La industria volvió a acariciar el freno en julio: desaceleró a nivel interanual y cayó respecto de junio

La actividad manufacturera creció 5,1% respecto del mismo mes del año pasado, y sufrió un retroceso en la comparación mensual.

El nivel de actividad industrial creció 5,1% en julio en relación con igual mes del año pasado, una suba menor a la que experimentó el mes pasado, cuando, en la misma comparación interanual, mostró una suba de 7,1%. Además, en la comparación mensual, mostró una caída de 1,2%, mientras que, en junio respecto de mayo, había mostrado una suba de 2,9%.  

Cepo a las importaciones: la industria advirtió a Tombolini de los efectos del parate

Luego del pico de 12% interanual en mayo, este es el segundo mes consecutivo donde la comparación interanual desacelera, un fenómeno que los especialistas atribuyen al peso que tienen las restricciones a la importación y los problemas de la cadena de suministro originados en la guerra entre Rusia y Ucrania. 

Un dato que alienta al Gobierno es que, otra vez, el porcentaje de suba interanual mostró, a nivel desagregado, una relativa homogeneidad en cuanto a que quince de las dieciséis divisiones de la industria manufacturera presentaron mejoras interanuales. 

Cuánto subió cada sector de la actividad industrial

La performance, igualmente, fue desigual, destacándose "Maquinaria y equipo", con un incremento de 21,1% y "Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes", con 21,6%;  "Otro equipo de transporte", 17,2%; y "Productos de tabaco"; 16,7%. y "Otros equipos, aparatos e instrumentos" con 15,6%. 

Luego le siguieron: "Industrias metálicas básicas", 4,9%; "Productos de caucho y plástico", 6,8%; "Refinación del petróleo, coque y combustible nuclear", 8,7%; "Prendas de vestir, cuero y calzado", 6,6%; "Productos minerales no metálicos", 5,3%; "Alimentos y bebidas", 0,8%; "Sustancias y productos químicos", 1,4%; "Productos de metal", 4,0%; "Madera, papel, edición e impresión", 1,7%; "Muebles y colchones, y otras industrias manufactureras", 3,7%.  

Por su parte, mostró una disminución cercana a cero la división correspondiente a "Productos textiles".  

Los reclamos del sector

Como explicó El Cronista, la actividad fabril venía creciendo a buen ritmo en el primer semestre del año, aunque los empresarios ya reconocen que se empezaron a detener las máquinas luego de que el Gobierno reforzó las trabas a las importaciones a fines de junio para cumplir con la meta de acumulación de reservas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y además para poder contar con dólares para pagar las compras de energía en un mes crítico como julio y la primera quincena de agosto. 

La cuestión central para la industria es, sin embargo,  la energía, algo que quedó de manifiesto en un gesto quizá simbólico: la  UIA eligió a la ciudad de Neuquén como sede para la celebración de su aniversario, el 1º de septiembre pasado, por su cercanía con la formación Vaca Muerta.

Ambas cuestiones estuvieron presentes, además, en el encuentro que hoy tuvieron el Comité Ejecutivo de la Unión Industrial Argentina (UIA), encabezado por el presidente de la institución, Daniel Funes de Rioja, con el secretario de Comercio, Matías Tombolini y su equipo. "Las dificultades en el acceso a insumos importados, el impacto sobre el tejido productivo de las restricciones en materia de divisas, la importancia de potenciar las exportaciones con valor agregado y la actualidad de los diferentes sectores industriales fueron algunos de los temas analizados", reseñó la entidad fabril en un comunicado. 

Durante la reunión, la UIA presentó un informe sobre las dificultades que se presentan en materia de acceso a divisas para adquirir insumos importados. Al respecto, Funes de Rioja señaló que "le acercamos al secretario de Comercio una visión integral de problemáticas del comercio exterior y los casos más críticos que recabamos. Nuestro objetivo es encontrar soluciones para que la industria cuente con insumos, repuestos y maquinarias. Y de esta manera no se corten los procesos productivos: Argentina necesita que todas las industrias continúen produciendo, invirtiendo y exportando".

Perspectivas para la actividad industrial

La consultora LCG, fundada por Martín Lousteau, espera que los niveles actuales de actividad operen "como un techo en lo que respecta a 2022 y a partir de aquí la dinámica comience a estancarse". 

El análisis lo atribuye a "la escasez de reservas del BCRA", que "vulnera cada vez más el acceso importaciones, afectando la disponibilidad de insumos para el sector". 

"Asimismo -sigue LCG- la incertidumbre macro-política actúa como contrapeso en los proyectos de inversión. Por último, un poder adquisitivo que comienza a resentirse tendrá su correlato sobre la demanda"  

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.