es una cuestión práctica de resguardo económico en moneda dura que es su producido para ir vendiendo para enfrentar la inversión de una nueva campaña productiva o alguna inversión que le surja, pero principalmente el resguardo y la precaución al invertir es por la incertidumbre y falta de confianza en el rumbo que Argentina puede tener". 

Sobre la conveniencia o no del precio internacional actual, Achetoni subrayó: "No es el mejor pero no se sabe si cuando estuvo cerca de los 400 dólares fue el piso o aún puede bajar, todo dependerá de los rindes del hemisferio sur, los pronósticos climáticos del hemisferio norte y la demanda de los principales países compradores. Pero con más de 100 dólares menos aún es un precio considerable. Nuestro problema es el 33% de retenciones que con estos precios se siente la pérdida de rentabilidad".

En sintonía con Achetoni se manifestó en diálogo con este medio Diego Kofman, economista del MATE (Mirador de la Actualidad del Trabajo y la Economía): "Sobre si les conviene o no esperar para vender, creo que hay que mirar tres cosas. En primer lugar la cotización internacional, el precio ya cayó, no hay indicios de que pueda caer más ni de que pueda tener una recuperación significativa. Este factor lo podemos descartar".

"Quedan dos elementos que son de orden interno", agrega y señala la cotización del dólar hoy y mañana.

"Hay idea de que el dólar hoy está barato, con una brecha muy chica, lo que baja un poco lo atractivo del dólar blend. Vender ahora te da ‘pocos pesos'. Hay inflación en dólares, hay tasas de interés fuertemente negativas, cualquier ganancia obtenida ahora se licua. Lo segundo es el dólar mañana. Como las expectativas son de devaluación en el corto plazo, entonces conviene esperar. El Gobierno necesita dólares y los únicos actores que se los pueden dar (FMI y Agro) exigen devaluación. Sin esos dólares, el Gobierno va a tener que devaluar. Entonces el campo no se los va a dar para que el Gobierno pueda evitar, por unos meses, una nueva devaluación. Iría en contra de sus propios intereses", concluye Kofman, que sostiene además que los precios internacionales están en línea con los que había previo al salto que tuvieron los últimos dos años. "Eran anormalmente altos, ahora lo que ocurre es una normalización de los precios".

En el sentido contario, Salvador Di Stefano, analista económico y de mercados, considera que "los productores que no deseen vender, perderán poder de compra con el paso del tiempo, ya que la inflación corre a mayor velocidad que la tasa de devaluación y el precio de las materias primas". En un hilo en su cuenta de X agregó que el dólar "está bajando para cotizar en 3 dígitos" y que el billete dejó de ser un objeto de deseo porque son abundantes contra los pesos, que son "escasos". Una opinión similar tenía el ex CEO para Latinoamérica de Syngenta, Antonio Aracre, quien había sostenido que "Chicago está a la baja" y que el valor actual era el mayor en los últimos tres meses.  

Incentivos. 

Sobre la posibilidad de una nueva devaluación u otros incentivos para los productores, el economista de MATE señala que "al campo le hubiera convenido que la devaluación de diciembre fuera ahora, en abril, que tiene que vender. Pero el gobierno no podía producir la aceleración inflacionaria para licuar ingresos salariales, jubilaciones, gasto público, etc sin devaluar en diciembre. Ahora la inflación se comió el incentivo exportador de la devaluación y para colmo cayeron los precios internacionales. Lo lógico sería que esperen, que esperen sentados o incluso parados, no creo que sea mucho tiempo el que tengan que esperar".

Temas relacionados
Más noticias de cosecha

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.