DÓLAR E IMPORTACIONES

¿Se frena la economía? La industria y el consumo ya encienden señales de alerta

La suba de precios impacta en el consumo masivo, sobre todo en pequeños establecimientos. Distintos sectores industriales muestran caídas mensuales en agosto. La construcción sobrevive al ajuste.

La actividad económica crecía a mitad de año a un ritmo del 6,9% interanual, pero comenzó a dar marcadas señales de desaceleración, de acuerdo con distintos indicadores oficiales y privados. El shock de alta inflación, cepo cambiario, ajuste fiscal y suba de tasas comienza a impactar en la industria y el consumo.

Fuerte ajuste fiscal: el gasto público cayó 15,8% en dos meses, ¿dónde se recortó?

Con tasas récord de actividad e informalidad, volvió a bajar el desempleo en el segundo trimestre

El mismo día en que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informó la fuerte expansión del PBI en el segundo trimestre del año, el Centro de Estudios para la Producción CEP XXI de la Secretaría de Desarrollo Productivo reportó, en su compilación mensual, la desaceleración en distintos sectores clave.

Frena la industria

La industria, que cayó en julio 1,2% mensual según el Indec, habría mostrado en agosto otra caída intermensual, del 1,6% desestacionalizado, de acuerdo con CEP XXI. El informe oficial utiliza datos de consumo energético como predictor de actividad. 

De ese indicio de actividad se desprende que la industria creció 4,8% interanual el mes pasado, aunque con caídas en el consumo energético en madera, papel y cartón, tabaco y equipo de transporte excepto industria automotriz. Esta, en cambio, mostró el mes pasado el nivel más alto desde 2013.

La industria automotriz sigue creciendo muy por arriba de la media, a contramano de otros sectores.

Otros sectores mostraron un menor uso de energía que en julio: refinación de petróleo (-0,5%), caucho y plástico (-0,8%, en parte cruzado por el conflicto en el sector neumáticos) y químicos (-0,8%, en su segunda contracción mensual al hilo).

La Unión Industrial Argentina (UIA) sigue con atención estos temas y descuenta una desaceleración en la actividad. Una encuesta publicada la semana pasada sobre datos de julio mostró que el 74% de las empresas tuvo dificultades para abastecerse de insumos y un 70%, para pagar importaciones. El 32% dijo haber frenado una parte de sus operaciones y otro 46% teme deber hacerlo en un futuro cercano. Son datos que los industriales compartían con el ministro de Economía Sergio Massa este mediodía. La suba de precios agrega restricciones del lado de la demanda, indicaron en la entidad.

Consumo y construcción

La inflación impacta en el consumo masivo. Según la consultora Scentia, agosto cerró con una suba en las ventas del 1,1% anual, pero concentrada en las grandes superficies. Los supermercados incrementaron sus ventas 4,3%, mientras que los autoservicios y comercios independientes registraron una caída del 1,7%.

Si bien el Gobierno comenzó a ralentizar pagos de obra pública, la construcción todavía no parece sentir la desaceleración económica. A agosto, el índice Construya mostró un crecimiento del 12,1% anual y otros datos relevados por CEP XXI mostraron que el consumo de cemento fue el más alto de la historia (142.800 toneladas, o 13,2% de aumento anual). "Las perspectivas fueron positivas en las empresas vinculadas a las obras privadas, aunque decayeron en aquellas relacionadas a las obras públicas", detalló el informe del Gobierno.

Luces amarillas

Un indicador de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que muestra la actividad económica de los países miembros del G-20 en tiempo real, con frecuencia semanal, también da indicios de desaceleración. A septiembre, el tracker de la OCDE mostraba que la Argentina crecía a una tasa del 3,8% anual. Sin ser del todo comparables, el número contrasta con el 6,9% que reportó el Indec para el segundo trimestre.

El indicador de actividad en tiempo real de la OCDE muestra que la economía desacelera y viaja al 3,8% anual.

Según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, el promedio de los consultores espera que el PBI crezca 3,6% este año, un poco menos que el 4% previsto en el proyecto de ley de Presupuesto que el Gobierno envió al Congreso. Desaceleraría el ritmo a la mitad del primer semestre. Para 2023, los consultores esperan un crecimiento de 0,5% y recortaron a la mitad sus previsiones del REM anterior. Para el Ejecutivo, la economía crecerá 2%.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.