Estadísticas

La inflación de marzo abrió las críticas contra el Indec desde el frente interno

Un sector del oficialismo marcó su "desconfianza" por las mediciones de Marco Lavagna. Economía respaldó las cifras aunque por la pandemia indicó que pueden tener un "margen de error superior al histórico".

En medio de cruces con los economistas por las expectativas de inflación y el impacto de las estimaciones privadas en precios, el último dato de inflación de marzo sumó críticas del frente interno. El Instituto Nacional de Estadística y Censos, Indec, informó una inflación del 4,8%, por arriba del 4% estimado por los consultoras y más alto de los que entregaron las mediciones provinciales.

Así, desde un sector del Gobierno salieron a cuestionar las cifras oficiales, según reflejó una nota publicada por El Destape, donde aseguran que existe "desconfianza por parte del Gobierno contra Marco Lavagna por la medición de inflación" del Indec.

Desde el Ministerio de Economía aseguraron que "no hay dudas sobre la solvencia técnica del staff" del organismo, aunque no es la primera vez que desde algún sector del Gobierno muestran dudas sobre las cifras que deja. En algunas áreas aseguran, por ejemplo, que el uso de capacidad instalada es más alto del que mide el Indec.

También desde el sector privado mostraron públicamente su disconformidad con los relevamientos de precios. "No percibimos los índices que está mostrando el INDEC", planteó el año pasado el vicepresidente de ProTejer, Jorge Sorabilla y consideró que "habría que ver cuáles son los segmentos que está tomando en el índice de inflación" porque hay "ropa de precios altos, medios y bajos".

"El grado de exactitud de las mediciones del Indec, en condiciones inéditas por la pandemia, puede tener un margen de error superior al histórico, pero no hay dudas sobre la solvencia del staff", indicaron fuentes del Palacio de Hacienda ante las versiones publicadas por El Destape, que empezaron a inquietar al mercado.

El Indec volvió a hacer campo después de haber trabajado con encuestas telefónicas y online en los meses de mayores restricciones por la pandemia, lo que para los economistas, incluso fuera del organismo, puede generar el mayor margen de error al que aludió Economía.

"La última medición del organismo estadístico que conduce Marco Lavagna fue superior a la estimada por entes oficiales de otras jurisdicciones del país. Por esa razón, crece la desconfianza en el exdiputado nacional y actual titular del organismo estadístico", sostiene la nota de El Destape que inquietó al mercado. 

El recuerdo de la intervención del ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, sobre las estadísticas del Indec, no se hizo esperar. Incluso ex funcionarios del Gobierno de Mauricio Macri, como Pablo Quirno, ex jefe de gabinete de Finanzas y ex director del BCRA con Luis Caputo, no tardaron en hacer referencias a la nota en Twitter. "Son tan predecibles", escribió. 

A partir de 2006, Moreno intervino el Indec y desplazó a los directores históricos como Graciela Bevacqua. En su lugar convocó a Beatriz Paglieri y Néstor Itzcovich y después a Ana María Edwin, entre otros, de la mano del desembarco  de la llamada "patota del Indec", denunciada por los trabajadores de ATE. Los también llamados "doce apóstoles" participaron de las recorridas por el Mercado Central y reuniones con empresarios. 

A partir de ese momento, los índices de inflación, empezaron a mostrar bajas sensibles y llegaron a indicar un 10% de inflación anual cuando los economistas -que fueron censurados por proveer cálculos privados- marcaban un 35% bajo el cobijo del IPC Congreso. 

Con la llegada del macrismo, el economista Jorge Todesca tomó las riendas del Indec, convocó a los directores desplazados por Moreno y comenzó el proceso de reconstrucción de las estadísticas. El Gobierno de Alberto Fernández designó en el INDEC a Marco Lavagna, que estuvo al frente de la consultora Ecolatina y le dio continuidad al sistema reinstalado por Todesca. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios