ENTREVISTA

Lacunza: "La política manda por sobre la economía, hasta que el dinero se acaba y ya deja de mandar"

El exministro de Economía durante la gestión Cambiemos Hernán Lacunza, dialogó en exclusiva con El Cronista durante el 567° Coloquio de IDEA. Habló del dólar, la inflación, el déficit fiscal y las negociaciones con el Fondo, todos los temas calientes de la agenda.

El economista Hernán Lacunza, el último ministro de Economía de Mauricio Macri y hoy un claro referente de la oposición en materia económica, insistió hoy en la necesidad de que la Argentina transite un sendero de convergencia en todas sus variables, con especial foco en materia fiscal y monetaria. 

En diálogo con El Cronista señaló que si bien la política manda por sobre la economía, al menos en un sistema democrático, pero eso tiene el el límite de la disponibilidad de recursos, "hasta que el dinero se acaba y ahí ya deja de mandar", aseguró.

En relación a la negociación con el Fondo Monetario Internacional destacó que se requiere un programa económico pero "para los argentinos, no para el Fondo" y aclaró que el organismo multilateral "no va a pedir 'levantá el cepo de un día para el otro', no es un Godzilla, agazapado para hacer daño", apuntó.

En su intervención en IDEA Martín Guzmán dijo que en la macro le gustaría avanzar hacia una reducción del déficit pero tal vez eso no se ve en la política de todos los días. ¿Cómo está viendo la consistencia del Gobierno entre lo que quiere hacer y lo que hace?

Más allá de las intenciones la realidad es divergente a esas intenciones. Veamos los números, el déficit primario en 2019 era 0,5 puntos del producto, el de 2020 sin Covid estoy diciendo, era de 2,5 puntos del producto, el de 2021 también y el proyecto de Presupuesto de 2022 dice 3,3 puntos de déficit primario. Es decir, que no estamos yendo a un mayor ajuste fiscal sino a un desajuste. Es una opción de política pública pero no estamos convergiendo al equilibrio, claramente, sacando la pandemia del medio. 

IDEA 2021: qué dijo Guzmán del cepo al dólar, la devaluación y los cambios en normas laborales

Obviamente, mayor desajuste público es mayor ajuste privado, porque eso hay que financiarlo y como no tenemos crédito es con emisión, es ajuste privado vía inflación, vía mayores impuestos o vía más deuda. Este Gobierno se está endeudando mucho más rápido que el anterior, para poner un parámetro, que son también impuestos posdatados porque después esa deuda hay que pagarla. Así que no hay un camino convergente al equilibrio.

El Gobierno proyecta una menor emisión para tratar de financiar ese déficit pero para eso el mercado tiene que absorber deuda doméstica. ¿Qué tan lejos o cerca ve ese límite?

De nuevo, déjeme poner números. El año pasado el Banco Central para financiar al Tesoro y para financiar su propia deuda cuasifiscal, es decir intereses de las Leliq, emitió 10 puntos del producto y este año 7,5 puntos. El año que viene el Presupuesto dice que va a emitir algo parecido a 5 puntos entre Tesoro y BCRA. Lo que pasa es que usa fuentes que no van a existir como organismos internacionales, que este año no existieron y el año en 2022 tampoco van a estar, o algo muy ambicioso respecto de lo que le puede financiar el mercado, dos puntos del producto. Con lo cual, seguramente, van a volver a emitir cerca de 8 puntos del producto de emisión bruta para financiar al Tesoro y al propio Banco Central. Con lo cual tampoco estamos convergiendo ahí, porque obviamente, si no hay convergencia fiscal tampoco hay convergencia monetaria sin crédito voluntario.

Eso lo que está poniendo es un piso a la inflación en niveles hoy del 50% anual, que son "invivibles". No veo desde el punto de vista fiscal y su consecuente monetario una trayectoria al equilibrio.

Este Gobierno dice que hay decisiones económicas que tienen que estar un poco subordinadas a la política porque hay urgencias, necesidades, derechos que responder. ¿Hasta dónde se puede llegar con ese acuerdo?

Me encanta ese concepto de economía subordinado a la política. Sí, por supuesto, democráticamente es así, la política manda, pero hasta que el dinero se acaba, ahí ya deja de mandar. Ahí la restricción presupuestaria y financiera, en este caso, se traduce en inestabilidad nominal, inflación o inestabilidad de mercados. Ahí ya los precios y el dólar, que es la primera caja de resonancia de esas inconsistencias, marcan un límite. Entonces la política puede proponer, la realidad va a disponer.

¿Cree que puede haber un acuerdo con el Fondo que tenga un efecto ordenador, por decirlo de alguna manera?

Me parece que el eventual acuerdo con el Fondo es el desenlace de un plan, puede ser la excusa pero no es lo conducente a un plan. Si vamos a un acuerdo liviano con el Fondo, tipo 'te postergo vencimientos a cambio de nada, no te quiero gatillar un default porque no me sirve para nada', eso es música para los oídos del Gobierno pero no va a cambiar nada.

Ahora, si con Fondo o sin Fondo, el Gobierno dice voy a hacer un plan de consistencia fiscal, no el Presupuesto que presentaron, con una trayectoria al equilibrio, entonces voy a ganar algo de crédito voluntario y voy a tener que emitir menos, el Fondo va a venir y va a decir "dónde firmo", porque es lo que va a aumentar la chance de cobro para el Fondo dentro de algunos años, por lo que se postergue, y además va a darle cierta estabilidad a esa caja de resonancia, que es la brecha cambiaria y la inflación.

Usted ha tenido la experiencia de ser interlocutor del Fondo cuando hay que negociar, discutir. Ahora se está hablando que el Fondo podría ser más permisivo con lo que llamamos cepo cambiario, que se posterguen por un tiempo más. ¿Ve eso posible?

Primero, cuando uno pasa la puerta de negociación con el Fondo, se acabó el relato, ahí el relato vale cero y por más que algún político le moleste, es todo consistencia de hacia dónde estamos yendo. Se necesitan números que reflejen esa realidad. Respecto a la tolerancia, el Fondo no va a pedir 'levantá el cepo de un día para el otro' porque el Fondo no es un Godzilla, agazapado para hacer daño. 

Saquemos al Fondo, nadie piensa que se puede levantar el cepo de un día para otro, pero sí un régimen más consistente. Hoy tenemos 16 tipos de cambio, 16 precios para una misma mercancía, que es el tipo de cambio, eso es inviable. Bueno, va a pedir algún tipo de ordenamiento, no 16 precios. El tipo de cambio es consecuencia, la brecha es consecuencia. Gastamos en Argentina un montón de energía en discutir consecuencias, dólar, brecha, inflación, pobreza, deuda, todas son consecuencias. Todos esos resultados están detrás de la consistencia fiscal y monetaria, de la política pública.

¿Eso es lo que todavía tenemos que ver?

Ése es el plan que necesitamos para los argentinos, no para el Fondo.

Tags relacionados

Comentarios

  • AG

    ALBERTO GARCIA

    Hace 3 segundos

    Si la verdad q nos ilustra, el mismo q instalado el corralito actual y declaro el default en moneda local caso unico en el mundo. Lo mismos q aparecem ahora

    0
    0
    Responder
  • PLP

    Pablo Luis Pernas

    Hace 14 horas

    Excelente Lacunza, Argentina Kaput

    0
    0
    Responder