Firmas en alerta

La pelea por las empresas rápidas SAS: para el kirchnerismo son "como las off-shore"

El régimen de Sociedades Anónimas Simplificadas (SAS) se creó en el gobierno anterior y permite abrir una firma en 24 horas. Un proyecto de Parrilli avanza en el Congreso: las consideran instrumentos de evasión. Preocupación de emprendedores. La defensa de sus creadores.

El kirchnerismo avanza en la suspensión por seis meses de la creación de Sociedades Anónimas Simplificadas, las SAS que se reglamentaron durante la gestión de Mauricio Macri y que permiten establecer una empresa en cuestión de días. También habrá mayores controles, bajo la premisa de que las empresas exprés son mecanismos de evasión.

El proyecto que presentó el senador kirchnerista Oscar Parrilli fue aprobado en el Senado el año pasado sin los votos de Junto por el Cambio y ya tuvo dictamen en la Comisión de Legislación General de Diputados, aunque resta ver si se consiguen los votos para el tratamiento en el recinto.

Para el titular de la Inspección General de Justicia Ricardo Niessen las SAS sirvieron para operaciones de "lavado" y "narcotráfico". El mismo Parrilli aseguró que no se puede permitir que "un mecanismo de la promoción del capital emprendedor sea mal utilizado" y en proyecto alude a las "empresas fantasma" que se crearon con este modelo.

"Las SAS son como las off-shore", dijo el fin de semana la ex procuradora del General de la Nación, Alejandra Gils Carbó en AM 750. Consultada por la preocupación de los emprendedores, advirtió: "El mal siempre se viste de bien. Es cierto que muchas pequeñas empresas usaron las SAS porque no hay un deber de presentar un balance. LA IGJ reglamentó después las sociedades que atempera los efectos", agregó.  

Nuevos controles para las SAS: de sociedad simplificada a sociedad "complicada"


  Pero los emprendedores marcan que desde que se puso en marcha el mecanismo se crearon más de 40.000 SAS.  Y si bien en algunos casos no se cumplen las 24 horas prometidas para la creación, el proceso lleva pocos días.  

Matías Fernández, ex asesor del Ministerio de Producción en la gestión de Cambiemos y que trabajó en el sistema, defendió las empresas simplificadas: "Todos los que hacíamos la SAS sabíamos que había que seguir mejorandola. Argentina no está acostumbrada a soluciones tecnológicas simples desde el Estado. Entonces era una apuesta. Había que todos los años mejorarla un poco más", pero consideró que el proyecto va a contramano.

El planteo de la nueva norma es crear un registro de emprendedores en la secretaría de Pymes y que esté bajo control de la IGJ. Durante el tratamiento, desde el Frente de Todos aclararon que no se elimina el sistema sino que se refuerza el control. Pero para los emprendedores, hoy la Unidad de Investigación Financiera (UIF) tiene la potestad de controlar. Las firmas que ya estén inscriptas deberán registrar a sus socios.

Entre otros puntos, la vuelta a un sistema basado en la inscripción en papel de las empresas también es cuestionado como un regreso a la burocracia en medio de la pandemia, donde se agilizaron los procesos digitales.

"Este proyecto lo que busca es quitarle a las SAS su característica fundamental, que es la practicidad, incorporando cada vez más trámites que van a terminar desalentando su uso", planteó Iván Sasovsky, socio fundador y CEO de Sasovsky & Asociados. 

Nissen, titular de la IGJ, distinguido por la Legislatura porteña en 2019, con Mariano Recalde

"En vez de ayudar a los emprendedores a llevar adelante un proyecto, se lo entorpece constantemente. Sucedió con el monotributo, al que cada vez le suman más trámites, y ahora lo van a hacer también con las SAS. En todo el mundo se utiliza la digitalización en beneficio de la formalización", remarcó Sasovsky. 

"Este proyecto atenta contra eso, al obligar a estas sociedades a realizar los trámites de constitución en papel. Siempre vamos a contramano del mundo", agregó el especialista en diálogo con El Cronista.

A la vuelta del papel se suma la suspensión por 180 días. Por otra parte, la administración y control pasa a estar bajo la órbita de la IGJ. El proyecto establece que todas las SAS deberán presentar balances y no sólo bajo pedido del registro público. 

Tags relacionados

Comentarios

  • OF

    OSCAR FARIAS

    15/06/21

    Tengo varios clientes que son sociedades SAS y ninguno es un delincuente. Ninguno tiene empleados que se alojan en hoteles que están a 600 km de distancia. Solo sirven para destruir. Espero que en las elecciones se les recuerde toda la destrucción que provocaron.

    0
    1
    Responder